Lago de Maracaibo, capital mundial a la velocidad del rayo, Lifestyle News

Rayo tras rayo ilumina un asentamiento sobre pilotes donde el río Catatumbo desemboca en el lago de Maracaibo en Venezuela, la capital mundial de los rayos.

Poseedor del récord mundial Guinness como el lugar con mayor concentración de rayos, el lago más grande de Sudamérica recibe un promedio de 233 destellos por kilómetro cuadrado cada año, según la NASA, miles por noche.

Curiosidad científica y turística, para las comunidades sumergidas del estado Zulia, en el noroeste de Venezuela, el fenómeno es conocido como el “faro” del Catatumbo, que durante siglos les ha ayudado a navegar sus embarcaciones en la oscuridad.

No hay truenos, solo relámpagos, un espectáculo silencioso que se disfruta unas 300 noches al año, con un pico en septiembre.

En las noches despejadas, los relámpagos pintan llamativos patrones en la Vía Láctea en un cielo tan lleno de estrellas que no necesitas un telescopio para observar las constelaciones.

Algunos son tan rápidos que escapan al ojo humano. Algunos zigzaguean con más calma en el cielo o chocan con otros dardos.

Una bendición para los observadores de estrellas pero una dura realidad para los lugareños, el espectáculo nocturno cercano se hace aún más espectacular por la ausencia casi total de contaminación lumínica.

Aquí no hay red eléctrica y los pocos generadores que aún funcionan están inactivos debido a la grave falta de combustible causada por la crisis económica de Venezuela.

Sólo en raras ocasiones hay el débil resplandor de un pequeño generador doméstico o el haz de luz de la antorcha de un pescador.

READ  Venezolanos esperan en largas filas en un intento por obtener una vacuna COVID en Caracas

Los visitantes extranjeros que llegaron a Zulia se mantuvieron alejados debido a la pandemia mundial de coronavirus y los problemas económicos de Venezuela.

Ajena al interés científico del fenómeno, Marianela Romera -una pescadora de 40 años cuyo rostro desgastado la hace parecer mucho mayor- dice que el relámpago «nos indica a dónde ir».

La NASA dice que el lago de Maracaibo tiene una geografía y un clima únicos que son ideales para el desarrollo de tormentas eléctricas.

Ubicado a lo largo de parte de las montañas de los Andes, las tormentas se forman en la noche cuando la brisa fresca de la montaña choca con el aire cálido y húmedo del lago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.