El jefe de justicia pakistaní inaugura el reconstruido templo hindú destruido por islamistas radicales

Un templo hindú secular, destrozado e incendiado por una turba enfurecida de islamistas radicales en el noroeste de Pakistán el año pasado, fue abierto a los devotos por el presidente del Tribunal Supremo Gulzar Ahmed, quien ordenó a las autoridades que lo reconstruyeran, según un informe de los medios.

En diciembre del año pasado, el templo centenario de Shri Param Hans Ji Maharaj en la aldea de Teri en el distrito de Karak de Khyber Pakhtunkhwa fue destrozado y demolido por una turba encabezada por clérigos locales pertenecientes a Jamiat Ulema-e-Islam Fazl (JUI – F).

El presidente del Tribunal Supremo Ahmed ordenó en ese momento a las autoridades que reconstruyeran el templo y les ordenó recuperar el dinero para el trabajo de restauración de los atacantes cuyo acto había causado «vergüenza internacional» a Pakistán.

El lunes, el presidente del Tribunal Supremo, Ahmed, asistió a una gran función en el templo reconstruido para celebrar el Diwali y expresar su solidaridad con los miembros de la comunidad hindú, el Tribuna Espressa informado por el diario.

Al dirigirse a la ceremonia inaugural, el presidente del Tribunal Supremo Ahmed dijo que la Corte Suprema de Pakistán siempre ha tomado medidas para proteger los derechos de las minorías y continuará haciéndolo en el futuro, informa el periódico.

Según la constitución, los hindúes disfrutan de los mismos derechos que las personas de otras religiones en Pakistán, dijo el periódico.

Si bien aseguró que la Corte Suprema garantizará la protección de la libertad religiosa para las comunidades minoritarias en el país, dijo que nadie tiene la autoridad para destruir o dañar un lugar de culto religioso perteneciente a otra comunidad.

READ  EE.UU. advierte a Pak, dice que volverá a examinar los lazos basados ​​en su relación con los talibanes | Noticias del mundo

La comunidad presentó un turbante y un Corán digital al presidente de la Corte Suprema. Fue invitado al evento por el Consejo Hindú de Pakistán, que también acogió a peregrinos de las provincias de Sindh y Baluchistán.

El patrón en jefe del Consejo Hindú de Pakistán y miembro de la Asamblea Nacional, el Dr. Ramesh Kumar Vankwani, expresó su gratitud por las medidas tomadas por el presidente de la Corte Suprema y la Corte Suprema, según el informe.

Kumar, un alto líder del partido gobernante Tehreek-e-Insaaf dirigido por el primer ministro Imran Khan, dijo que si se toman medidas similares para inaugurar cuatro templos históricos más, esto ayudaría a mejorar la imagen del país en el mundo, según el informe.

El santuario reconstruido está asociado con un santo, Shri Param Hans Ji Maharaj, en el distrito de Karak de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, donde se fundó el templo en 1920. El mes pasado, el tribunal superior también ordenó al gobierno provincial de Khyber, Pakhtunkhwa, recuperar 1,94 USD. 161 de los perpetradores involucrados en el vandalismo del santuario.

Más de 100 personas involucradas en el incidente fueron arrestadas, según la directiva de la corte suprema.

En 1997, el santuario fue atacado por primera vez y gravemente dañado, y Vankwani había acudido a la corte suprema en 2015 en busca de ayuda para restaurar el lugar sagrado y reiniciar la peregrinación anual.

Después de que la Corte Suprema emitió directivas al gobierno provincial para restaurar y preservar el templo de Teri, el Consejo Hindú de Pakistán comenzó a realizar la feria anual en 2015.

READ  Antony Blinken, el francés | Elecciones estadounidenses

Como el templo está dirigido por familias hindúes locales, está administrativamente bajo el gobierno de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa y no bajo el control de la Junta de Propiedad del Fideicomiso de Evacuados.

Los hindúes constituyen la comunidad minoritaria más grande de Pakistán. Según estimaciones oficiales, 75 mil rupias de hindúes viven en el país. La mayor parte de la población hindú de Pakistán está asentada en la provincia de Sindh, donde comparte cultura, tradiciones e idioma con los residentes musulmanes. A menudo se quejan de acoso por parte de extremistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *