La era de Castro en Cuba terminará cuando Raúl confirme que se retirará | Voz de America

LA HABANA, CUBA – Raúl Castro confirmó que estaba entregando el liderazgo del Partido Comunista de Cuba a una generación más joven en su congreso que comenzó el viernes y puso fin a seis décadas de gobierno por él y su hermano mayor Fidel.

En un discurso que abrió el evento de cuatro días, Castro, de 89 años, dijo que los nuevos líderes serían leales al partido con décadas de experiencia que se abrirían camino en las filas y estaban “llenos de pasión y espíritu antiimperialista”.

Castro había dicho en el congreso del partido anterior en 2016 que él sería el último liderado por la “generación histórica” ​​que luchó en la Sierra Maestra para derrocar a un dictador respaldado por Estados Unidos en la revolución de izquierda de 1959.

Ya entregó la presidencia en 2018 al protegido Miguel Díaz-Canel, de 60 años, quien encabezó el partido en dos provincias antes de unirse al gobierno nacional.

La nueva generación de líderes, que no se ha forjado mediante la rebelión, no tiene una tarea fácil. La transición se produce cuando Cuba enfrenta la peor crisis económica desde el colapso del ex-benefactor de la Unión Soviética, mientras hay signos de creciente frustración, especialmente entre los jóvenes cubanos.

“Creo fervientemente en la fuerza, la ejemplaridad y la comprensión de mis compatriotas, y mientras viva, estaré listo con el pie en los estribos para defender la patria, la revolución y el socialismo”, dijo Castro a cientos de delegados del partido reunidos. .en un centro de convenciones en La Habana.

El congreso, la reunión más importante del partido, que se realiza cada cinco años para revisar la política y establecer el liderazgo, es un evento a puertas cerradas, pero algunos extractos se transmiten por la televisión estatal.

READ  Precio del dólar hoy viernes cierre, ¿cómo es el tipo de cambio?

El propio Castro se convirtió en presidente interino cuando Fidel enfermó en 2006 y luego en líder del partido en 2011, lanzando una serie de reformas sociales y económicas para abrir uno de los últimos países liderados por comunistas en el mundo que luego se estancó.

El viernes elogió a Díaz-Canel como uno de la nueva generación de líderes que estaba retomando donde lo dejó.

Los uniformes militares verde oliva de Castro contrastaban con el comportamiento civil de su protegido, de quien se espera que lo suceda como primer secretario del partido, la posición más poderosa en el sistema de partido único cubano.

Los cubanos mayores dijeron que extrañarían tener a un Castro al mando, aunque la mayoría reconoció que era hora de pasar el testigo.

“Es otra etapa”, dijo María del Carmen Jiménez, enfermera jubilada de 72 años, “pero sin un doble lo extrañaremos”.

Castro denunció la renovada hostilidad de Estados Unidos bajo el expresidente Donald Trump. El presidente interino Joe Biden prometió levantar algunas de las sanciones de Trump, aunque la Casa Blanca dijo el viernes que un cambio en la política cubana no estaba entre sus principales prioridades de política exterior.

Castro dijo que Cuba estaba lista para “un nuevo tipo de relación con Estados Unidos sin … Cuba tener que renunciar a los principios de la revolución y el socialismo”.

Presión para reformar

Los nuevos líderes cubanos enfrentan presiones para acelerar las reformas, especialmente el cambio económico, que está principalmente en la mente de los ciudadanos, especialmente de los jóvenes cubanos que solo han conocido crisis, dicen los analistas.

READ  Las primeras dosis de la vacuna Pfizer llegarán el lunes a los centros de inoculación de EE. UU.

El endurecimiento del embargo comercial estadounidense de una década y la pandemia del coronavirus han exacerbado una crisis de liquidez en la economía de planificación centralizada de Cuba. La escasez de necesidades incluso básicas significa que los cubanos pasan horas en fila para comprar alimentos.

Y La Habana ha dolarizado partes de la economía, dejando a quienes no reciben remesas de sus familias en el exterior o que no han ganado divisas del turismo luchando por sobrevivir. Esto ha erosionado la igualdad, un pilar de la legitimidad del partido.

Desde la expansión del acceso a Internet en los últimos años, los cubanos están utilizando cada vez más las redes sociales como plataforma para expresar críticas, mientras que los medios no estatales en línea están desafiando el monopolio estatal de los medios de comunicación.

El estricto control de los espacios públicos por parte de las autoridades significa que las protestas aún son relativamente raras y de pequeña escala, pero están aumentando en todo el país por temas tan variados como la excesiva burocracia para restringir las libertades civiles.

Castro dijo este viernes que es importante llevar a cabo la reforma con mayor “dinamismo”, denunciando -como lo ha hecho en el pasado- “inercia, conformidad, falta de iniciativa” en las empresas estatales. El gobierno reanudó una serie de reformas económicas acordadas por el partido en su congreso de 2011 en los últimos meses, en particular la erradicación del sistema de moneda dual y de cambio múltiple de Cuba en enero.

Sin embargo, Castro dijo que las reformas que fomentan el sector no estatal no deben ir más allá de ciertos límites que conducirían a “la destrucción misma del socialismo y el fin de la soberanía nacional”.

READ  La Corte Suprema de EE. UU. Dictamina contra inmigrantes con estatus temporal

Militantes del partido como Rogelio Machado, profesor de matemáticas, dicen que confían en que la nueva generación podrá caminar sobre la cuerda floja.

“Nuestro país necesita un cambio y la nueva generación está más preparada científicamente para continuar el camino del socialismo”, dijo.

Pero críticos del gobierno como el “artivista” Luis Manuel Otero Alcántara, a quien La Habana acusa de ser parte de un intento de golpe de Estado suave respaldado por Estados Unidos, dicen que el golpe de gracia está sonando para la revolución.

“Raúl está entregando el poder a alguien con poco carisma y que no tiene mucho apoyo popular”, dijo mientras escenifica su última actuación contra el gobierno, en la que se sienta en un garrote durante los cuatro días del congreso. “Esto nos acerca un paso más a la democracia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *