La patrulla fronteriza de EE. UU. está enviando migrantes a oficinas en todo el país, pero no se ha dado ninguna advertencia.

NUEVA YORK (AP) – Cuando Wilfredo Molina llegó a Estados Unidos desde su natal Venezuela, les dijo a los agentes fronterizos que quería ir a Miami pero que no tenía una dirección. Lo dirigieron a lo que pensó que era un retiro en el centro de Manhattan, pero resultó ser un edificio gris de oficinas.

“Era un edificio falso. No entendía qué era”, dijo.

Molina se encontraba entre los 13 inmigrantes recién llegados a Estados Unidos que accedieron a compartir con Associated Press los documentos que recibieron cuando fueron liberados de la custodia de Estados Unidos mientras buscaban asilo después de cruzar la frontera con México. AP descubrió que la mayoría no tenía idea de adónde se dirigía, ni tampoco las personas en las direcciones que figuran en sus documentos.

MIRA: El fotógrafo documenta la inmigración y la vida dentro del centro de detención.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, que supervisa a la Patrulla Fronteriza, no respondió a las repetidas preguntas sobre las familias y las personas entrevistadas y las direcciones que se les asignaron.

Pero el desorden sugiere un patrón de agentes de la Patrulla Fronteriza, particularmente en Texas, enviando amigos o inmigrantes sin familia a los Estados Unidos a oficinas que no reciben ningún aviso. Los lugares a menudo no tienen espacio para albergar a los migrantes. Sin embargo, como estas direcciones aparecen en los documentos de los migrantes, es posible que se envíen avisos importantes más adelante.

«Creemos que la Patrulla Fronteriza está tratando de demostrar el caos que están experimentando en la frontera con las ciudades del interior», dijo Denise Chang, directora ejecutiva de Colorado Housing Asylum Network. «Solo tenemos que coordinarnos para que podamos recibir a las personas correctamente».

Las direcciones en los documentos mostrados a AP incluían oficinas administrativas de Caridades Católicas en Nueva York y San Antonio; una iglesia en El Paso, Texas; una casa privada en West Bridgewater, Massachusetts; y un grupo que administra refugios para personas sin hogar en Salt Lake City.

READ  Los venezolanos están comprando menos alimentos debido a los altos precios

Una familia venezolana que acudió a las oficinas administrativas de la Cruz Roja Estadounidense en Denver fue remitida a varios refugios antes de que alguien se ofreciera a acogerlos. Los inmigrantes que llegaron a Nueva York terminaron en refugios, hoteles o apartamentos temporales que la ciudad les ayudó a encontrar y pagar.

Un aumento en la migración de Venezuela, Cuba y Nicaragua ha llevado el número de cruces ilegales al nivel más alto jamás registrado en un año fiscal. En el período de 12 meses que finalizó el 30 de septiembre, los migrantes fueron detenidos 2,38 millones de veces, un 37% más que los 1,73 millones del año anterior y superando los 2 millones por primera vez.

Las cifras de fin de año reflejan el deterioro de las condiciones económicas y políticas en algunos países, la fortaleza relativa de la economía estadounidense y la aplicación desigual de las restricciones de asilo de la era Trump.

Muchos son inmediatamente expulsados ​​bajo la Restricciones al asilouna ordenanza de salud pública llamada Título 42, que niega a las personas la oportunidad de solicitar asilo por motivos de prevención de la propagación de COVID-19.

Pero otros, incluidas personas de Cuba y Nicaragua, con quienes Estados Unidos tiene relaciones tensas, son liberados con advertencias para comparecer ante un tribunal de inmigración o en libertad condicional humanitaria. Esos inmigrantes tienen que decirles a los agentes dónde vivirán, pero muchos no pueden proporcionar una dirección.

«Casi parece que, en la frontera, los funcionarios simplemente buscan cualquier dirección sin fines de lucro que puedan o simplemente buscan cualquier nombre posible y simplemente lo escriben sin verificar si esa persona lo mencionó, si hay camas o refugios en ese lugar, o si este también es un lugar que puede brindar asistencia legal «, dijo Lauren Wyatt, abogada principal de Caridades Católicas de Nueva York. «Así que claramente, esta no es la forma más efectiva de hacerlo».

READ  La solidaridad Cuba-Venezuela se mantiene intacta ante las dificultades

MIRA: Cómo la política de inmigración de EE. UU. está empujando a los inmigrantes a tomar caminos más peligrosos

La mayoría de los migrantes encuestados en Nueva York habían abordado autobuses financiados por los contribuyentes que Texas y la ciudad de El Paso enviaban regularmente a la ciudad del noreste.

los gobernadores republicanos Ron DeSantis de Florida, Greg Abbott de Texas y Doug Ducey de Arizona también enviaron inmigrantes liberados de la frontera a bastiones demócratas, incluidos Chicago, Washington, DC y Martha’s Vineyard, Massachusetts. Fueron criticados por no notificar a los funcionarios locales sobre los planes. Los republicanos dicen que están destacando problemas con las políticas de inmigración del presidente Joe Biden.

El gobierno de Biden acordó recientemente aceptar hasta 24.000 venezolanos en los aeropuertos de EE. UU. si solicitan asilo en línea con patrocinadores financieros, de manera similar a como se ha admitido a los ucranianos desde la invasión de Rusia. México ha dicho que recuperará a los venezolanos que crucen la frontera hacia Estados Unidos y sean deportados bajo la autoridad del Título 42.

Yeysy Hernández, una venezolana que llegó a Nueva York después de tomar uno de los autobuses de El Paso, dice que la dirección en sus documentos es de una iglesia en El Paso que no esperaba migrantes y donde solo durmió una noche. Ahora teme que allí se envíen avisos de inmigración.

Cientos de inmigrantes se presentaron en una de las oficinas de Caridades Católicas en Nueva York con documentos con la dirección. Wyatt dijo que el grupo se quejó y que el gobierno prometió poner fin a la práctica para el 1 de agosto, lo que «obviamente no sucedió».

El grupo también ha recibido más de 300 avisos para comparecer ante un tribunal de inmigración de personas que la organización no conoce, dijo Wyatt. También recibió órdenes de deportación para inmigrantes que no comparecieron ante el tribunal porque sus avisos fueron enviados a una dirección de Caridades Católicas.

READ  Maduro de Venezuela busca dialogar con la oposición en agosto | Voz de America

Víctor Quijada viajó con familiares a Denver el mes pasado después de que los agentes fronterizos enviaran a la familia venezolana a un edificio de oficinas de la Cruz Roja Estadounidense. Una vez allí, fueron dirigidos a un albergue de la ciudad que también los rechazó. Eventualmente encontraron un refugio que los albergó por unos días, pero sintieron que estaban en peligro.

MIRA: Un Congreso dividido lidia con el aumento de los precios de la gasolina, la ayuda de COVID y la inmigración

“Fue difícil lo que tuvimos que enfrentar; desde las cosas que teníamos para comer hasta estar en la calle, una experiencia que no le deseo a nadie”, dijo Quijada.

Chang, de Colorado Housing Asylum Network, finalmente llevó a la familia a su casa y su organización los ayudó a alquilar un apartamento. Dijo que está al tanto de varios migrantes asignados a direcciones de grupo que no pueden ayudarlos.

«De las cinco familias con las que he trabajado durante los últimos tres meses, las cinco han sido recogidas de la calle, literalmente sentadas en la acera con los niños», dijo.

El edificio en el centro de Manhattan al que fue Molina es una oficina de reasentamiento de refugiados del Comité Internacional de Rescate, pero solo brinda servicios limitados a los solicitantes de asilo allí, dijo Stanford Prescott, vocero del grupo.

Solo una de las oficinas estadounidenses del IRC en Phoenix opera un refugio para solicitantes de asilo, y la mayoría permanece menos de 48 horas. Sin embargo, sus oficinas en Dallas y Atlanta también han sido incluidas en los documentos de inmigrantes.

“Estamos profundamente preocupados de que una lista incorrecta de estas direcciones pueda generar complicaciones para los solicitantes de asilo que están siguiendo procedimientos legales para buscar seguridad en los Estados Unidos”, dijo Prescott.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.