Lun 10:10 am: Migrantes venezolanos cruzan la frontera con Estados Unidos en masa | Noticias, deportes, trabajo

Un grupo de migrantes cruza el Río Bravo para formarse luego de cruzar la frontera entre Estados Unidos y México el martes 15 de junio de 2021 en Del Rio, Texas. Los datos del gobierno de EE. UU. Muestran que el 42% de todas las familias encontradas a lo largo de la frontera en mayo provenían de lugares distintos a México, El Salvador, Guatemala y Honduras, los impulsores tradicionales de las tendencias migratorias. (Foto AP / Eric Gay)

DEL RÍO, Texas (AP) – Marianela Rojas se acurruca en oración con sus compañeros migrantes, una tregua llorosa después de caminar penosamente por un tramo lento del Río Grande y casi colapsar en el césped del patio trasero de alguien, donde, segundos antes, pisó terreno estadounidense para el primera vez.

“No lo diré de nuevo” interrumpe a un oficial de la policía fronteriza estadounidense, dando órdenes en español a Rojas y una docena de personas más para que se suban a una camioneta de detención inactiva. “Solo pasaportes y dinero en tus manos. Todo lo demás (aretes, cadenas, anillos, relojes) en sus mochilas. Incluso sombreros y cordones “.

Es una escena frecuente al otro lado de la frontera entre Estados Unidos y México en un momento de creciente migración. Pero estos no son agricultores y trabajadores de bajos salarios de México o América Central, que constituyen la mayor parte de los que cruzan. Son banqueros, médicos e ingenieros de Venezuela, y están llegando en cifras récord mientras huyen de los disturbios en el país con las mayores reservas de petróleo del mundo y el dolor causado por la pandemia en Sudamérica.

READ  El nuevo parlamento de Venezuela ha jurado a Guaidó, respaldado por Estados Unidos

Dos días después de que Rojas cruzó, salió de la detención y se apresuró a tomar un autobús en las afueras de la ciudad de Del Rio, en Texas. En medio de llamadas telefónicas a seres queridos que no sabían dónde estaba, la mujer de 54 años dijo que huyó de las dificultades en Venezuela hace unos años, dejando una casa pagada y una carrera que alguna vez fue sólida como maestra de escuela primaria para comenzar de nuevo. en Ecuador.

Pero cuando se acabó el pequeño trabajo que encontró para limpiar las casas, decidió desarraigar nuevamente, esta vez sin sus hijos.

“Se acabó, se acabó” dijo en el teléfono recientemente, llorando cuando su nieto apareció sin camisa en la pantalla. “Todo fue perfecto. No dejé de moverme ni un segundo”.

El mes pasado, 7,484 venezolanos fueron recibidos por agentes de la policía fronteriza a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, más de los 14 años para los que existen documentos.

El sorprendente aumento comparó la afluencia de cubanos a mediados de siglo que huían del régimen comunista de Fidel Castro. También es un presagio de un nuevo tipo de migración que ha tomado por sorpresa a la administración Biden: los refugiados pandémicos.

Muchos de los casi 17.306 venezolanos que han cruzado ilegalmente la frontera sur desde enero llevan años viviendo en otros países de América del Sur, parte de un éxodo de casi 6 millones de venezolanos desde que el presidente Nicolás Maduro asumió el poder en 2013.

Si bien algunos son opositores al gobierno que temen el acoso y el encarcelamiento, la gran mayoría escapa de una devastación económica de larga data marcada por apagones y escasez de alimentos y medicinas.

READ  Cruz Azul: Jonathan Rodríguez "sacude" a los fanáticos celestes con un mensaje

Con la pandemia aún en curso en muchas partes de América del Sur, han tenido que reubicarse nuevamente. Cada vez más, se les unen en la frontera de Estados Unidos personas de los países a los que inicialmente huyeron (más ecuatorianos y brasileños también han llegado este año), así como de países distantes gravemente afectados por el virus, como India y Uzbekistán.

Los datos del gobierno de EE. UU. Muestran que el 42% de todas las familias encontradas a lo largo de la frontera en mayo provenían de lugares distintos a México, El Salvador, Guatemala y Honduras, los impulsores tradicionales de las tendencias migratorias. Esto se compara con solo el 8% durante el último fuerte aumento de la migración en 2019. La Patrulla Fronteriza registró más de 180.000 encuentros en mayo, un máximo de dos décadas que incluye repetidos intentos de cruzar migrantes.

En comparación con otros migrantes, los venezolanos obtienen algunos privilegios, un reflejo de su posición financiera más sólida, los niveles de educación superior y las políticas estadounidenses que no han logrado expulsar a Maduro, pero que aún así hacen que la deportación sea casi imposible.

La abrumadora mayoría ingresa a Estados Unidos cerca de Del Rio, una ciudad de 35.000 habitantes, y no intenta eludir la detención, sino que se entrega a la policía fronteriza para solicitar asilo.

Como muchos de la docena de venezolanos con los que Associated Press habló este mes en Del Río, Lis Briceno, de 27 años, ya había emigrado una vez. Después de graduarse con una licenciatura en ingeniería petrolera, no podría ser contratada en los campos petroleros cerca de su ciudad natal de Maracaibo sin declarar su lealtad a la dirección socialista de Venezuela. Entonces se mudó a Chile hace unos años y consiguió un trabajo en una empresa de tecnología.

READ  Michael Jordan ha aplastado la polémica sobre si es mejor que LeBron James

Las últimas noticias de hoy y más en tu bandeja de entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *