Venezolanos lamentan el fin del impulso por la dolarización

Venezolanos lamentan el fin del impulso por la dolarización

Imagen ilustrativa.

Mayela Armas, Reuters

Cuando la economía venezolana mostró signos tentativos de recuperación en 2020, Enrique Perrella pensó que era hora de abrir una cafetería en el este de Caracas que sirviera café, pasteles y desayunos. Pero en enero de este año, ante el aumento de los alquileres, el aumento de los impuestos y las limitaciones financieras, lo cerró. “El auge ha terminado”, dijo Perrella. «No hay protección a la inversión». Después de una breve recuperación tras la dolarización de facto, la economía de Venezuela es una vez más víctima de una alta inflación, la caída de los salarios y la disminución de las compras y la producción de bienes, dicen empresarios y analistas.

El gobierno de Nicolás Maduro alivió los controles cambiarios en 2019, permitiendo más transacciones en dólares a pesar de las sanciones estadounidenses. La medida condujo a una ligera recuperación en 2021 y 2022 después de ocho años de colapso económico y la migración de unos 7,3 millones de venezolanos. Maduro elogió el crecimiento económico del 15% el año pasado y dijo en agosto que la expansión continuaba.

Pero operadores y analistas dijeron que el impulso para la dolarización había resultado insuficiente ante la restricción del crédito, una depreciación de la moneda local, impuestos más altos, un gasto gubernamental ajustado en medio de menores ingresos petroleros y menores facturas de servicios públicos. La actividad económica cayó un 7 % en el primer semestre de 2023 respecto al mismo periodo de un año antes, según el no gubernamental Observatorio Financiero Venezolano, mientras que la inflación alcanzó el 398 % interanual en julio, según el banco central.

READ  Pese a donaciones de aliados, pocos venezolanos se vacunan contra el COVID-19

El mes pasado, Yaner Fung cerró el pequeño supermercado que posee desde hace 15 años en el oeste de Barquisimeto. «Tuve que cerrar porque en los últimos dos meses las ventas bajaron por el menor poder adquisitivo… y sobre todo por el aumento de impuestos y servicios públicos», dijo.

Fung ahora trabaja para una empresa similar. “Pasé de dueño a empleado”. Otras empresas supervivientes dijeron que estaban recortando precios, salarios y márgenes de beneficio para mantenerse a flote. «Para mantener el negocio hemos tenido que recortar salarios y trabajar menos días a la semana», afirmó el propietario de una pequeña fábrica de alimentación en el centro industrial de Valencia, que pidió no ser identificado. “No hay poder adquisitivo”. Según Conindustria, la producción industrial cayó un 7,6% en el primer semestre del año, en comparación con el mismo período de 2022. Las ventas comerciales cayeron un 9% en el mismo período, dijo la firma analista local Ecoanalítica. El banco central, que no publica datos del producto interno bruto desde 2019, no respondió a las solicitudes de comentarios. “En el primer semestre de 2022 vimos un crecimiento facilitado por una disminución de los controles y un mayor uso del dólar, pero luego se desaceleró”, dijo Jesús Palacios de Ecoanalítica. «Los problemas económicos estructurales, como la crisis crediticia y la falta de recuperación de los servicios públicos, entre otros, no se han resuelto».

Los minoristas de la capital, Caracas, están ofreciendo descuentos para aumentar la base de clientes, pero los comerciantes dicen que muchas personas todavía no pueden permitirse el lujo de comprar debido a los bajos salarios.

READ  Juan Guaidó de Venezuela en Washington tras causar revuelo en Colombia

“Hace años me sentía millonaria, hoy mi salario no me alcanza”, dice Migdalia Uviedo, de 58 años, maestra jubilada que ahora trabaja como tutora y costurera. «Para sobrevivir, busco alimentos más baratos». La pensión de Uviedo equivale a 9 dólares mensuales. Con sus otras obras gana unos 20 dólares. Una docena de huevos cuesta alrededor de $4, una libra de pollo $3 y un galón de leche $1,80.

Más de la mitad de los venezolanos ganan menos de 100 dólares al mes, dice Ecoanalítica, e incluso las familias que reciben ingresos en dólares pueden tener dificultades para costear alimentos y medicinas. Restaurantes, cafés y panaderías como Perrella florecieron con la dolarización. Pero ya este año han cerrado 25 en Caracas, dijo Iván Puerta, titular de la Cámara de Restaurantes. Los que quedan han hecho grandes descuentos para atraer a los clientes, y los almuerzos que costaban 20 dólares a principios de 2023 ahora cuestan tan solo 10 dólares. Pero las ventas han bajado, dicen los restauranteros, mientras que los costos de producción se han cuadruplicado en el último año. “Tenemos que seguir reinventándonos”, dijo Giulio Gallucci, socio de un restaurante mexicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *