Nicolás Maduro visita China para intentar aliviar la crisis económica de Venezuela |  Internacional

Nicolás Maduro visita China para intentar aliviar la crisis económica de Venezuela | Internacional

Una imagen del gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro durante una transmisión de su programa semanal «Con Maduro+» desde la provincia de Shandong, China, el martes.MARCELO GARCÍA (EFE)

La mañana de este martes, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se conectó en vivo con sus televidentes en la provincia de Shandong, uno de los centros industriales de China, para transmitir un nuevo episodio de Con Maduro+ [With Maduro+] durante una visita oficial a la República Popular. Elogió el desarrollo económico, social y tecnológico de China, refiriéndose a la nación como un «país hermano» al que admira «profundamente». Después de un programa de propaganda de dos horas lleno de referencias a su «visita histórica» ​​-comenzó el programa anunciando que estaba «impregnado de la espiritualidad asiática» y finalizó con la lectura de unos versos milenarios de Lao Tse-, partió hacia Pekín. Maduro dijo que se reuniría con su homólogo chino, Xi Jinping, en la capital en los próximos días, aunque Pekín no ha confirmado el encuentro.

Maduro está de visita desde hace mucho tiempo. Aterrizó en China el pasado viernes, con el objetivo de seguir una agenda eminentemente económica y encontrar soluciones a la crisis que aqueja a Venezuela; Se espera que Maduro permanezca en la República Popular hasta el jueves. El presidente venezolano quiere reforzar los vínculos entre ambos países, debilitados en los últimos años, y realinear intereses en un entorno internacional polarizado y caracterizado por la tensa relación entre Estados Unidos y Pekín.

“En los últimos años, gracias al compromiso personal del presidente Xi Jinping y del presidente Maduro, las relaciones China-Venezuela han resistido la prueba de un panorama internacional cambiante y se han mantenido fuertes”, dijo la semana pasada el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China. Mao Ning durante una conferencia de rutina. Yo espero. Mao destacó que China está «dispuesta a trabajar junto con Venezuela para elaborar un plan para fortalecer las relaciones bilaterales» y «llevar la asociación estratégica integral a un nuevo nivel».

READ  La leve recuperación económica de Venezuela se desvanece debido a la caída de los precios del petróleo y la pandemia, dice el Congreso

El sábado, el líder venezolano fue recibido en Shenzhen, la potencia tecnológica de China, donde quedó asombrado por un espectáculo aéreo de brillantes drones. Maduro también visitó Shanghai, capital financiera del país asiático, donde el domingo se reunió con la expresidenta brasileña Dilma Rousseff. Rousseff actualmente supervisa el Nuevo Banco de Desarrollo BRICS, con sede en Shanghai. «Es un banco creado por países en desarrollo y para países en desarrollo», dijo Maduro a Rousseff.

Unos días antes ya había expresado el deseo de Venezuela de convertirse en un nuevo miembro de los BRICS. La plataforma acaba de abrir seis nuevos socios, tras una cumbre celebrada a finales de agosto en Johannesburgo, Sudáfrica; esa medida fue interpretada como un triunfo geopolítico de Beijing en su carrera por establecerse como contrapeso a Occidente. Esta plataforma internacional, afirmó Maduro el sábado en una entrevista con la agencia oficial de noticias Xinhua, se ha convertido en “el principal motor para acelerar el proceso del nacimiento de un nuevo mundo, un mundo de cooperación, donde el Sur Global tiene la voz principal”. .

Tras una reunión el lunes con Lin Wu, secretario del Partido Comunista de la provincia de Shandong, una región de 100 millones de habitantes, Maduro expresó su intención de tomar esta región como modelo en los estados petroleros orientales venezolanos de Anzoátegui y Monagas. Durante el encuentro hablaron de las “posibilidades petroleras, gasísticas, industriales y agrícolas” de esta nueva conexión, según explicó después Con Maduro+. Las visitas de Maduro a Shanghai y Shenzhen han incluido anuncios de cooperación similares.

READ  La subida de precios en abril genera preocupaciones sobre la inflación

Beijing es el principal sostén financiero del Estado venezolano. La economía de la nación sudamericana atraviesa desde hace años una profunda crisis, de la que Caracas culpa a las sanciones internacionales impuestas contra el país por Estados Unidos y la Unión Europea; estos últimos partidos exigen elecciones libres en Venezuela como condición para el levantamiento de las sanciones, lo que ha provocado que el país con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo tenga dificultades para exportar hidrocarburos y acceder a crédito internacional.

Aunque Estados Unidos y Venezuela han mantenido contactos públicos y secretos de alto nivel en los últimos meses en un intento por resolver diferencias y lograr un acercamiento, las negociaciones aún no han dado frutos. El viaje oficial de Maduro a China ejerce más presión sobre Washington, mientras Beijing lucha por mantener a Venezuela en su esfera de influencia.

China es el mayor acreedor de Venezuela, y Venezuela es el país latinoamericano que más dinero le debe a Pekín: desde 2007 ha recibido unos 60.000 millones de dólares (unos 56.000 millones de euros) en préstamos del Estado chino, según ‘Diálogo Interamericano’. pensar. base de datos financiera del tanque. La reestructuración de esta enorme cantidad de dinero ha sido un desafío en las relaciones entre los dos países y ocupó un lugar destacado en la última visita de Maduro a Beijing, en 2018.

Según la consultora energética Vortexa, China es el mayor importador de petróleo del mundo y también el mayor comprador de crudo venezolano. A partir de 2022, los flujos promedio de Caracas a Beijing rondarán los 430.000 barriles por día, entre el 60% y el 70% de las exportaciones venezolanas, dijo vía correo electrónico Emma Li, analista de Vortexa especializada en China. “Estos barriles (principalmente petróleo crudo pesado y algo de fueloil residual) se vuelven a etiquetar como malayos. [sourced] betún diluido o petróleo crudo de Malasia en la aduana china”, añade Li. Oficialmente, los datos de las aduanas chinas no muestran importaciones de crudo venezolano desde 2019.

READ  Rusia y Bolivia fortalecen alianza nuclear – MercoPress

“Partimos… con un tren rumbo a la capital china… para un encuentro con el futuro, para un encuentro con nuestro hermano Presidente Xi Jinping, para llegar a acuerdos importantes que construirán aún más la relación histórica fundada por nuestro comandante, Hugo Chávez. ”, dijo Maduro al final de su programa del martes. Chávez, fallecido en 2013, jugó un papel clave en el fortalecimiento de los vínculos entre las dos naciones.

Toda la visita del presidente venezolano estuvo llena de expresiones de admiración por el gigante asiático. En la entrevista publicada en Xinhua, Maduro destacó el papel de China en el surgimiento de «un mundo más justo». El país, dijo, “ha marcado el comienzo de una nueva era de superpotencias no colonialistas, no imperialistas y no hegemónicas”. Agregó que “hoy [Beijing] está mostrando el camino hacia el desarrollo económico, el desarrollo tecnológico y la estabilidad social [and] conquistar, construir y fortalecer la independencia”.

Registro para nuestro boletín semanal para obtener más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS Edición USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *