Una nueva estrategia revela la “completa complejidad química” de la decoherencia cuántica

Una nueva estrategia revela la “completa complejidad química” de la decoherencia cuántica

Investigadores de Rochester han propuesto una estrategia para comprender cómo se pierde la coherencia cuántica en moléculas en disolventes con plena complejidad química. Los hallazgos abren la puerta a la modulación racional de la coherencia cuántica mediante el diseño y la funcionalización químicos. Crédito: Anny Ostau De Lafont

Los resultados se pueden utilizar para diseñar moléculas con propiedades de coherencia cuántica personalizadas, sentando las bases químicas para las tecnologías cuánticas emergentes.

En la mecánica cuántica, las partículas pueden existir en múltiples estados a la vez, desafiando la lógica de las experiencias cotidianas. Esta propiedad, conocida como superposición cuántica, es la base de las tecnologías cuánticas emergentes que prometen transformar la informática, la comunicación y la detección. Pero las superposiciones cuánticas enfrentan un desafío importante: la decoherencia cuántica. Durante este proceso, la delicada superposición de estados cuánticos se rompe cuando interactúa con su entorno.

El desafío de la decoherencia cuántica

Para aprovechar el poder de la química para construir arquitecturas moleculares complejas para aplicaciones cuánticas prácticas, los científicos deben comprender y controlar la decoherencia cuántica para poder diseñar moléculas con propiedades de coherencia cuántica específicas. Para ello es necesario saber modificar racionalmente la estructura química de una molécula para modular o mitigar la decoherencia cuántica. Para ello, los científicos necesitan conocer la “densidad espectral”, la cantidad que resume qué tan rápido se mueve el entorno y con qué fuerza interactúa con el sistema cuántico.

Innovación en medición de densidad espectral

Hasta ahora, cuantificar esta densidad espectral de una manera que refleje con precisión la complejidad de las moléculas ha sido difícil de alcanzar para la teoría y la experimentación. Pero un equipo de científicos ha desarrollado un método para extraer la densidad espectral de las moléculas en el disolvente mediante experimentos de resonancia Raman simples, un método que captura toda la complejidad de los entornos químicos. Dirigido por Ignacio Franco, profesor asociado de química y física de la Universidad de Rochester, el equipo publicó los hallazgos en procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

Vinculando la estructura molecular a la decoherencia cuántica

Utilizando la densidad espectral extraída, es posible no sólo comprender la rapidez con la que se produce la decoherencia, sino también determinar qué parte del entorno químico es la mayor responsable de ella. Como resultado, los científicos ahora pueden mapear vías de decoherencia para vincular la estructura molecular con la decoherencia cuántica.

“La química se basa en la idea de que la estructura molecular determina las propiedades químicas y físicas de la materia. Este principio guía el diseño moderno de moléculas para aplicaciones médicas, agrícolas y energéticas. Usando esta estrategia, finalmente podemos comenzar a desarrollar principios de diseño químico para tecnologías cuánticas emergentes”, dice Ignacio Gustin, estudiante de posgrado en química en Rochester y primer autor del estudio.

Experimentos de resonancia Raman: una herramienta clave

El gran avance se produjo cuando el equipo reconoció que los experimentos de resonancia Raman proporcionaban toda la información necesaria para estudiar la decoherencia con la máxima complejidad química. Estos experimentos se utilizan habitualmente para estudiar fotofísica y fotoquímica, pero no se ha apreciado su utilidad para la decoherencia cuántica. Ideas clave surgieron de conversaciones con David McCamant, profesor asociado en el departamento de química de Rochester y experto en espectroscopia Raman, y con Chang Woo Kim, ahora profesor de la Universidad Nacional de Chonnam en Corea y experto en decoherencia cuántica, mientras era investigador. becario postdoctoral en Rochester.

Estudio de caso: decoherencia de timina

El equipo utilizó su método para mostrar, por primera vez, cómo la electrónica se superpone en la timina, uno de los componentes básicos de ADN, se desarrolla en sólo 30 femtosegundos (un femtosegundo es una millonésima de billonésima de segundo) tras absorber la luz ultravioleta. Descubrieron que ciertas vibraciones en la molécula dominan las primeras etapas del proceso de decoherencia, mientras que el solvente domina las etapas posteriores. Además, descubrieron que las modificaciones químicas de la timina pueden alterar significativamente la tasa de decoherencia, con interacciones de enlaces de hidrógeno cerca del anillo de timina que conducen a una decoherencia más rápida.

READ  Misteriosa y repetida ráfaga de radio rápida actúa como un silbido celestial

Implicaciones y aplicaciones futuras

En última instancia, la investigación del equipo allana el camino para comprender los principios químicos que gobiernan la decoherencia cuántica. «Estamos entusiasmados de utilizar esta estrategia para comprender finalmente la decoherencia cuántica en moléculas con complejidad química completa y utilizarla para desarrollar moléculas con propiedades de coherencia sólidas», dice Franco.

Referencia: “Mapeo de vías de decoherencia electrónica en moléculas” por Ignacio Gustin, Chang Woo Kim, David W. McCamant e Ignacio Franco, 28 de noviembre de 2023, procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.
DOI: 10.1073/pnas.2309987120

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *