El proyecto de ley de finanzas elevará el costo de vida y exacerbará las disparidades económicas

El proyecto de ley de finanzas elevará el costo de vida y exacerbará las disparidades económicas

Un comprador prueba paquetes de azúcar en un supermercado en Kakamega Town. [Mumo Munuve, Standard]

«Las cosas se derrumbaron; el centro no aguanta» es un extracto del epígrafe de la novela clásica de Chinua Achebe, ‘Las cosas se desmoronan’.

Describe acertadamente el escenario actual en Kenia. El país enfrenta una gran variedad de desafíos, incluidos el alto costo de vida, la inflación, la caída de los ingresos, el desempleo y la corrupción. Como resultado, muchos kenianos están lidiando con la incertidumbre, lo que les hace sentir que las cosas se están desmoronando.

El liderazgo actual ha abandonado sus promesas de campaña a los «tramposos» y, en cambio, está produciendo desinformación y propaganda sobre temas críticos. Irónicamente, es en este contexto que el gobierno nos impone la ley de presupuesto 2023, ignorando por completo nuestras preocupaciones colectivas. El proyecto de ley propone una serie de cambios radicales en nuestra política tributaria que tendrán implicaciones de largo alcance.

Se plantea la pregunta, ¿estamos en una dictadura o es esta captura del estado en su forma más cruda? Aquellos en el poder solo están interesados ​​en su propia agenda, ignorando totalmente el impacto general del proyecto de ley en la gente.

Algunas de las propuestas notables incluyen duplicar el impuesto al valor agregado sobre los productos derivados del petróleo del 8 al 16 %, aumentar el impuesto especial sobre las transacciones de dinero móvil al 15 %, introducir un alojamiento obligatorio del empleado del 3 % a cargo de los empleadores, 3 % para las pequeñas y medianas impuesto sobre el volumen de negocios de un centavo comercial aplicable a empresas con un volumen de negocios diario de aproximadamente 1400 chelines, y un impuesto de retención del 15 por ciento sobre las ganancias digitales.

READ  Actividad económica en Venezuela cae 2,2% en el segundo trimestre, según la ONG

Si los cambios propuestos entran en vigor, la carga fiscal obstaculizará el crecimiento económico y podríamos seguir el camino de Grecia y Venezuela. La crisis económica griega comenzó en 2009 y en 2010 la carga fiscal superaba el 40% del PIB.

Combinado con la alta deuda pública, la corrupción y la mala gestión financiera, llevó a que la economía se contrajera en más del 25 % para 2015. En Venezuela, la carga fiscal fue aún mayor, llegando a más del 50 % del PIB en 2016. También hubo corrupción generalizada e ineficiencia que condujo a la hiperinflación y al colapso económico.

Estamos ante un eminente colapso económico por problemas similares que podemos solucionar aprendiendo de los dos países. En lugar de aumentar los impuestos, el gobierno debería centrarse en reducir los gastos, fortalecer la rendición de cuentas y mejorar los ingresos. Necesitamos un sistema fiscal justo y equilibrado.

El gobierno parece pensar que subir los impuestos es la solución para financiar sus proyectos y pretende emular el modelo de Singapur en la construcción de viviendas asequibles. De hecho, Singapur tiene un sistema fiscal muy progresivo diseñado para redistribuir la riqueza y garantizar que todos tengan las mismas oportunidades de éxito. El sistema de vivienda pública de Singapur se financia con una combinación de subsidios gubernamentales e inversiones del sector privado, no mediante impuestos adicionales impuestos a los ciudadanos.

Es probable que las propuestas de este proyecto de ley aumenten el costo de vida y exacerben las disparidades económicas. Por lo tanto, es vital que el gobierno preste atención a las preocupaciones de los ciudadanos y demuestre un compromiso genuino para incorporar sus aportes.

READ  Envejecimiento y abandono en el fallido estado de Venezuela

-La Sra. Taa es analista de políticas y gobernanza. [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *