La ciudad donde el entusiasmo por el nearshoring mexicano se está haciendo realidad

La ciudad donde el entusiasmo por el nearshoring mexicano se está haciendo realidad

Pesquería, en las afueras de Monterrey, México, ha sido apodada “Pes-Corea” por los lugareños, ya que el fabricante de automóviles Kia ha aumentado la producción en su fábrica, que pronto se ampliará para producir automóviles eléctricos.

Al otro lado de la ciudad, están surgiendo almacenes a lo largo del camino hacia un vasto parque industrial chino. Algunas vallas publicitarias de bienes raíces están traducidas al inglés, coreano o mandarín.

El sector inmobiliario industrial está en expansión, pero al mismo tiempo la tasa de desocupación es inferior al 2%. Los desarrolladores incluso están construyendo un símbolo físico de arrogancia: un rascacielos más alto que el Empire State Building.

“No pasa una semana sin que nos reunamos con ejecutivos chinos, coreanos y japoneses que buscan abrir oficinas o una fábrica”, dijo Lorenzo Barrera Segovia, director ejecutivo de Banco Base, un banco con sede en la ciudad.

Monterrey, una ciudad propicia para los negocios a pocas horas en auto de Texas, es un indicador de la capacidad de México para cosechar los beneficios del nearshoring, un cambio que se está produciendo gracias a la pandemia de coronavirus, los aranceles comerciales entre Estados Unidos y China y las dificultades geopolíticas, la inestabilidad desde entonces. Rusia invadió Ucrania.

México ha sido identificado por los inversionistas como uno de los países mejor posicionados para beneficiarse económicamente de los cambios geopolíticos. Las ciudades del norte del país ya producen miles de graduados universitarios altamente calificados y envían millones de toneladas de bienes, desde refrigeradores hasta Legos, al norte de Estados Unidos.

READ  La UE revisará la vacuna covid tras reacciones alérgicas
Un trabajador ensambla un vehículo en la planta de ensamblaje de Kia en Pesquería, México. La ciudad recibió el sobrenombre de «Pes-Corea» porque el fabricante de automóviles aumentó la producción en la planta. © Susana González/Bloomberg

Refiriéndose a México, el director ejecutivo de JPMorgan, Jamie Dimon, dijo a Bloomberg TV este mes: «Si tuvieras que elegir un país, esta podría ser la oportunidad número uno».

Tras haberse convertido en un emblema del sector manufacturero, Monterrey –que se encuentra en un valle semiárido rodeado por montañas escarpadas– es un imán para los mexicanos de otros lugares que buscan trabajo. Sin embargo, también presenta muchos de los obstáculos que podrían frenar al país.

Monterrey, denigrada durante mucho tiempo por los residentes de la capital como una ciudad industrial provincial, se ha vuelto más internacional a medida que compañías de Estados Unidos, Europa y Asia anuncian inversiones.

“En la escuela de mis hijos hay coreanos, venezolanos, argentinos, gente de todas partes, cuando yo era pequeño no se podía ver”, dijo Iván Rivas, ministro de economía de Nuevo León, el estado que incluye a Monterrey.

Los líderes empresariales se han quejado de que la segunda economía más grande de América Latina no está aprovechando plenamente la oportunidad del nearshoring. Muchos culpan al gobierno del presidente de izquierda Andrés Manuel López Obrador. Pero aun cuando persiste el escepticismo, el crecimiento industrial en el Norte ha ayudado a cambiar el estado de ánimo, y ahora más voces dicen que los datos muestran Nearshoring.

«Solía ​​considerarme un optimista cauteloso en el tema del nearshoring; creo que ahora soy más optimista», dijo Miguel Ángel Alcaráz, socio de McKinsey en Ciudad de México, quien recientemente regresó de conversaciones con grandes empresas chinas que están considerando expandirse a América Latina para atender a clientes estadounidenses.

READ  Un número récord de migrantes venezolanos cruzó la frontera entre Estados Unidos y México en septiembre, según datos internos

“Presentamos algunas cifras de inversión en la fase de anuncio y [they] nos dijo que vendría 10 veces más.

Los analistas han revisado drásticamente al alza sus estimaciones de crecimiento para el país en 2023 hasta el 3,3%, desde menos del 1% en enero, según muestran las encuestas del banco central.

Una medida de inversión en activos que refleja los sectores público y privado saltó a su nivel más alto jamás registrado, según el instituto de estadísticas INEGI. Mientras tanto, el peso mexicano se ha fortalecido un 15% frente al dólar estadounidense este año, la segunda mayor ganancia entre las monedas de los mercados emergentes.

México se convirtió este año en el mayor socio comercial de Estados Unidos, por delante de Canadá, a medida que comenzó a ganar una mayor proporción del terreno perdido ante China.

Los escépticos señalan que la inversión extranjera directa, que aumentó a un récord de 32.900 millones de dólares en los primeros nueve meses de este año, refleja principalmente la reinversión de ganancias más que nuevos proyectos.

Pero el gobierno del estado de Nuevo León en Monterrey dice que las inversiones de miles de millones de dólares anunciadas aún no se reflejan en las cifras de IED y exportaciones.

Estos incluyen un compromiso de 5 mil millones de dólares por parte del fabricante estadounidense de automóviles eléctricos Tesla para construir una nueva fábrica, aunque su propietario, Elon Musk, dijo recientemente a los inversores que estaba retrasando el proyecto debido a preocupaciones sobre la economía global.

«Cuando todo esto esté en funcionamiento, el número se disparará», dijo Rivas sobre las exportaciones.

Pero la mala planificación, el envejecimiento de la infraestructura y la persistente inseguridad podrían poner un límite a las ambiciones económicas de México.

Estos problemas son evidentes en Monterrey. El tráfico rodado se ha duplicado desde 2019, lo que convierte a la ciudad en la más congestionada del país y la undécima del mundo, según INRIX. El transporte público, aunque se está ampliando con nuevas líneas de metro, es limitado. Una grave crisis de agua causada por la sequía significó que, en un momento del año pasado, toda la ciudad se viera limitada a sólo seis horas de agua al día.

Las empresas también están gastando sumas cada vez mayores en infraestructura eléctrica para construir proyectos conectados a la red, dicen las personas, a medida que años de subinversión interna comienzan a llegar a un punto crítico.

“Monterrey y el resto del país tienen un déficit de planificación. . . en términos de darle dirección estratégica al crecimiento económico”, dijo Roberto Durán, profesor de la Universidad Tecnológico de Monterrey.

Los problemas estructurales nacionales no resueltos –como la corrupción y la falta de competencia en la economía– hacen que algunos observadores, como Jason Tuvey, economista de mercados emergentes de Capital Economics, duden de que las fuerzas externas sean transformadoras para México.

«Tuvimos [trade agreements with the US and Canada] durante casi 30 años, y la productividad y el crecimiento más amplio del PIB en México han sido bastante débiles”, dijo.

El gobierno izquierdista de la vieja escuela de López Obrador no ha formulado una estrategia integral para atraer o dirigir inversiones. Abolió la agencia estatal de inversiones ProMéxico, dejando en cambio a los bancos, consultores y gobiernos estatales del país promover a México como destino.

Una imagen dentro de un minibús del presidente Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum
El presidente Andrés Manuel López Obrador, izquierda, y Claudia Sheinbaum. López Obrador espera que Sheinbaum gane las elecciones para reemplazarlo en junio © Gerardo Vieyra/NurPhoto/Getty Images

A pesar de su reputación de hostilidad hacia el sector privado, el gobierno sorprendió recientemente a los inversores al anunciar incentivos fiscales para las inversiones de empresas orientadas a la exportación en ciertos sectores. Algunos lo interpretaron como una señal positiva de cara a las elecciones para un nuevo presidente en junio.

«El presidente y este gobierno han estado muy abiertos a la inversión extranjera directa», dijo el viceministro de Finanzas, Gabriel Yorio. “El sector privado es bienvenido. Lo que el gobierno ha tenido es un enfoque muy claro en cuestiones de seguridad nacional como la energía”.

La recuperación económica es un momento fortuito para López Obrador, a menos de un año de las elecciones, cuando espera que su protegida, la ex alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, gane la presidencia.

“La pregunta ya no es ‘¿aumentará la inversión?’ Lo hará”, dijo Alcaráz de McKinsey, refiriéndose a la inversión extranjera.

La cuestión en cuestión, dijo, eran cuestiones de larga data como la infraestructura y la inseguridad: «¿Vamos a dejar 20.000 millones de dólares al año sobre la mesa porque hay cosas que no hacemos?».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *