Venezuela vuelve a rondar las elecciones argentinas

Venezuela vuelve a rondar las elecciones argentinas

El 22 de octubre se celebraron elecciones presidenciales en Argentina. Alrededor de 35 millones de argentinos estaban llamados a votar para elegir al próximo presidente. Las elecciones terminaron con una sorpresiva victoria de Sergio Massa, actual ministro de Economía y candidato de la coalición en el poder, desde el centroizquierda hasta la izquierda peronista. Unión por la Patria, a pesar de que estaba a tres puntos de alcanzar el 40% de los votos necesarios para ganar la presidencia ese día. El 19 de noviembre afrontará una segunda vuelta contra Javier Milei, candidato de la coalición de derecha libertaria Avances de la libertad.

La campaña volvió a poner en primer plano un «viejo fantasma»: la crisis venezolana. Durante todo el proceso electoral, Venezuela fue utilizada como ejemplo de lo que podría pasar si Massa fuera elegido. En agosto, durante las elecciones primarias, dos candidatos de la oposición utilizaron varias veces el ejemplo venezolano: Milei y centro derecha Llegó para el cambio. la candidata Patricia Bullrich.

Milei tiene un historial muy bien documentado de utilizar a Venezuela para sus discursos. Cuando ganó su escaño en el Congreso en 2021, la bandera venezolana estaba detrás de él. Ha comparado consistentemente la presidencia de Alberto Fernández con la de Nicolás Maduro, en materia de inseguridad e inflación.

Bullrich, por su parte, apoya desde hace tiempo a la candidata opositora María Corina Machado. Esta exministra de Seguridad del gobierno de Macri fue observadora internacional en varias elecciones en Venezuela durante su mandato como diputada. Cuando el famoso periodista argentino Jorge Lanata fue arrestado en Caracas, ella lideró la presión internacional para su liberación. Más recientemente, presentó un informe a la DEA advirtiendo sobre una posible visita de Maduro a Buenos Aires durante la reunión de la CELAC, todo esto mientras acompañaba a la comunidad venezolana en las marchas frente al hotel cumbre.

READ  Nigeria aspira a unirse a los BRICS en 2026

Este duro enfoque contra el kirchnerismo fue útil para ambos; Bullrich ganó fácilmente Llegó para el cambio. nominación sobre el centrista alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y Milei fue sorprendentemente la candidata más votada de todos los partidos en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 13 de agosto.

el panqueque

Massa también utilizó la crisis venezolana para generar impulso político, pero de maneras muy diferentes. Conocido en Argentina como el «panqueque político» por la facilidad con la que derroca, era muy cercano a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, una peronista de izquierda y firme aliada del fallecido Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Pero después de dejar el cargo, Massa comenzó a distanciarse del kirchnerismo, hasta el punto de que en 2013 compitió en una nueva coalición peronista de centro derecha contra los kirchneristas de Cristina en la populosa provincia de Buenos Aires. Obtuvo un escaño en el Congreso. Dos años después compitió por la presidencia en la misma coalición, quedando tercero, y en la segunda vuelta apoyó al principal enemigo de Cristina: Mauricio Macri.

En realidad, Macri inicialmente pensó que Massa sería un aliado, pero se equivocó. Massa lo traicionó, iniciando una enorme rivalidad política entre ellos. Durante estos años, Massa apoyó muchas actividades de la Mesa Redonda de la Unidad Democrática (MUD) de la oposición venezolana en Venezuela e incluso apoyó la proclamación de Juan Guaidó en 2019. Ese mismo año regresó al kirchnerismo. Fue el primer candidato a diputado en Buenos Aires acompañando la segunda vuelta Fernández-Fernández de Kirchner.

Con la elección de Alberto Fernández como presidente, Massa fue designado presidente, lo que le permitió mantenerse alejado de la catastrófica gestión de la pandemia, la crisis económica y los enfrentamientos públicos entre el presidente y la vicepresidenta Cristina Kirchner. El año pasado, en un movimiento histórico, Massa asumió el cargo de ministro de Economía después de que una crisis de gabinete afectara al gobierno. Luego de esta jugada, con la debacle del poder de Alberto Fernández, Massa logró convertirse en el hombre fuerte del peronismo y la figura principal del gobierno.

La inflación alcanzó el 150%, el peso se devaluó constantemente y la pobreza se disparó. Y un par de días después de las elecciones en muchas provincias no había gasolina. El escenario tiene resonancias con la crisis venezolana, y esas resonancias son, en este momento, parte del discurso que da coherencia a la coalición de Milei.

Alarmismo desde la derecha

Antes de las elecciones generales, el Llegó para el cambio. la campaña liderada por Bullrich se centró en combatir al kirchnerismo, mientras que la campaña de Milei puso el foco en el ataque a Bullrich y “la casta» (casta). Milei llamó a Bullrich para mutónera (Guerrillero peronista de izquierda de los años 1970) por su militancia entre la juventud peronista. También la acusó de matar niños durante las insurgencias guerrilleras y de ser alcohólica. Estos ataques terminaron con Milei siendo llevada ante la justicia por Bullrich. Pero después de las elecciones, la victoria de Massa presentó un escenario que nadie esperaba: la posibilidad de que el actual gobierno fuera reelegido. Con la intermediación de Mauricio Macri, Bullrich aceptó una disculpa pública y lo apoyó para la segunda vuelta. La justificación que presentó fue sencilla: si no le ganamos a Massa, Argentina será Venezuela.

READ  11 embajadores latinoamericanos visitan Asuán

Un aliado de Bullrich afirmó que la baja participación permitió a Hugo Chávez ganar en 1998, tratando de convencer a los votantes moderados de que se decidieran por Milei. El periodista Jonatan Viale utiliza este ejemplo en muchos de sus programas, incluso entrevistando a Juan Guaidó para corroborarlo. Viviana Canosa –la “Tucker Carlson argentina”, antigua némesis de Milei– ahora dice que votará por él para evitar que Massa se convierta en el próximo Chávez.

Alarmismo desde la izquierda

Asimismo, Massa también encontró la manera de utilizar a Venezuela en su campaña de miedo contra Milei. Una de las razones por las que muchos politólogos creen que Massa ganó la primera vuelta fue su capacidad para asustar al electorado con la idea de una presidencia de Milei, por ejemplo cuestionando la propuesta de dolarización -una de las medidas claves de la plataforma Milei- afirmando que la adopción del dólar por parte de la presidencia de Milei no ha solucionado los problemas económicos de Venezuela. EL Unión por la Patria La campaña también comparó la retórica violenta de los discursos de Milei con la de Hugo Chávez. También porque Massa se centra en evitar vínculos con el kirchnerismo, tan cercano al chavismo. Le gusta decir que es simplemente un peronista puro y duro.

Cuando los venezolanos en Internet acusan a Massa de ser chavista o dicen que Argentina ya es como Venezuela, los peronistas responden que compararlos con el chavismo es ignorar la historia y la idiosincrasia de Argentina. Incluso se teme que este activismo de la comunidad venezolana pueda provocar ataques xenófobos por parte del kirchnerismo.

El caso es que, a dos semanas de las elecciones, ambos contendientes se acusan mutuamente de ser chavistas. En los próximos días tendremos un debate, más entrevistas a candidatos y probablemente más menciones a Venezuela en las elecciones más polarizadas de la historia actual de Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *