Los migrantes corren a través de la otrora impenetrable selva del Darién mientras los gobiernos buscan desesperadamente respuestas

Los migrantes corren a través de la otrora impenetrable selva del Darién mientras los gobiernos buscan desesperadamente respuestas

Publicado el 6 de octubre de 2023 7:55 pm ET

Actualizado el 6 de octubre de 2023 a las 7:59 p.m. ET

Un migrante venezolano con un tobillo roto descansa en la orilla del río Tuquesa después de caminar dos días por el Tapón del Darién y llegar a Bajo Chiquito, Panamá, el miércoles 4 de octubre de 2023. El hombre que no quiso dar su nombre Dice que fue ayudado por otros migrantes mientras recorría la ruta cojeando con la ayuda de un palo y la «adrenalina» de cruzar la selva. (Foto AP/Arnulfo Franco)


BAJO CHIQUITO, PANAMÁ — La crecida de los ríos sólo frenó brevemente el flujo ininterrumpido de migrantes a través de esta zona fronteriza cubierta de selva que separa Colombia y Panamá, y a mitad de semana otros 2.000 migrantes desaliñados lograron salir de la selva del Darién.

Mujeres embarazadas y hombres que cargaban bebés sobre sus hombros cruzaron el río Tuquesa, que les llegaba hasta la cintura, hacia el puesto indígena de Bajo Chiquito, donde algunos cayeron al suelo exhaustos y aliviados mientras los funcionarios panameños esperaban para registrar su llegada.

Atravesar la densa y anárquica jungla no hace mucho era impensable para la mayoría de la gente. En los últimos años, se ha convertido en un esfuerzo brutal de una semana o más. Pero algunos migrantes que llegaron esta semana describieron una caminata organizada completada en sólo dos días y medio por senderos marcados con cintas de colores y asistidos por guías y porteadores, parte de lo que, según los funcionarios, se ha convertido en un negocio que genera millones de dólares.

Esta eficiencia, combinada con los implacables factores económicos que empujan a los migrantes a abandonar países como Venezuela, cuyos ciudadanos representan la mayoría, han llevado a más de 400.000 migrantes a cruzar el Darién este año. Ahora se vislumbra en el horizonte la vertiginosa cifra de 500.000 (el doble del total récord del año pasado).

Esta cifra, y el número correspondiente que llega a la frontera entre Estados Unidos y México, influyeron en la decisión de Estados Unidos de reanudar los vuelos de deportación a Venezuela en los próximos días. La nueva medida anunciada el jueves es parte de lo que el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, llamó «consecuencias graves» para quienes no aprovechen vías legales más amplias para ingresar a Estados Unidos.

El viernes, el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, y el presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, sobrevolaron el Bajo Chiquito en helicóptero antes de aterrizar en la comunidad de Lajas Blancas, al borde de la selva del Darién. Allí observaron la llegada constante de migrantes en embarcaciones desde Bajo Chiquito, incluidas dos mujeres que fueron descargadas en camillas con heridas desconocidas.

Ambos líderes llamaron a sus pares de la región -países de origen y de tránsito- a realizar una reunión urgente sobre migración para buscar soluciones.

“Este es un problema tan grande que requerimos la participación de todas las conexiones”, dijo Cortizo.

Dos días antes, Kimberly Morales, de 34 años, de Caracas, Venezuela, caminó los últimos 30 minutos hasta Bajo Chiquito con su esposo y sus hijos, de 8 y 16 años. Hicieron el cruce desde Colombia en dos días y medio, pero Morales lo calificó de «horrible».

«No le deseo esto a nadie. Es lo peor», dijo. Pagaron a los guías 320 dólares cada uno en Colombia para que los llevaran a Panamá «donde comenzó la desesperación». Si bien la ruta del lado colombiano se ha vuelto organizada y rentable, el lado panameño sigue siendo más riesgoso.

Morales dijo que vio a tres migrantes muertos a lo largo del camino, incluida una mujer que aparentemente se había ahogado en un río.

El jueves, se pusieron chalecos salvavidas de color naranja y abordaron uno de los cien barcos largos y delgados que esperaban para transportar a los migrantes por 25 dólares por cabeza a Lajas Blancas, donde abordarían autobuses que los llevarían a través de Panamá hasta Costa Rica para continuar su viaje hacia el norte. .

READ  Precio del dólar hoy miércoles 2 de septiembre de 2020, tipo de cambio

“Lo que queremos es tener al menos un lugar donde dormir, un trabajo, una vida que podamos darle (a nuestros hijos), poder comprarles medicinas si se enferman”, dijo Morales.

En abril, Estados Unidos, Panamá y Colombia anunciaron una campaña para frenar la migración a través de la selva del Darién, pero el número de migrantes no ha hecho más que crecer, lo que obligó a la administración Biden a buscar otras opciones.

El mes pasado, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció planes para otorgar Estatus de Protección Temporal a aproximadamente 472.000 venezolanos que llegaron al país al 31 de julio, facilitándoles la obtención de autorización para trabajar en Estados Unidos. Venezolanos que ya calificaron para el estatus temporal antes de ese anuncio.

La administración Biden también había dicho que aceleraría las autorizaciones de trabajo para las personas que lleguen al país desde enero a través de una aplicación móvil de citas en los cruces fronterizos con México, llamada CBP One, o mediante la libertad condicional otorgada a cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos que tengan patrocinadores financieros. y llegar a un aeropuerto. El objetivo era otorgarles permisos de trabajo en un plazo de 30 días.

Pero cualquiera que llegue después del 31 de julio no será elegible. El jueves, funcionarios estadounidenses dijeron que ya habían identificado a los venezolanos que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos después de esa fecha y que no serían elegibles para recibir protección y, por lo tanto, serían enviados de regreso a Venezuela.

Venezuela se ha hundido en una crisis política, económica y humanitaria durante la última década, empujando al menos a 7,3 millones de personas a migrar y haciendo que los alimentos y otras necesidades básicas sean inasequibles para quienes se quedan.

La gran mayoría de los fugitivos se han establecido en países vecinos de América Latina, pero muchos han comenzado a llegar a Estados Unidos en los últimos tres años.

Esta semana, los migrantes que salían de la jungla cuyo cruce se había extendido a cinco días dijeron que se habían quedado sin comida porque sus guías les habían prometido un viaje más rápido.

Gabriela Quijada, de 33 años, quien hizo el viaje con una amiga, cayó al suelo aturdida cuando llegó a Bajo Chiquito el miércoles. El viaje prometido de tres días por el que pagó 250 dólares les llevó a cinco de ellos, lo que significa que estuvieron sin comer en el tramo final.

“Esta mañana cruzamos un río que casi nos desborda y estaba lloviendo”, dijo Quijada, de Margarita, Venezuela. “Caminé y lloré”.

Explicó que sus ganancias no eran suficientes para mantener a sus dos hijas adolescentes a quienes dejó en Venezuela. «Si puedo entrar a Estados Unidos, encontraré una manera de hacerlo legalmente», dijo.

Carliomar Peña, una vendedora de 33 años del estado venezolano de Mérida que viajaba con su hijo, intentaba reunirse con su esposo, quien hace un año se entregó a los agentes fronterizos estadounidenses y pidió asilo. Pagó a los guías colombianos 320 dólares por él y 60 dólares por su hijo, luego otros 100 dólares por un porteador para llevar sus pertenencias a una subida notoriamente difícil en la frontera entre Colombia y Panamá.

El jueves, día del sexto cumpleaños de su hijo, esperaron a que un barco los llevara río abajo.

Planeaba solicitar una cita a través de la aplicación CBP One cuando se acercara a la frontera de Estados Unidos que también les permitiría solicitar asilo.

“Lo ideal para todos los venezolanos es solicitar su nominación para poder cruzar la frontera de la manera más legal posible, con un permiso de trabajo”, dijo Peña. Pero si no, la otra opción sería entregarse a las autoridades estadounidenses en la frontera.

READ  Futuro embajador de Estados Unidos en Buenos Aires dice que Argentina necesita un plan de negocios - MercoPress

Al reflexionar sobre el viaje hasta el momento, Peña dijo que el tramo en Colombia fue tolerable, pero en Panamá sintió que sus vidas siempre estaban en riesgo. «Es una vida para los animales, no para los humanos», afirmó.

——–

Siga la cobertura de migración global de AP en: https://apnews.com/hub/migration

READ  Actualización operativa de Colombia, agosto de 2021 - Colombia

In April, the U.S., Panama and Colombia announced a campaign to slow migration through the Darien jungle, but migrants' numbers have only grown forcing the Biden administration to seek other options.

Last month, the U.S. Homeland Security Department announced plans to grant Temporary Protected Status to an estimated 472,000 Venezuelans who arrived in the country as of July 31, making it easier for them to get authorization to work in the U.S. That was in addition to about 242,700 Venezuelans who already qualified for temporary status before that announcement.

The Biden administration had also said it would accelerate work authorizations for people who have arrived in the country since January through a mobile app for appointments at land crossings with Mexico, called CBP One, or through parole granted to Cubans, Haitians, Nicaraguans and Venezuelans who have financial sponsors and arrive at an airport. It aimed to give them work permits within 30 days.

But anyone arriving after July 31 would not be eligible. On Thursday, U.S. officials said they had already identified Venezuelans who entered the U.S. illegally after that date who would not be eligible for protections and thus would be flown back to Venezuela.

Venezuela plunged into a political, economic and humanitarian crisis over the last decade, pushing at least 7.3 million people to migrate and making food and other necessities unaffordable for those who remain.

The vast majority who fled settled in neighbouring countries in Latin America, but many began coming to the United States in the last three years.

This week, migrants emerging from the jungle for whom the crossing had extended to five days, said they ran out of food because their guides promised a quicker trip.

Gabriela Quijada, 33, who made the trip with a friend, dizzily fell to the ground upon reaching Bajo Chiquito Wednesday. The promised three-day trip she paid $250 for took them five, meaning they went without eating for the final stretch.

"This morning we crossed a river that nearly swept us away, and it was raining," said Quijada, from Margarita, Venezuela. "I walked and cried."

She explained that her earnings weren't enough to support her two teenage daughters who she had left behind in Venezuela. "If I make it and enter the United States I will find a way to bring them legally," she said.

Carliomar Pena, a 33-year-old vendor from Venezuela's Merida state travelling with her son, was trying to reunite with her husband who turned himself over to U.S. border agents a year ago and applied for asylum. She paid Colombian guides $320 for herself and $60 for her son, then an additional $100 for a porter to carry their belongings to an infamously difficult climb at the Colombia-Panama border.

On Thursday, her son's 6th birthday, they waited for a boat to carry them downriver.

She planned to apply for an appointment via the CBP One app as she neared the U.S. border that would allow them to eventually seek asylum too.

"The ideal for all Venezuelans is to request their appointment to be able to cross as legally as possible, with permission to work," Pena said. But failing that she said the other option would be to turn themselves over to U.S. authorities at the border.

Reflecting on the journey so far, Pena said the Colombia stretch was tolerable, but in Panama she felt their lives were always at risk. "It's a life for animals, not for human beings," she said.

--------

Follow AP's global migration coverage at: https://apnews.com/hub/migration

-->

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *