Una crisis migratoria sin precedentes: caracterización y análisis de su profundidad

Una crisis migratoria sin precedentes: caracterización y análisis de su profundidad




Foto de portada: Gobierno de Panamá / Servicio Nacional de Migración de Panamá / X (Twitter)

En noviembre de 2023, el Diálogo Interamericano publicó el informe “Una crisis migratoria sin precedentes: caracterizando y analizando su profundidad”. En el informe, Manuel Orozco, director del programa de Migración, Remesas y Desarrollo, y Patrick Springer, asistente del programa, detallan el aumento más reciente de la migración regional.

La reciente ola de migración hacia la frontera estadounidense ha sido calificada de crisis. Las referencias de los medios destacan la difícil situación de las personas que llegan y pasan por el Darién, Centroamérica y México para caracterizar el problema. Otros han señalado un aumento de las llegadas a ciudades estadounidenses en cantidades que resultan difíciles de gestionar para las comunidades locales. Después de analizar diversos datos comparados con tendencias históricas, los autores concluyen que la ola actual constituye efectivamente una crisis.

Algunos indicadores para ofrecer una dimensión de crisis como ésta son los siguientes:

  • Entre enero de 2021 y septiembre de 2023, 7.5 millones de migrantes indocumentados llegaron a la frontera de Estados Unidos con México
  • Esta cifra representa 7,800 encuentros diarios en 2023 para solo nueve sectores de la Patrulla Fronteriza en la frontera con México y en los que realizan lo siguiente:
    • Tres millones son arrestados; 579 mil expulsados ​​y un millón considerados inadmisibles
  • Estas llegadas representan casi el 1% de la población estadounidense en 2022 y 2023, respectivamente.
    • Esta es la cifra más alta de la historia y el doble que cualquier año de referencia desde 1990.
  • También hay un aumento de migrantes hacia países de América Latina y el Caribe que superarán los diez millones de personas en 2023, liderados en gran medida por venezolanos.
    • Esta situación extiende el desafío de la movilidad más allá de unos pocos países, sino a diez
  • Se amplía el número de países que sirven como tránsito o de acogida de migrantes, desde Colombia, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Chile o México hasta países menos conocidos como Nicaragua que permiten vuelos directos a Managua desde Puerto Príncipe.
  • El número de nacionalidades que buscan asilo en Estados Unidos pasa de México y el Triángulo Norte a un rango más amplio que va desde Nicaragua, Cuba, Haití, Venezuela, Rusia, Birmania y Ucrania:
    • La fragilidad de los estados define la naturaleza de la migración: más del 30% de todos los encuentros con migrantes provienen de estas siete nacionalidades.
  • Las llegadas ya no son una cuestión de migración masculina.
    • 1 de cada 20 es menor no acompañado, la mitad de los cuales proviene de Guatemala
  • El 30% son familias que llegan a la frontera, una cifra sin precedentes antes del año 2000.
  • Una de cada cuatro familias centroamericanas tiene la intención de migrar, pero alrededor del 10% de todas las familias ha tenido un miembro migrando cada año desde 2018.
    • No hay otro precedente en la historia de una salida tan grande, ni siquiera durante las guerras civiles de los años 1980.

El denominador común es la estabilidad política, que se manifiesta de manera diferente en cada país, pero especialmente en la recesión económica de un régimen no democrático (como Venezuela o Haití) o en la expulsión masiva de personas como cuestión de política de Estado, como en Caso de Cuba y Nicaragua. .

Es posible que los factores de atracción también hayan influido, en particular la rápida disminución del desempleo durante la pandemia, que coincidió con el dramático aumento.

Lea el Informe

DESCARGA EL INFORME AQUÍ:

READ  Hernando Torrealba Schneider: el presidente Biden debe defender el estado de derecho en Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *