Muere de cáncer de páncreas el ‘abuelo de la UCI’ que se ganó corazones acurrucando a bebés

Durante casi 15 años, David Deutchman, también conocido como “Abuelo de la UCI”- abrazó a bebés en la unidad de cuidados intensivos neonatales y jugó con niños pequeños enfermos como voluntario en Children’s Healthcare of Atlanta. Sus esfuerzos por ayudar a padres abrumados y a niños enfermos se volvió viral muchos años atrás; a la gente le encantaba oír hablar de su bondad hacia los demás cuando más lo necesitaban.

Deutchman murió a los 86 años el 14 de noviembre, solo dos semanas y media después de ser diagnosticado con cáncer de páncreas en estadio IV. Su familia no puede creer que se haya ido, pero dicen que saben que su legado perdurará por muchos años.

“El voluntariado enriqueció absolutamente su vida”, dijo la hija de Deutchman, Susan Lilly, de 55 años, de Telluride, Colorado. HOY Padres. “La parte más significativa fue el tiempo real que pasó con estos pacientes y sus familias”.

David Deutchman.Cortesía de Mary Beth Brulotte

“Tuvo una carrera empresarial muy exitosa, y nunca lo había escuchado hablar con tanto aprecio y amor por lo que estaba haciendo en ningún momento durante sus 41 años en la compañía, como habló sobre su participación con la gente del hospital”.

Deutchman comenzó a trabajar como voluntario después de retirarse de una carrera en marketing. Descubrió que tenía demasiado tiempo libre y quería mantenerse ocupado. Un día, estaba en un centro de rehabilitación cercano cuando vio a Children’s Healthcare of Atlanta y apareció para ver si podía ser voluntario. Después de un poco de entrenamiento, comenzó su segundo acto como “abuelo de UCI”. Si bien las familias a menudo lo buscaban porque era muy popular, él sentía que era él quien más se beneficiaba de su tiempo allí.

READ  Luna llena en Halloween 2020: rara luna azul para iluminar el cielo

“Dijo, en muchas ocasiones, ‘No sé cuánta gente se da cuenta de cuánto más obtengo de esto que de lo que aporto’”, dijo Lilly. “(Él decía) ‘Sabes, recibo comentarios de las familias sobre cuánto me aprecian, pero yo los aprecio’”.

A Deutchman le encantaba cargar a los bebés o jugar con los niños mayores, dijo su hija. Comprendió que los padres y las familias agotados se beneficiaban de saber que él estaba allí.

“El apoyo emocional que pudo brindar principalmente a las madres, pero también a muchos de los padres y miembros de la familia extendida, hermanos, hermanas, abuelas, abuelos, (fue importante). Era casi como un miembro del clero o un trabajador social ”, dijo Lilly. “Incluso las enfermeras le confiaron”.

El voluntariado lo inspiró y motivó.

“Este fue definitivamente un nuevo propósito para él y algo que enriqueció absolutamente su vida”, dijo Lilly. “Fue un gran placer para nosotros verlo tener ese impacto. ¿Por qué no compartir su amor con personas que podrían usarlo en sus momentos más vulnerables? “

Deutchman a menudo estuvo al tanto de los bebés y sus familias durante años. Si regresaban al hospital, intentaría visitarlos.

“Regresaría (al hospital) incluso si no fuera durante uno de sus días cuando se ofreció como voluntario, especialmente si tenían que someterse a un procedimiento determinado”, dijo Lilly. “Él entraba y tomaba sus manos o los sostenía”.

Cuando Deutchman cumplió 85 años en noviembre de 2019, su energía comenzó a decaer y consideró retirarse del puesto de voluntario que tanto amaba. Entonces la COVID-19 comenzó la pandemia y el programa de voluntariado quedó en suspenso, lo que permitió una salida natural. A medida que avanzaban los meses, se debilitó antes de visitar a su médico el 27 de octubre para obtener algunas respuestas.

READ  La gloriosa nueva fotografía del Hubble muestra el lado tormentoso de Júpiter

Al día siguiente se enteró de que tenía metástasis. cáncer de páncreas. Los médicos lo alentaron a comenzar con los cuidados paliativos.

“Ninguno de nosotros esperaba recibir un diagnóstico tan terrible”, dijo Lilly. “Dejó muy claro a todos sus seres queridos e incluso a sus amigos que se siente agradecido por haber vivido una vida plena y rica”.

Antes de su muerte, Children’s Healthcare of Atlanta organizó un desfile para animar a Deutchman y su familia.

“Agradecemos la gran cantidad de apoyo”, dijo Lilly.

A Deutchman le sobreviven su esposa durante 58 años, Ronnie; sus hijas, Susan Lilly y Jill Deutchman; y sus nietos y bisnietos. Lilly dijo que a ella y a su hermana no les sorprendió que su padre fuera tan popular entre las familias del hospital. Siempre ha sido un gran oyente.

Lilly decidió imitar a su padre y convertirse en técnica médica de emergencia voluntaria. Dijo que cree que otros también pueden aprender del ejemplo de su padre.

“Cualquiera puede tener un propósito en cualquier etapa de su vida”, dijo. “Tal vez le sorprendió lo mucho que sacó de esto. El voluntariado y el servicio a los demás son muy gratificantes “.

Una versión anterior de esta historia se publicó por primera vez en TODAY.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *