México asertivo busca liderazgo en América Latina

CIUDAD DE MÉXICO (AP) – Una reunión de líderes de América Latina y el Caribe este fin de semana en México es la última señal de que ese país muestra su músculo diplomático en su búsqueda de consolidarse como el nuevo mediador entre la región y Estados Unidos.

Independientemente de si la reunión del sábado en la Ciudad de México de la Mancomunidad de Estados de América Latina y el Caribe, o CELAC, culmina en un supuesto éxodo masivo de la Organización de Estados Americanos, México ha señalado que quiere un rol de liderazgo en América Latina después de años. de centrarse casi exclusivamente en sus relaciones bilaterales con EE. UU.

Fue precisamente la cercanía de esa relación lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador citó en julio al proponer a México ayudar a la región a abrir un diálogo con el gobierno de Estados Unidos para reorientar una relación basada en un modelo del siglo II que, según él, no tiene futuro.

Darle la espalda a Estados Unidos tampoco era una opción, dijo López Obrador. “Es hora de expresar y explorar otra opción: la de un diálogo con los líderes estadounidenses y de convencerlos y persuadirlos de que es posible una nueva relación entre los países de América”.

El presidente dijo que la propuesta de México era algo más cercano al modelo de la Unión Europea. “En este espíritu, la sustitución de la (Organización de Estados Americanos) por un organismo verdaderamente autónomo, nadie es lacayo”, dijo.

Ingresa la CELAC.

México fue el presidente de la organización el año pasado y sus miembros votaron a favor de que México continúe en ese rol este año.

READ  Maduro es más poderoso que nunca ante el colapso de Venezuela

La CELAC sólo existe desde hace 10 años y es más de izquierda, habiéndose mantenido en buenos términos con países como Cuba, Venezuela y Nicaragua. El fallecido presidente venezolano Hugo Chávez fue uno de sus mayores partidarios. Pero durante largos períodos ni siquiera se conoció.

A diferencia de la OEA, Estados Unidos y Canadá no son miembros, ni Brasil, que se retiró en enero de 2020.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, ha sido franco sobre la desigualdad y las disparidades en el acceso a las vacunas COVID-19, y la CELAC se ha convertido en un vehículo para los esfuerzos de México en este tema.

México ha seguido una estrategia múltiple de compras directas y participación en esfuerzos multilaterales para obtener la vacuna. Pero al mismo tiempo, Ebrard trabajó a través de CELAC para producir la vacuna AstraZeneca en la región – Argentina y México – y distribuirla aquí.

A fines del mes pasado, Ebrard se dirigió a la OEA. La organización, dijo, “se ha vuelto obsoleta porque el mundo ha cambiado”, dijo.

“Adiós OEA, en su sentido intervencionista, injerencista y hegemónico”, dijo Ebrard entre aplausos.

De ahí la especulación de que México podría llevar a otros países a salir de la OEA.

Junto con sus esfuerzos de vacunas en la región, México fue sede de una nueva ronda de diálogo entre el gobierno venezolano y la oposición de ese país en la Ciudad de México. La administración de López Obrador se había resistido a la presión para reconocer al líder opositor Juan Guaidó.

El presidente venezolano Nicolás Maduro fue uno de los líderes inesperados que llegó a la Ciudad de México el viernes por la noche para la reunión. Este es su primer viaje fuera de Venezuela desde que el gobierno de Estados Unidos lo acusó de narcotráfico y terrorismo en marzo de 2020 y le ofreció una recompensa de hasta $ 15 millones.

READ  El barco iraní en ruta a Venezuela señala la alianza en marcha

El presidente de México trabajó con las administraciones de Trump y Biden en materia de inmigración, desplegando fuerzas de seguridad mexicanas para tratar de contener a los migrantes en el sur de México y permitiendo que Estados Unidos repatriara a los solicitantes de asilo no mexicanos en espera de sus casos en México. López Obrador pidió al gobierno de Biden que apoye la expansión de dos de sus programas sociales distintivos en el Triángulo Norte de Centroamérica para abordar las causas fundamentales de la migración.

El jueves, López Obrador recibió al presidente cubano Miguel Díaz-Canel y arremetió contra el bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba. Recientemente, México envió barcos con alimentos, medicinas y combustible a la isla.

Ana Vanessa Cárdenas Zanatta, profesora de ciencias políticas en las universidades Tecnológica de Monterrey y Anáhuac en la Ciudad de México, dijo que la decisión de México de asumir un papel más importante en América Latina es positiva.

“Por primera vez este gobierno está tomando una posición en materia de política exterior y liderazgo latinoamericano que se le ha pedido muchas veces a México y no ha respondido”, dijo Cárdenas.

Pero dejar la OEA sería un gran riesgo, ya que la organización cuenta con membresía y apoyo financiero de importantes economías como Estados Unidos, Canadá y Brasil, y aún tiene dificultades financieras. Dijo que es difícil imaginar que la CELAC sea mucho más que una herramienta retórica y simbólica en el futuro cercano.

El debate se transmitió el viernes durante una reunión de la OEA.

La canciller colombiana Marta Lucía Ramírez dijo que el discurso sobre la sustitución de la OEA es “preocupante”.

READ  Perro guardián: la ayuda de Estados Unidos a Venezuela impulsada por algo más que la necesidad

“Por supuesto que la respuesta tiene que ser ‘no'”, dijo. FBO y CELAC pueden ser complementarios.

Durante el encuentro, la representante de México, Luz Elena Baños, criticó a la OEA por su política de “injerencia”, argumentando que la organización ha agravado el conflicto político entre los países.

Rafael Elías Rojas, profesor de historia en Mexico College y experto en diplomacia latinoamericana, dijo que México está tratando de liderar.

“No creo que sea improvisado, han estado trabajando en eso por un tiempo”, dijo Rojas. Pero expresó dudas por la polarización de la región. “Desde la caída del Muro de Berlín nunca ha habido un momento tan bajo para el latinoamericanismo”.

___

Las autoras de AP Claudia Torrens en Nueva York y María Verza en la Ciudad de México contribuyeron a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *