Músicos venezolanos persiguen el récord de la orquesta más grande del mundo

CARACAS, Venezuela (AP) – Cientos de violines, violas y contrabajos tocaron el sábado en la academia militar venezolana, luego gradualmente agregaron madera, metales y percusión, y miles de músicos, en su mayoría niños y adolescentes, tocaban con un solo objetivo: estableció el récord como la orquesta más grande del mundo.

Los músicos, todos conectados a la red nacional de orquestas juveniles, interpretaron una pieza de aproximadamente 10 minutos de Tchaikovsky al aire libre bajo la atenta mirada de supervisores independientes con la tarea de verificar que más de 8.097 instrumentos estuvieran tocando al mismo tiempo, lo que habría batió el récord actual. La cadena de música del país, conocida como «El Sistema», esperaba reunir a 12.000 músicos.

«Esto significa que todos estos años que he estado con la orquesta han valido la pena, todas esas horas de ensayo y todas esas horas de práctica, que han sido tantas», dijo Angele Barraoeta, una violista de 15 años que Forma parte de The System desde los 4 años y suele jugar con un grupo regional de unas 230 personas.

«Tanta gente a tu alrededor», agregó. “Es una sensación increíble ser parte de algo histórico. Esperamos batir el récord ”.

Los récords mundiales Guinness determinarán en un plazo de 10 días si se ha establecido un récord. A más de 250 supervisores se les asignó cada uno un grupo de músicos para observar durante el intento de récord. Para que los músicos establecieran un récord, más de 8.097 tuvieron que contarse tocando simultáneamente durante un período de cinco minutos de la «Marcha eslava» de Tchaikovsky.

READ  Pachuca contra Monterrey (1-1). La pandilla finalmente dejó ir la victoria

La rama venezolana de la firma auditora KPMG verificará los resultados. El socio gerente Ramon Ostos dijo que el disco existente pertenece a un grupo ruso que tocó el himno nacional de ese país.

Los músicos, de entre 12 y 77 años, vestidos con pantalón negro, camisa blanca y mascarillas obligatorias por la pandemia, intentaron el récord durante un concierto patriótico de una hora. El repertorio incluyó «Venezuela» de Pablo Herrero y José Luis Armenteros, el himno nacional del país sudamericano y «Alma Llanera» de Pedro Gutiérrez, que los venezolanos consideran su himno no oficial.

A cada músico se le entregó un brazalete numerado y un asiento asignado según su instrumento para facilitar el conteo. La «marcha eslava» es parte de su educación musical durante su tiempo en la red de orquestas juveniles. Sin embargo, comenzaron a ensayarlo con sus bandas regionales antes del concierto hace dos meses.

“Si una cuerda se rompe, no me detengo. Si la partitura cae, la toco de memoria ”, recordó el director Enluis Montes a los músicos, cuyo entusiasmo se podía ver mientras se movían suave y rítmicamente en sus sillas.

Las reglas que tenían que seguir incluían no compartir herramientas y ser dirigidas por un profesional. Ese honor fue de Andrés David Ascanio Abreu, quien fue proyectado en pantallas gigantes para que todo músico pudiera ver sus direcciones.

«Bueno, es un desafío gigantesco, seguro, muy complicado, pero lleno de mucho orgullo, de mucha pasión», dijo Abreu. “Y hoy, lo que vemos aquí es una mínima representación de quienes somos: somos 1.012.000 niños y jóvenes en El Sistema”.

READ  reforma de pensiones, hecho histórico para México

Luego de terminar la «Marcha Eslava», los músicos estallaron en aplausos mientras levantaban sus instrumentos y ondeaban banderas venezolanas.

«La orquesta más grande del mundo», exclamaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *