La dolarización de Venezuela ha permitido cierto crecimiento en el comercio – dice el grupo

CARACAS, 12 de agosto (Reuters) – La dolarización parcial de Venezuela ha permitido un crecimiento moderado en el comercio y los servicios, pero no es suficiente para asegurar la recuperación de años de hiperinflación, dijo el presidente de la Cámara de Comercio en una entrevista con Fedecamaras.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro a fines de 2018 eliminó en gran medida el control de precios y divisas y comenzó a permitir el uso de billetes verdes después de años de crisis económica y un extenso programa de sanciones de Estados Unidos que paralizó las exportaciones de petróleo.

El acceso a la moneda fuerte ha permitido una mayor actividad comercial en las pequeñas empresas, a pesar de que todavía casi no tienen acceso al financiamiento, dijo el presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, en una entrevista.

“Estamos comenzando a ver un crecimiento débil”, dijo, y agregó que el país está muy lejos de los cambios necesarios para revertir años de decadencia económica. “Este no es el dinamismo que necesitamos para volver a ser quienes éramos”.

Una recuperación significativa requerirá importantes mejoras en los servicios públicos como la electricidad y el agua, así como la distribución de combustible y gas natural a los consumidores.

“No es necesario que el Estado controle esos sectores económicos, estos sectores deben estar abiertos a la empresa privada”, dijo Fernández.

El país ha seguido durante dos décadas un modelo económico liderado por el estado creado por el difunto presidente Hugo Chávez basado en la constante expansión de la oferta monetaria, las frecuentes nacionalizaciones y los límites en los precios de los bienes de consumo a menudo establecidos por debajo de su costo de producción.

READ  Hermanos Efromovich, formalmente denunciados por corrupción

El aumento de la inflación ha empujado a millones de venezolanos a emigrar, mientras que la producción de petróleo ha caído a su nivel más bajo en décadas y los apagones se han vuelto más frecuentes.

Maduro dice que los problemas económicos del país son el resultado de las sanciones de Estados Unidos destinadas a obligarlo a dejar el poder.

Fedecámaras es abiertamente crítico con las sanciones, diciendo que complican las relaciones comerciales internacionales y dejan a los proveedores reacios a trabajar con Venezuela, pero también insiste en que las políticas gubernamentales continúan causando problemas económicos.

Fedecámaras no tiene datos detallados sobre el crecimiento económico y el banco central no ha publicado datos oficiales sobre el desempeño de la economía desde 2019.

El Observatorio Venezolano de Finanzas, creado por un grupo de economistas críticos con el gobierno, dice que la economía cayó un 33% en el primer trimestre en comparación con el mismo período de 2020. En un informe reciente, afirmó que “la dolarización de los salarios permitió una efecto cascada en algunos sectores ”.

La vicepresidenta Delcy Rodríguez se unió a la reunión anual de Fedecámaras en julio como una señal de acercamiento entre funcionarios gubernamentales y líderes empresariales, quienes han mantenido tensas relaciones durante décadas. (Reporte de Mayela Armas, escrito por Brian Ellsworth Editado por Alistair Bell)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *