Venezuela codicia los campos petroleros de Guyana

Venezuela codicia los campos petroleros de Guyana

El referéndum del domingo en Venezuela preguntó al electorado si estaba de acuerdo en que dos tercios de Guyana realmente pertenecen a Venezuela. La dictadura de Nicolás Maduro buscaba un “sí” y pensaba que estaba en un punto muerto.

Guyana era colonia británica en 1899 cuando un tribunal de París ratificó su gobierno sobre la región del Esequibo. Caracas ha impugnado durante mucho tiempo el fallo. Desde la más tierna infancia, a los venezolanos se les alimenta la doctrina de que les robaron sus tierras. De modo que la aprobación de las cinco preguntas del referéndum –incluida la que propone la creación de un nuevo Estado venezolano– era la favorita.

A última hora de la mañana del domingo, el régimen afirmó haber contado con una fuerte participación; Por la tarde, la oposición publicó fotografías de colegios electorales vacíos y informó de una alta abstención. Al cierre de esta edición no había resultados oficiales. Pero casi no importa. El fracasado Maduro parece decidido a discutir con un vecino. Las únicas preguntas son: ¿hasta dónde llegará y cuánto le costará?

El referéndum fue un llamado a los venezolanos a unirse alrededor de la bandera, que es el truco más antiguo en el manual del tirano sobre qué hacer cuando las cosas van mal. Y estan.

La economía se ha derrumbado desde que Maduro asumió el poder en 2013. El nivel de vida de Venezuela, que alguna vez fue la envidia de América del Sur, está en declive. Alrededor de 7,5 millones de personas, o una cuarta parte de la población, han emigrado, destruyendo familias. Crece la presión sobre la dictadura para que levante la prohibición a la candidatura presidencial de 2024 de la popular líder de la oposición María Corina Machado.

READ  Irán equipará parque científico y tecnológico de Venezuela

La otra razón por la que Maduro convocó el referéndum es que el territorio en disputa de Guyana corresponde a lo que se cree que son enormes reservas de petróleo frente a sus costas. La incompetencia y la corrupción de Venezuela hacen que ni siquiera pueda extraer el petróleo que tiene dentro de sus fronteras. Pero Maduro ve que la nación vecina se está enriqueciendo y, en consecuencia, debe oponerse a ello. Después de todo, la envidia es la madre del comunismo.

En 2015, Exxon Mobil realizó su primer descubrimiento de petróleo crudo en el bloque Stabroek en aguas de Guyana. El “recurso bruto recuperable”, según la compañía, “se estima ahora en más de ocho mil millones de barriles de petróleo equivalente” provenientes de más de una docena de pozos exitosos. En total, se estima que hay 11 mil millones de barriles de petróleo equivalente en aguas de Guyana, y al menos otras cinco compañías petroleras internacionales operan en el área.

En septiembre, Guyana recibió ofertas para la exploración y explotación de ocho nuevos bloques. Pero a diferencia de los pozos existentes, de los que Exxon, sus socios y algunos competidores ya están extrayendo crudo, los recursos petroleros de los bloques recientemente subastados se encuentran frente a las costas de la región de Esequibo. Maduro los quiere.

En 1966, Venezuela y Guyana acordaron discrepar en territorio en virtud del Acuerdo de Ginebra. En marzo de 2018, las Naciones Unidas utilizaron la autoridad que les otorga ese acuerdo para remitir el caso a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que se espera que se pronuncie sobre el asunto a principios del próximo año.

READ  La criptomoneda del cofundador de Apple aumenta un 1,400% en días

El referéndum del domingo sugiere que a Venezuela, que ha dicho más de una vez que el tribunal no tiene jurisdicción para pronunciarse sobre la disputa, no le gustan las probabilidades y está lista para tomar el asunto en sus propias manos. La semana pasada hubo rumores de que un número simbólico de militares venezolanos se había acercado a la frontera. Brasil ha puesto en alerta a sus fuerzas armadas en la región. Los líderes de las Fuerzas Especiales del Ejército de EE.UU. se reunieron con sus homólogos de Guyana la semana pasada, pero el Comando Sur de EE.UU. declinó hacer comentarios el viernes. El Departamento de Estado no respondió a las solicitudes de comentarios.

La invasión de las Islas Malvinas podría haber aportado cierto apoyo al impopular dictador argentino Leopoldo Galtieri en 1982, si la primera ministra británica Margaret Thatcher no hubiera estado tan decidida a agitar la Union Jack.

Quizás Maduro tenga en mente la aventura de Galtieri, ya que hoy en día no existe un equivalente de Thatcher. Parece faltar disuasión, especialmente por parte de Estados Unidos.

La agresión militar contra una nación soberana más pequeña no será bien recibida, ni siquiera entre los aliados habituales de Maduro. El presidente de Brasil, Luiz Inacío «Lula» da Silva, es partidario de las dictaduras militares cubana y venezolana, pero también es partidario de la resolución pacífica de disputas transfronterizas mediante tribunales internacionales.

Maduro tampoco puede contar con el apoyo de La Habana. Cuba ha dependido durante mucho tiempo del apoyo del Caribe de habla inglesa en las Naciones Unidas y otros foros internacionales. Su primera lealtad es hacia Guyana. Incluso China, que está realizando inversiones petroleras en aguas de Guyana, no quiere una invasión.

READ  Cómo comprar Bitcoin y otras criptomonedas de forma segura

Finalmente, una de las pruebas de jurisdicción más importantes es la autodeterminación de la población local. Es poco probable que los guyaneses que viven en Esequibo quieran convertirse en venezolanos.

Sin embargo, a pesar de la desaprobación generalizada de lo que el mundo parece haber juzgado ya como una provocación contra un vecino pacífico, sería imprudente subestimar la desesperación que se está acumulando en Caracas. Si Maduro descubre que se ha arrinconado, no se descartarán medidas desesperadas. Es poco probable que Cuba, Brasil y China se adhieran a sus principios.

Envíe un correo electrónico a O’[email protected].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *