Ola de indignación en Venezuela tras condena de seis sindicalistas por concierto para delinquir y terrorismo |  Internacional

Ola de indignación en Venezuela tras condena de seis sindicalistas por concierto para delinquir y terrorismo | Internacional

Protesta contra la detención de seis sindicalistas, este lunes en Caracas.Rayner Peña R (EFE)

“No es posible que tengamos tantos trabajadores presos por defender sus justos reclamos”, gritó la dirigente sindical Griselda Sánchez durante una manifestación frente a la sede de Naciones Unidas en Caracas, Venezuela.

La semana pasada, un tribunal condenó a seis sindicalistas a 16 años de prisión. Esto ha desatado una ola de indignación en Venezuela, movilizando a activistas, opositores al gobierno, ONG y representantes sindicales. Todos repudian las declaraciones del Fiscal General Tarek William Saab. Este alto funcionario -leal al presidente Nicolás Maduro- reiteró recientemente que los seis hombres no son sindicalistas, sino «conspiradores».

La sentencia fue dictada por un tribunal de Caracas que se ocupa de casos de terrorismo. Los hombres fueron acusados ​​de concierto para delinquir y concierto para delinquir. En 2022 y principios de 2023 participaron en protestas y movilizaciones por aumentos salariales. Esto es en el contexto de una perspectiva laboral sombría en el país, donde el salario mínimo es de alrededor de $ 5. El fallo se aprobó muy rápidamente.

Los condenados son Emilio Negrín, Gabriel Blanco, Reinaldo Cortés, Alonso Meléndez, Alcides Bracho y Nelson Astudillo. La mayoría están vinculados a sindicatos en el aparato administrativo del estado venezolano, como los tribunales y el legislativo. Negrín está afiliado a Codesa, la Confederación de Sindicatos Autónomos de Venezuela, un pequeño sindicato de izquierda. Cuatro de ellos son miembros de Bandera Roja: un partido minoritario de 50 años con raíces marxistas que hoy pertenece a la oposición venezolana.

Protesta contra la detención de seis sindicalistas, este lunes en Caracas.Rayner Peña R (EFE)

El fallo ha suscitado airadas críticas de muchos sectores de la oposición. La Plataforma Unida, la principal coalición opositora, emitió un comunicado rechazando la medida. Los trabajadores de la Coalición Nacional Sindical se reunieron días atrás en el centro de la ciudad en solidaridad con sus compañeros. Criticaron la falta de testigos en el juicio y prometieron apelar la decisión.

La exdiputada María Corina Machado -del partido político Vente Venezuela, que actualmente lidera las encuestas de opinión en el país- dijo en su cuenta de Twitter que, en Venezuela, “la justicia es un tentáculo de la tiranía. Este es un acto grotesco y cruel. Estas personas fueron detenidas por denunciar los abusos del régimen a sus colaboradores. Toda mi solidaridad con estos valientes luchadores”.

El exgobernador Henrique Capriles, candidato presidencial del partido Primero Justicia, también se pronunció sobre las condenas y dijo que la decisión fue “horrible; todo esto sin ninguna prueba. Provea -una ONG dedicada a la defensa de los derechos humanos- calificó la sentencia de «brutal» y «una medida arbitraria tomada en un proceso judicial en el que el único testigo de la denuncia nunca compareció durante un año y dos meses».

En la acusación presentada por la Fiscalía General contra estos trabajadores -que se encuentran en poder de los abogados defensores- leemos que provino una denuncia anónima de un ciudadano de nombre Adalberto. La defensa asegura que es un «patriota cooperante», uno de los voluntarios chavistas autorizados para realizar lo que se conoce como trabajo de «inteligencia social». El denunciante habría entregado su informe a la Dirección de Inteligencia Estratégica de la Policía Nacional Bolivariana en julio de 2022. La investigación comenzó en ese momento.

Los procesados ​​están acusados ​​de formar parte de un complot de resistencia, presuntamente creado para organizar acciones terroristas “contra el Estado venezolano y la democracia”, como planear secuestros, alentar protestas y sabotear fiestas patrias. En los cargos presentados, el fiscal jefe de este caso, Elín Teodoro León, dice que la Dirección General de Contrainteligencia Nacional (DGCIM) tuvo acceso a las conversaciones privadas de WhatsApp de los hombres y monitoreó sus actividades.

READ  ¿Cuáles son los próximos pasos para elegir un nuevo gobierno en el Líbano tras la renuncia del primer ministro y de todo su gabinete?

Eduardo Torres -abogado defensor de dirigentes sindicales- reconoce la existencia de investigaciones de inteligencia policial contra sus representados. Pero dijo que un procedimiento de inteligencia como el descrito “no cuenta como evidencia en [Venezuela’s] Código Orgánico Procesal Penal».

“Además de esto, el informe policial deja claro que los dirigentes no estaban realizando ninguna acción política, ni estaban discutiendo ningún procedimiento en particular contra nadie”, subrayó Torres.

El fiscal general Tarek William Saab ha asumido la responsabilidad de los cargos desde el inicio del proceso judicial: “Estas personas no son líderes sindicales. No pertenecen a ningún sindicato. No son trabajadores activos. No están registrados en el Instituto Venezolano de Seguridad Social. Ellos son [being detained] por conspirar [against the state]. Estos llamados líderes sindicales están atacando a las instituciones [and] democracia venezolana».

«Basta de mentiras y juicios amañados», respondió Torres poco después, en un mensaje publicado en las redes sociales. “Estos luchadores son líderes sociales: defienden salarios justos, cuentan con el apoyo del pueblo venezolano y el respaldo de organismos internacionales, como la Organización Internacional del Trabajo”.

Yorbelis Oropeza, esposa de uno de los detenidos, dijo que los activistas “fueron condenados injustamente por un juez que solo hace lo que el gobierno le dice que haga. Los venezolanos que creemos en la justicia, que creemos en la verdad, seguiremos luchando. mi esposo y el [other trade unionists] fueron castigados simplemente por exigir una mejor calidad de vida”.

Suscribirse a nuestro boletín semanal para obtener más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS USA Edition

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *