Las reglas de visa en México no impiden que los venezolanos vayan a los Estados Unidos

Cuando México impuso requisitos de visa a los venezolanos en enero, tuvo brevemente el efecto deseado de reducir drásticamente la cantidad de venezolanos detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México.

Reglas de visas en México no impiden que venezolanos viajen a la USBy MARÍA VERZAAssociated PressThe Associated PressCIUDAD DE MÉXICO

CIUDAD DE MÉXICO (AP) – Cuando México impuso el requisito de visa a los venezolanos en enero, tuvo brevemente el efecto deseado: la cantidad de venezolanos detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México se desplomó. Pero ahora está claro que solo ha empujado a los migrantes a rutas clandestinas más peligrosas.

De repente, incapaces de simplemente volar a México como turistas, pero aún desesperados por dejar su país, los migrantes venezolanos se unieron a otros que viajaban por tierra a través de la densa jungla sin ley en la frontera entre Colombia y Panamá.

En 2021, cuando los venezolanos aún podían volar a Cancún o la Ciudad de México como turistas, solo 3000 de ellos cruzaron el Tapón del Darién, una puerta de entrada literal en la Carretera Panamericana que se extiende a lo largo de 60 millas (97 kilómetros) de montañas, selvas tropicales y ríos. . En lo que va del año han sido 45.000, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá.

«Si no pueden llegar a los aeropuertos mexicanos, vendrán por tierra a través del Darién», dijo Adam Isacson, de la Oficina de Washington para América Latina. A partir de ahí, es solo una serie de paradas: en el sur de México, el centro remoto de la frontera entre México y EE. UU. y luego un destino final en EE. UU., generalmente en la costa este.

Dichos requisitos de visa pueden detener a algunos inmigrantes (el ritmo de los brasileños y ecuatorianos se ha desacelerado después de que México los impuso el año pasado), pero no a otros, dijo Isacson. «Tiene que ver con el nivel de desesperación», dijo.

La economía venezolana colapsó debido a una combinación de mala gestión y sanciones estadounidenses. El salario mínimo de los funcionarios ha bajado al equivalente de 2 dólares mensuales. Los salarios mensuales en el sector privado promedian $ 75. Algunos de los venezolanos que vienen a los Estados Unidos ahora, se fueron de Venezuela hace años, pasaron un tiempo en otros países y ahora se están mudando al norte.

En diciembre, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. arrestó a venezolanos en la frontera entre EE. UU. y México casi 25.000 veces. México impuso un requisito de visa a fines de enero y solo hubo 3,000 arrestos en febrero. Pero ese número comenzó a aumentar nuevamente, primero lentamente, luego abruptamente en junio y julio, cuando las detenciones superaron las 17.000.

La información sobre la ruta alternativa se transmitió entre grupos en plataformas como WhatsApp y a través de las redes sociales. Los traficantes de migrantes que a menudo se infiltran en esos grupos influyen en el camino, en este caso un camino traicionero pero bien establecido, de unos 8.000 kilómetros (5.000 millas) de largo.

Anderwis Gutiérrez, un trabajador de la construcción de 42 años, y su esposa pasaron semanas viendo videos en línea del cruce del Darién para juzgar si pensaban que podrían lograrlo. Cuando finalmente se decidieron, se unieron a un grupo de 110 inmigrantes de diferentes nacionalidades. Solo 75 de ellos salieron juntos de la selva.

“Nos robaron, nos quitaron el dinero, estuvimos cuatro días sin comer”, dijo. “A uno se le rompió la pierna, a otro lo mordió una serpiente, no teníamos medicina, no llevábamos nada”.

Dijo que vieron cuerpos, fueron testigos de dos violaciones y sin poder contener las lágrimas, dijo que su esposa casi se ahoga cuando un río embravecido la llevó 100 metros río abajo. «Nadie ayuda a nadie en la selva».

Yonathan Ávila, un exsoldado de la Guardia Nacional de Venezuela de 34 años, viajó con su esposa, su hija de 3 años y su bebé de 4 meses. En total, eran 14 familiares y amigos. Él cree que su entrenamiento militar ayudó a guiarlos sin algunas de las tragedias que les suceden a otros.

La ciudad sureña de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala, fue el segundo cuello de botella para los viajeros por tierra. Desde la administración Trump, México ha adoptado una estrategia de contención destinada a mantener a los migrantes confinados en el sur, lejos de la frontera con Estados Unidos.

Miles de personas solicitan asilo, pero el proceso es largo y hay poco trabajo en Tapachula. Los inmigrantes frustrados han presionado al gobierno saliendo repetidamente de la ciudad en masa. Desde junio, los venezolanos constituyen la mayoría.

El gobierno mexicano comenzó a llevar a los migrantes en autobús a oficinas fuera de Tapachula u otros estados en octubre para acelerar el procesamiento de documentos temporales y detener las manifestaciones.

Ávila condujo una de estas marchas y obtuvo un permiso de tránsito que le permitió a su familia continuar hacia el norte. Una fundación también ayudó porque su bebé estaba enfermo. Gutiérrez obtuvo una visa humanitaria.

“Para apaciguarlos, el Instituto Nacional de Migración les está dando pases”, dijo Isacson.

Los venezolanos y algunas otras nacionalidades también representan un problema para México y Estados Unidos, ya que generalmente no pueden ser deportados. Después de mucha negociación, México pudo enviar recientemente más de 100 de ellos.

Una vez fuera de Tapachula, los migrantes viajan rápidamente a la frontera con Estados Unidos, generalmente comprando boletos de autobús con dinero enviado por familiares.

Según el análisis de WOLA de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., el 92% de los venezolanos cruzaron la frontera de EE. UU. en dos tramos en julio: Yuma, Arizona y Del Río, Texas.

Gutiérrez y Ávila se cruzaron con sus familias en Del Río.

Ambas áreas están «en el medio de la nada», dijo Isacson. «Esto nos dice que alguien los llevó allí, no pueden ser solo rumores que circulan en WhatsApp».

Gutiérrez y Ávila llegaron a Estados Unidos con sus familias. Gutiérrez estaba en Maryland, pero sin trabajo ni lugar para dormir, él y su esposa planeaban regresar a Nueva York, donde habían pasado un par de meses en un albergue para personas sin hogar.

Ávila tiene un trabajo de vendedor en Boston y una fundación benéfica les ha encontrado refugio y les ha ayudado a cuidar a su hijo. Cada semana tiene que enviar una fotografía y su ubicación a un celular que le han entregado las autoridades migratorias estadounidenses mientras espera aclarar su estatus.

Mientras tanto, dice que sus amigos en Venezuela no han dejado de pedirle consejos para hacer sus viajes a Estados Unidos “Cada vez vienen más”.

___

Los periodistas de AP Claudia Torrens en Nueva York y Juan Zamorano en Ciudad de Panamá contribuyeron a este despacho.

READ  Crisis en Afganistán: cómo Estados Unidos se asegura de que el dinero permanezca fuera del alcance de los talibanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.