La crisis económica de Venezuela alimentada por el saqueo de la petrolera estatal |  Internacional

La crisis económica de Venezuela alimentada por el saqueo de la petrolera estatal | Internacional

La caída de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), la compañía petrolera estatal de Venezuela, ha reflejado las dificultades económicas del país durante los últimos 10 años. El reciente arresto del ex ministro de Petróleo Tareck El Aissami, un aliado confiable del presidente Nicolás Maduro, acusado de desviar miles de millones de dólares, es el ejemplo más reciente de la fuga de décadas de la principal fuente de ingresos del país. Varios presidentes de PDVSA han sido acusados ​​de corrupción desde que Hugo Chávez y sus seguidores tomaron el control de Venezuela. Dos fueron condenados, uno huyó al exilio y otro murió en prisión.

Rafael Ramírez, una figura clave en la estructura de poder de Chávez, está en el exilio. Fue presidente de PDVSA de 2004 a 2013 y fue el zar de la energía de Hugo Chávez. Ramírez niega rotundamente las acusaciones de corrupción hechas por ex colegas que alegan que malversó millones mediante transacciones irregulares, malversación de capital, cuentas secretas, sobornos y lavado de dinero. Los legisladores del partido de oposición impusieron cargos similares en 2016.

Ramírez fue reemplazado por Eulogio del Pino en 2014. En septiembre de 2017, fue detenido una madrugada en su domicilio y acusado de malversación de fondos, decomiso ilegal y sobrecobro en transacciones millonarias que perjudicaban los intereses nacionales. Los antichavistas habían sospechado durante mucho tiempo que Ramírez era corrupto y el partido gobernante finalmente actuó en su contra.

Nelson Martínez sucedió a Del Pino y fue arrestado por corrupción al año siguiente en un momento en que protestas masivas sacudieron al país debido a la hiperinflación y la escasez generalizada de alimentos. Martínez murió en prisión ese mismo año debido a una enfermedad cardíaca crónica agravada por su arresto y encarcelamiento. Su familia dijo que había estado detenido sin juicio durante un año.

READ  Ranking de los 10 principales diarios de Venezuela

Manuel Quevedo y Asdrúbal Chávez dirigieron PDVSA sin escándalos públicos. Sin embargo, supervisaron una empresa paralizada por sanciones internacionales, el deterioro de la infraestructura y un éxodo de trabajadores calificados. PDVSA estaba gravemente descapitalizada debido a la negativa de la administración de Maduro a abandonar un tipo de cambio fijo, lo que provocó que la producción de petróleo venezolana cayera de 2,5 millones a 400.000 barriles por día. Luego, el ministro de Petróleo, El Aissami, dimitió repentinamente en 2023 en medio de una ofensiva anticorrupción. Más tarde estuvo implicado en un plan de PDVSA que involucraba transacciones ilegales de criptomonedas que sangraron 21 mil millones de dólares de la compañía. Después de una breve pausa en las sanciones petroleras, Estados Unidos planea reintroducir restricciones a las ventas internacionales si Maduro no promete elecciones libres y justas el 28 de julio.

La nueva PDVSA nació hace 22 años, el 11 de abril de 2002, después de que los disturbios civiles generalizados derrocaran brevemente a Hugo Chávez del poder. Chávez había tratado de hacer de PDVSA su principal fuente de financiamiento para proyectos con motivaciones políticas y había reemplazado a los expertos en petróleo por aliados políticos que tenían poca o ninguna experiencia en el sector. Era la primera vez que PDVSA se veía envuelta en una tormenta política pública. Poco antes del intento de golpe, un Chávez furioso (con casco y silbando) se apoderó de las ondas y despidió públicamente a todos los ejecutivos de PDVSA.

Chávez y sus partidarios argumentaron que a PDVSA puede que le esté yendo bien, pero al país no. El gobierno pretendía utilizar la gallina de los huevos de oro del país para financiar inversiones sociales, medida a la que se opuso la dirección de PDVSA. Chávez ideó un plan para derrocar a los altos ejecutivos de PDVSA, burlándose de ellos como una «meritocracia» y acusándolos de inflar los costos de producción, compensaciones excesivas, favorecer a las multinacionales y ser parte de una élite privilegiada en una sociedad con muchas necesidades insatisfechas.

Tareck El Aissami, exministro de Petróleo de Venezuela, tras ser detenido el 9 de abril de 2024.Fiscalía de Venezuela

Fundada por el presidente Carlos Andrés Pérez en 1976, PDVSA surgió del proceso de nacionalización petrolera del país. Este fue un logro significativo para una Venezuela democrática, que ha operado como una empresa estatal independiente durante décadas. Se mantuvo alejado de la política y en gran medida no estuvo contaminado por la corrupción. El profesionalismo y la perspicacia gerencial de PDVSA fueron motivo de orgullo nacional, y su primer presidente, Rafael Alfonzo Ravard, es considerado un modelo en la administración pública.

En 2002, el liderazgo de PDVSA era tan apreciado que muchos creían que Hugo Chávez no desafiaría a la empresa. Ha ejercido una influencia significativa en la economía nacional como un importante exportador internacional de petróleo, gas y combustible. Durante la huelga petrolera (diciembre de 2002-marzo de 2003) orquestada por grupos de oposición para derrocar a Chávez, el astuto líder logró derrotar al grupo dirigente de PDVSA encabezado por Juan Fernández. Esta victoria fortaleció el control de Chávez sobre las empresas estatales, que posteriormente fueron apoyadas por los militares en 2004. Chávez despidió a miles de trabajadores y transformó a PDVSA en una empresa energética populista al servicio de la revolución.

«Para mí, el declive de PDVSA está vinculado a la enorme caída de la producción de petróleo y gas, y el punto de inflexión fue 2005», dijo Rafael Quiróz, economista petrolero y profesor de la Universidad Central de Venezuela. Fue entonces cuando la producción cayó por debajo de los tres millones de barriles por día y nunca se recuperó.

READ  Comentario: Occidente debe estar preparado para una larga batalla contra la tiranía

Quiróz culpa a la mala gestión gubernamental de destruir el negocio petrolero del país. “Al combinar las funciones del presidente de PDVSA con las del Ministerio de Energía y Petróleo, la empresa se ha visto cargada con tareas no industriales como la construcción de viviendas, la importación de alimentos y la distribución de bienes, todas ellas fuentes potenciales de corrupción. Ahora se vio obligado a cumplir una agenda política, revolucionaria o no”. Esto ha llevado inevitablemente a una continua fuga de capitales y corrupción, dice Quiróz.

Ministerio de Energía y Petróleo de Venezuela y sede de PDVSA; Caracas, abril de 2024.Miguel Gutiérrez (EFE)

Suscribirse a nuestro boletín semanal para obtener más cobertura informativa en inglés de EL PAÍS Edición USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *