La afición vuelve al Clásico de Venezuela por primera vez en 23 meses

De Giordano Florit.

Cuando Rosmel Villanueva del Caracas FC cabeceó un cabezazo de 90 minutos contra el histórico rival Deportivo Táchira en diciembre de 2019, no solo anotó el gol para ganar el título del Clausura con su club, sino que también anotó la final. Clásico goles ante la afición durante exactamente 700 días.

Menos de tres meses después, la pandemia de COVID-19 sumió al mundo en un confinamiento y obligó al fútbol, ​​cuando finalmente regresó, a puertas cerradas. En un país ya paralizado financieramente por la hiperinflación y las restricciones de EE. UU., casi ha agotado los pocos ingresos generados por los clubes de fútbol venezolanos.

El mes pasado, el gobierno venezolano finalmente permitió que los fanáticos regresaran a la liga de fútbol después de experimentar con la participación en los partidos de la selección nacional en septiembre y octubre. Los fanáticos no tuvieron que esperar mucho para la cita más importante del país: el clásico moderno, Caracas FC contra Deportivo Táchira, la capital contra la campaña, y el club más laureado frente a los más apoyados.

En el césped, el partido enfrentó a los dos equipos con las mejores actuaciones de la temporada hasta el momento; fuera de la cancha, estaba garantizado que sería un asunto unilateral. El Deportivo Táchira tiene su sede en San Cristóbal, a menos de 50 km de la frontera con Colombia ya más de 800 km del Estadio Olímpico del Caracas FC. Pero esa no era la única razón por la que los aficionados aurinegros podían esperar ser superados en número.

READ  Venezuela reabrirá la frontera con Colombia tras años de cierre

Para el último partido al que asistieron -aquella fatídica noche en la historia caraqueña de diciembre de 2019-, la hinchada capitalina pretendía estar allí, pero fueron detenidos en la frontera del Táchira por orden del Director General de Seguridad Ciudadana.

Los aficionados locales habían asaltado el final del partido fuera de casa y no se podía garantizar la seguridad de los espectadores que viajaban. El acto no fue olvidado.

Si bien el Caracas FC no negó a los hinchas del Deportivo Táchira el derecho de ingreso al partido de ayer, ha habido rumores y rumores de que de una forma u otra no podrían ingresar.

Las especulaciones comenzaron a materializarse cuando los informes de las redes sociales afirmaron que aproximadamente 150 tachirenses habían sido detenidos por las autoridades en Valencia, a 170 km de distancia, poco menos de tres horas antes del inicio del partido.

“Nos piden las cédulas para rastrearlos”, dijo un hincha del Deportivo Táchira FUTVE Español. “En la última hora no nos los han devuelto porque son segundos [the authorities]’el sistema no funciona’”.

El hincha del Táchira que habló con FUTVE English no creyó la disculpa y afirmó que tres miembros de la comitiva que viajaba habían sido llevados a la estación de policía local poco después de presentar sus tarjetas de identificación, lo que sugería que el sistema en sí estaba funcionando.

Media hora antes del inicio, Caracas FC acuchillado Los Demonios Rojos surgieron en la grada visitante del Olimpico, tocando los tambores y cantando sus canciones. El mensaje de ellos fue claro.

Aficionados caraqueños

Cuando los jugadores salieron a la cancha para escuchar el himno nacional, el bar marchó ceremoniosamente a su casa en la tribuna sur justo a tiempo para cantar su línea favorita, sofocando al solista: siga la guía de Caracas.

READ  Venezuela expulsa al jefe de la delegación de la UE tras nuevas sanciones | Noticias de la Unión Europea

Fue fácil fallar el pitido de Alexis Herrera para comenzar el partido. El sonido de la Sur fue ensordecedor. Sin embargo, pocos hinchas caraqueños miraban hacia la cancha en ese momento. Este era su momento. Están de regreso en el estadio que aman con el equipo que aman.

No fue su primer partido en el Olímpico el pasado domingo, pero sí el más importante. Los ojos estaban fijos el uno en el otro mientras se gritaban los cánticos y los tambores eran golpeados casi hasta el punto de romperse. Era puro jolgorio.

Un primer tiempo sin goles no fue analizado por la afición durante el descanso. Había problemas logísticos que resolver.

Las mismas barras que estaban en el estadio desde las 8 am – que habían subido vigas de 10 m de altura para amarrar trampasy quien había asegurado la grandeza del espectáculo, tenía otro as bajo la manga.

Aficionados caraqueños

En el 75′, con el partido aún parado pero la afición subiendo el volumen, empieza la traca.

La tribuna estaba envuelta en humo y el cielo sobre ella se iluminó con corrientes de colores crepitantes.
Cuando la pantalla entró en su último espasmo frenético, el Caraqueños fueron recompensados ​​por el trabajo de su día.

El lateral derecho Eduardo Fereira se encontró a sí mismo como el delantero para lanzar un pase en profundidad detrás de Christopher Varela y puso a Caracas adelante en el minuto 81.

Lo que ya era un carnaval en las gradas se ha convertido en un triunfo sin igual de la alegría.

Hubo fans que no aguantaron y tenían lágrimas en los ojos. Probablemente había niños al principio. Clásico se erguía en lo alto de plataformas elevadas, maravillándose ante el éxtasis colectivo. También hubo cuatro ingleses embriagados por la ocasión, saltando como si su propio club acabara de marcar un gol de la victoria final en sus propios derbis.

READ  INAH encuentra la otra parte de la mítica torre mexica de cráneos humanos: el Huei Tzompantli

A dos minutos del final, la victoria estaba asegurada por el punto de penalti. Richard Celis, su máximo goleador y asistente, encontró el fondo de la red de 12 yardas asegurándose de que la fiesta continuara hasta la noche.

Después de 23 meses, Venezuela tenía su propia Clásico asistió de nuevo. No decepcionó.


Jordan Florit es el autor de ‘Vino tinto y arepas: cómo el fútbol se está convirtiendo en la religión de Venezuela‘y fundador de FUTVE Españoluna cuenta de Twitter dedicada a la cobertura del fútbol venezolano en inglés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.