Nuevos hallazgos científicos revelan que la neuroinflamación es un factor clave en el dolor inducido por el alcohol

Nuevos hallazgos científicos revelan que la neuroinflamación es un factor clave en el dolor inducido por el alcohol

Los investigadores de Scripps Research han descubierto que el consumo crónico de alcohol puede aumentar la sensibilidad al dolor a través de dos mecanismos moleculares distintos: uno relacionado con la ingesta de alcohol y el otro con la abstinencia de alcohol. Este descubrimiento, publicado en Revista británica de farmacologíaarroja luz sobre la intrincada relación entre el alcohol y el dolor.

Los investigadores han tratado de comprender mejor la relación entre el dolor crónico y el trastorno por consumo de alcohol. Querían investigar las causas subyacentes de los diferentes tipos de dolor relacionado con el alcohol, como la neuropatía alcohólica y la alodinia, y cómo se desarrollan en la médula espinal. Los investigadores se propusieron examinar el papel de la microglía, las células inmunitarias del sistema nervioso central, en el desarrollo de la alodinia y la neuropatía crónicas inducidas por el alcohol.

La neuropatía alcohólica se refiere al daño nervioso causado por el consumo excesivo de alcohol a largo plazo. Es un tipo de neuropatía periférica que afecta a los nervios periféricos, que son los encargados de transmitir las señales entre el cerebro, la médula espinal y el resto del cuerpo.

El consumo crónico de alcohol puede provocar deficiencias nutricionales y toxinas que dañan directamente los nervios, provocando síntomas como dolor, hormigueo, entumecimiento, debilidad muscular y problemas de coordinación y equilibrio. La neuropatía alcohólica generalmente afecta las extremidades, como las manos y los pies, y puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona.

La alodinia, por otro lado, es una condición caracterizada por la percepción del dolor de estímulos normalmente no dolorosos. En otras palabras, es la experiencia del dolor en respuesta a un estímulo que normalmente no sería doloroso, como un toque ligero o una presión suave.

READ  La NASA comparte una hermosa imagen de la galaxia Whirlpool, Internet dice que "no puedes desviar tus ojos"

“Más de la mitad de los pacientes que sufren trastornos relacionados con el alcohol desarrollan dolor. El dolor crónico se considera un contribuyente clave para el mantenimiento del trastorno por consumo de alcohol porque las personas beben más para reducirlo. Por eso nos estamos enfocando en los mecanismos moleculares que evidencian la correlación entre el dolor y el consumo de alcohol», dijeron las autoras del estudio Marisa Roberto y Vittoria Borgonetti de la Instituto de Investigación Scripps.

Para realizar su estudio, los investigadores utilizaron ratones adultos divididos en tres grupos: ratones dependientes del alcohol (bebedores excesivos), ratones con acceso limitado al alcohol (bebedores moderados) y ratones a los que nunca se les había dado alcohol. Emplearon un paradigma de vapor de etanol intermitente crónico para inducir la dependencia del alcohol en ratones. Este paradigma involucró ciclos de exposición y abstinencia de alcohol, imitando el desarrollo de la dependencia del alcohol en humanos. Luego, los ratones se sometieron a varias pruebas para medir la alodinia mecánica y el dolor neuropático.

Los investigadores encontraron que los ratones dependientes del alcohol mostraban niveles más altos de alodinia mecánica que los bebedores moderados y los ratones que nunca habían bebido alcohol. También observaron cambios en los niveles de proteína en la médula espinal y el nervio ciático de ratones dependientes del alcohol, particularmente en las células microgliales. Estos cambios sugirieron una activación de la microglía y la participación de procesos inflamatorios en el desarrollo del dolor inducido por el alcohol.

Los investigadores también encontraron que había dos tipos diferentes de condiciones de dolor que ocurrían como resultado del consumo de alcohol. En ratones dependientes del alcohol, experimentaron una afección llamada alodinia, lo que significa que se volvieron más sensibles al dolor durante el período de abstinencia del alcohol. Sin embargo, cuando a estos ratones adictos se les dio acceso nuevamente al alcohol, su sensibilidad al dolor disminuyó significativamente.

READ  Mars rover viaja 6,5 ​​metros con la primera guía "impecable" | Noticias de ciencia y tecnología

Por otro lado, en ratones que no dependían del alcohol, aproximadamente la mitad de ellos también mostraron una mayor sensibilidad al dolor (hiperalgesia) durante la abstinencia de alcohol. Esto es similar a lo que han experimentado los ratones adictos. Sin embargo, la diferencia clave es que en estos ratones no adictos, la mayor sensibilidad al dolor no desapareció cuando se volvieron a exponer al alcohol. El dolor persistió incluso después de la reexposición al alcohol.

“El estudio destaca dos condiciones diferentes de consumo de alcohol: los bebedores excesivos que desarrollan dependencia al alcohol, y los bebedores moderados, aquellos que tienen un consumo recreativo diario de alcohol. Estas dos condiciones diferentes mostraron diferentes tipos de dolor: hiperalgesia por abstinencia en bebedores empedernidos que desarrollan adicción y neuropatía alcohólica en el 50 % de los bebedores moderados”, dijeron Roberto y Borgonetti a PsyPost.

“La hiperalgesia es una condición de dolor transitorio, muy relacionada con la abstinencia de alcohol y forma parte de esos estados emocionales negativos, que suelen llevar al paciente a tomar más alcohol. La neuropatía alcohólica es un daño persistente y difícilmente reversible del sistema somatosensorial que se asocia con el consumo recreativo de alcohol y no está relacionado con la dependencia; por tanto, no se resuelve con la ingesta de bebidas alcohólicas adicionales, que, por el contrario, la acentúan”.

Ambas condiciones de dolor involucraron una intensa activación de la microglía en el tejido de la médula espinal de los ratones. Se sabe que la microglía desempeña un papel en la respuesta del cuerpo a una lesión o inflamación.

Curiosamente, las dos condiciones de dolor parecían involucrar diferentes vías dentro de la microglía. En ratones adictos con hipersensibilidad relacionada con la abstinencia, notamos un aumento en la expresión de una proteína llamada IL-6 y la activación de otra proteína llamada ERK44/42. Sin embargo, estos cambios no se observaron en ratones con dolor neuropático provocado por el alcohol.

READ  ¿De dónde diablos sale el agua?

Estos hallazgos contribuyen a una mejor comprensión de la relación entre el dolor crónico y el trastorno por consumo de alcohol, destacando las complejas interacciones entre el consumo de alcohol, el dolor y el sistema inmunitario.

«Es importante comprender los mecanismos moleculares que resaltan la relación bidireccional entre el dolor crónico y la dependencia del alcohol», dijeron Roberto y Borgonetti. “De hecho, las dos formas de dolor comparten una fuerte inflamación, pero lo que hemos observado es que las moléculas inflamatorias específicas aumentan solo en condiciones de hiperalgesia por abstinencia y no en neuropatía. Esto sugiere que estas dos formas de dolor pueden ser impulsadas por diferentes mecanismos moleculares».

Yo estudio, «Alodinia mecánica crónica inducida por el alcohol mediante la promoción de la neuroinflamación: un modelo de ratón de dolor neuropático provocado por el alcohol“, fue escrito por Vittoria Borgonetti, Amanda J. Roberts, Michal Bajo, Nicoletta Galeotti y Marisa Roberto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *