Un sacerdote londinense cancela un elaborado funeral con actores contratados

Un sacerdote londinense cancela un elaborado funeral con actores contratados

Reserva falsa de funeral en el Oratorio de Londres.

En un extraño giro de los acontecimientos en Londres, un sacerdote, el padre McHardy, llegó a un funeral aparentemente elaborado sólo para descubrir una verdad impactante: el ataúd estaba vacío y los dolientes eran actores contratados, según El metro.

La extravagante ceremonia contó con un coche fúnebre tirado por caballos, autos antiguos, dolientes con sombreros de copa y un coro completo, todo dedicado a un joven letón llamado Lauris Zaube. Sin embargo, antes de que comenzara el servicio, el director del coro reveló un secreto inquietante, el medio de comunicación.

Se reveló que no había ningún individuo muerto real llamado Lauris, y el supuesto hermano que organizó el servicio bajo el nombre de «Clyde Zaube» se había inventado toda la historia. Afirmó que Lauris había muerto congelada y presentó también un certificado de defunción ruso sospechoso. Posteriormente, las investigaciones descubrieron que Lauris Zaube existía, pero estaba en Letonia, cerca de una presa helada, y estaba muy vivo. Además, no se ha encontrado ningún hermano llamado Clyde.

Ante este impactante engaño, el padre McHardy no pudo continuar con el funeral y decidió, con razón, cancelar la falsa ceremonia. El padre McHardy reveló que la solicitud para el funeral se había presentado tres o cuatro semanas antes y, cuando se le preguntó sobre la conexión con la iglesia, le habían dicho falsamente que sí la había. El individuo identificado como Clyde aparentemente había elegido las lecturas para el servicio.

READ  'Ir a lo grande': el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, lanza un extenso plan de infraestructura

“El día del funeral, todo empezó a desmoronarse”, dijo el padre McHardy. “Los sepultureros iban a recoger el cuerpo, pero a último momento les dijeron: 'no hay cuerpo, tenemos las cenizas'”.

El padre McHardy notó que había dos grupos de «dolientes» en la iglesia, uno de los cuales resultaron ser actores, quienes, a pesar de las extrañas circunstancias, se mantuvieron respetuosos y educados.

Haga clic para obtener más noticias de actualidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *