Señales de impuestos regresivos – The Hindu BusinessLine

Señales de impuestos regresivos – The Hindu BusinessLine

Es sabido que varios países latinoamericanos se encuentran entre los más desiguales del mundo, tanto en términos de ingresos como de distribución de la riqueza. Hay muchas fuerzas de la economía política que conducen a tal desigualdad, pero lo que empeora las cosas en gran parte de América Latina es que la política fiscal en realidad se ha sumado a esto al ser compleja y regresiva al mismo tiempo.

Como resultado, en algunas de las principales economías de la región, la distribución del ingreso disponible (después de impuestos y transferencias/subsidios) no es muy diferente de la distribución desigual inicial de los ingresos antes de impuestos. Se pierde así el importante papel de la política fiscal en la generación de mejores resultados distributivos.

La buena noticia es que, especialmente después de los cambios políticos recientes, algunos países de la región ahora están buscando activamente transformar la estrategia fiscal, y las políticas fiscales en particular, para generar los ingresos gubernamentales que se necesitan con más urgencia al pasar una mayor parte de la carga a los ricos. las grandes corporaciones, que pueden pagar más fácilmente y también se han beneficiado de las recientes recesiones económicas.

Exportadores de mercancías

Primero, necesitamos proporcionar algunos antecedentes. Muchos países de la región son exportadores de materias primas primarias y, por lo tanto, también obtienen una parte importante de los ingresos del gobierno de regalías y dividendos de la extracción de recursos minerales, en particular de las exportaciones de hidrocarburos. La Figura 1 proporciona un desglose de la participación de los impuestos directos e indirectos, así como los ingresos por la explotación de hidrocarburos y otras actividades mineras, como proporción del PIB. Los datos muestran el promedio de estos ingresos en el período 2000-2018, aunque, como veremos más adelante, los índices han cambiado sustancialmente en el período.

Algunos países claramente se beneficiaron significativamente más que otros – como indica la Figura 1, para Venezuela y Ecuador, los ingresos por hidrocarburos y otras actividades mineras proporcionaron más del doble de los ingresos recaudados por impuestos directos. Pero en general (y con la excepción de Venezuela), por grandes que fueran los ingresos de tal minería, los ingresos de los impuestos indirectos eran aún mayores. Mientras tanto, los ingresos por impuestos directos fueron en general mucho más bajos, excepto en unos pocos países.

Por supuesto, si bien los recursos minerales, especialmente los hidrocarburos, pueden ser y han sido una fuente importante de ingresos para el gobierno, también han sido extremadamente volátiles, no solo debido a las condiciones cambiantes del suministro interno, sino, lo que es más importante, debido a cambios repentinos, a menudo dramáticos, en precios globales.

El gráfico 2 muestra cómo fue este el caso para la región de América Latina en su conjunto, con fuertes aumentos seguidos de caídas. A pesar de la reciente recuperación temporal de los precios de los combustibles, es probable que las tendencias a mediano y largo plazo sean a la baja; y en todo caso es muy deseable que los países exportadores de petróleo se liberen de su dependencia de los combustibles fósiles. Esto hace que la necesidad de identificar más y mejores fuentes de tributación progresiva sea aún más apremiante.

Esta necesidad se destaca por el hecho de que la mayoría de los sistemas tributarios en América Latina son regresivos. Una métrica simple para esto es la participación de los impuestos directos en los ingresos totales, ya que es bien sabido que los impuestos indirectos generalmente tienden a recaer de manera desproporcionada en los grupos de ingresos más bajos. El alcance de la regresión puede variar según las tablas de ingresos para los impuestos directos y si las tasas aumentan a medida que aumentan los ingresos, y en qué medida, así como la naturaleza específica de los impuestos indirectos y los tipos de consumo sobre los que recae.

Pero, en general, una regla general razonable es que cualquier sistema fiscal en el que los impuestos directos representen menos de la mitad de los ingresos fiscales totales es claramente regresivo. El gráfico 3 muestra la participación de los impuestos directos en los ingresos tributarios totales y, de acuerdo con esta medida, la mayoría de los países aquí descritos tienen sistemas tributarios regresivos, aunque Bolivia, Colombia y México muestran una mayor progresividad. Argentina y Ecuador emergen como particularmente regresivos en impuestos, y Brasil y Chile también están significativamente por debajo del medio.

Avanza la reforma fiscal

Este es el contexto en el que algunos de los gobiernos progresistas de la «nueva ola» de la región están intentando reformar los sistemas tributarios y cambiar las estrategias de recaudación de ingresos para corregir esta tendencia. Quizás algunas de las propuestas más innovadoras y prometedoras provienen de Colombia, que aprobó una importante ley de reforma tributaria en diciembre de 2022. Los cambios están diseñados para aumentar los ingresos fiscales, prevenir y reducir las lagunas de evasión de impuestos y trasladar la carga del pago de impuestos a los ricos.

Por ejemplo, se eliminaron varias exenciones sectoriales del impuesto de sociedades que no tenían un objetivo legítimo claro y se aumentó la tasa legal del impuesto de sociedades en 3 puntos porcentuales.

Se cobrarán impuestos sobre las ganancias extraordinarias de las empresas de petróleo y carbón en función de los movimientos de los precios internacionales. Los beneficios fiscales que pueden reclamar las empresas se han limitado al 3% de los ingresos netos.

Un nuevo impuesto corporativo mínimo del 15% (que se acordó en las negociaciones fiscales del «Proceso Inclusivo» BEPS de la OCDE, aunque a una tasa relativamente baja) ahora será aplicable con una cobertura más amplia que el GloBE (Global Anti-Base Erosion), para todas las personas jurídicas que pagan impuesto sobre la renta, así como a todas las entidades que operan en la zona franca.

El concepto de «presencia económica significativa» se ha introducido en la ley, lo que permitirá la tributación por parte de las autoridades locales, permitiendo la tributación de las multinacionales que de otro modo podrían evitar el impuesto neto. Se han introducido retenciones en origen para las empresas digitales y se han aumentado para todas las empresas.

Se aplicará un gravamen adicional del impuesto sobre la renta de las sociedades a las instituciones financieras (incluidas las compañías de seguros/reaseguros y los comisionistas), el sector del carbón y los hidrocarburos y el sector de la energía eléctrica (hidroeléctrica). Se han aumentado las tasas del impuesto sobre los dividendos y se ha reintroducido un impuesto sobre el patrimonio.

Además, existen algunos impuestos indirectos que afectan la salud y el medio ambiente, con impuestos a las bebidas azucaradas y a la comida ultraprocesada (chatarra), así como a la producción de plásticos de un solo uso y un impuesto al carbono.

En Brasil, la nueva estrategia fiscal presentada recientemente parece cautelosa con respecto a la consolidación fiscal, lo que hace que la necesidad de aumentar los ingresos fiscales sea particularmente urgente.

Simplificación del régimen fiscal

Los esfuerzos actuales en el frente fiscal están dirigidos a simplificar un sistema de impuestos indirectos extremadamente complicado y regresivo que pesa mucho sobre los consumidores y las pequeñas y microempresas; el objetivo es reducir la complejidad y simplificar los impuestos al mismo tiempo que se garantiza que pasen a una estructura más progresiva. Hay propuestas para abordar la evasión fiscal a través de los precios de transferencia por parte de las multinacionales, especialmente los gigantes globales del comercio electrónico, y para poner límites a los beneficios fiscales corporativos.

Claramente, estos son gobiernos que pueden y deben aprender unos de otros en términos de estrategias fiscales más efectivas en un mundo donde la generación de recursos del sector público nacional se ha vuelto más esencial que nunca.

La legislación de reforma tributaria de Colombia está diseñada para aumentar los ingresos fiscales, prevenir y reducir las lagunas de evasión fiscal

READ  Perspectivas Económicas Venezolanas - Lexology

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *