Migrantes latinoamericanos reciben ayuda de Estados Unidos, Canadá y otros países:

Estados Unidos, Canadá y otros seis países miembros de la OEA anunciaron este jueves nuevas ayudas para migrantes y refugiados en América Latina, como parte de la 52 Asamblea General del bloque regional en Lima.

La ayuda se destinará a programas de empleo, asistencia a la infancia, reinserción social y gestión de migrantes, así como campañas contra la xenofobia y la inmigración ilegal, informó el Departamento de Estado de EE.UU.

Estos nuevos compromisos fueron asumidos en una reunión ministerial de seguimiento a la Declaración de Los Ángeles sobre Inmigración, adoptada en la IX Cumbre de las Américas en junio pasado en California.

Estados Unidos aportará más de $240 millones y Canadá otros $55 millones. Por su parte, Guatemala, Honduras, México, Costa Rica, Costa Rica, Barbados y Colombia desarrollarán proyectos como registro de refugiados, atención a menores no acompañados repatriados, reintegración de desplazados y cambios legislativos.

Los fondos aportados por Estados Unidos fueron anunciados por Antony Blinken, jefe de la diplomacia estadounidense, poco antes de presidir la reunión ministerial sobre migración, tema que genera tensiones en todo el hemisferio y afecta especialmente a Washington en la frontera con México.

“Tenemos más personas desplazadas en todo el mundo que nunca en nuestra historia, más de 100 millones”, dijo Blinken. «Y nuestro propio hemisferio lo está experimentando de formas nuevas y profundas».

Teatro en Darién

La canciller panameña, Érika Mouyne, hizo una sentida alusión al tema durante el plenario de la Asamblea.

“Este drama es de todos, de mí, de mis hermanos caribeños. Todo el mundo necesita nuestro apoyo, somos responsables y no podemos darles la espalda. Hay una crisis migratoria que hay que atender”, dijo.

READ  ¿Cómo se construye un historial crediticio? - Un televisor

Panamá enfrenta una ola de migrantes que cruzan su territorio rumbo a Estados Unidos, en un cruce selvático inhóspito y con múltiples peligros, como animales salvajes -incluidas serpientes venenosas-, ríos caudalosos y bandas criminales.

Cifras oficiales indican que más de 160.000 migrantes, en su mayoría venezolanos, han cruzado la selva panameña del Darién, en la frontera con Colombia, en lo que va de año, cifra que bate el récord de 133.000 migrantes registrados en 2021.

“La historia que les cuento hoy es la de Sharon, una madre que conocí en Maracaibo, Venezuela. Cruzó desde Venezuela, vía Colombia y llegó a Panamá. Tenía cinco bebés con ella, el más pequeño que llevaba yo, y estaba ardiendo de fiebre. Todos sus hijos tenían vómitos y diarrea”, explicó Mouyne durante el pleno de la tarde.

Calificó la situación como un “drama humano que se vive todos los días en la selva del Darién”, donde, dijo, muchos migrantes pierden a sus hijos durante la travesía.

Costa Rica, en la frontera con Panamá y Nicaragua, también se refirió a la situación migratoria en la región.

“Insto a los Estados miembros de la OEA a buscar juntos respuestas a este creciente desafío regional”, dijo Arnoldo André Tinoco, canciller costarricense.

Aseguró que Costa Rica, “como país de tránsito y destino, está experimentando la creciente llegada de migrantes y refugiados, producto del deterioro de las condiciones políticas, sociales y económicas en otros países hermanos”.

La administración Biden promueve la cooperación regional para abordar este problema. “Ningún país puede responder plenamente a las necesidades de los migrantes sin el apoyo de vecinos y socios”, dijo Emily Mendrala, subsecretaria adjunta del Departamento de Estado para las Américas, durante una conferencia de prensa.

READ  La nueva normalidad mejoró las ganancias de América Móvil en el tercer trimestre • Forbes México

Costa Rica contó con casi un millón de inmigrantes en julio, principalmente de Nicaragua, Cuba, Venezuela y Haití, y 140.000 solicitantes de refugio en espera.

Sin embargo, “nuestro lema ha sido no bajar los brazos para seguir brindando asistencia humanitaria y protección a estas personas vulnerables, a pesar de la gran presión que pone a prueba nuestras capacidades institucionales y económicas”, dijo a la OEA la ministra de Relaciones Exteriores costarricense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.