‘Tengo que irme’: Migrantes acuden en masa a los centros de ‘movilidad’ de Estados Unidos en América Latina |  noticias migratorias

‘Tengo que irme’: Migrantes acuden en masa a los centros de ‘movilidad’ de Estados Unidos en América Latina | noticias migratorias

Medellín, Colombia – Se observó. De esto Juan estaba seguro. Como jefe de transporte en Maracaibo, Venezuela, ocupó un puesto de alto perfil en el gobierno, coordinando a los votantes durante las elecciones y otras actividades políticas.

Pero entonces empezaron los rumores. Juan, quien pidió que no se revelara su nombre completo por su seguridad, dijo que fue acusado falsamente de pasar información clasificada del gobierno a Estados Unidos. Los autos comenzaron a aparecer afuera de la casa para vigilarlo a él y a su familia.

Entonces, en diciembre, Juan y su esposa, hija y nieta huyeron al oeste, a Medellín, Colombia, con la esperanza de encontrar seguridad.

Sin embargo, en los meses siguientes siguió recibiendo amenazas. “Te fuiste del país con tu familia, traidor”, gruñó una vez la voz de un hombre a través de su teléfono. «Lo localizaremos para hacerle pagar».

Como resultado, Juan recurrió a un nuevo sistema para migrantes y solicitantes de asilo que esperaban reubicarse en los Estados Unidos: los Centros de Procesamiento de Migración en el Extranjero.

En 2023, Estados Unidos anunció que abriría centros en países como Colombia y Guatemala para disuadir a los migrantes y solicitantes de asilo de intentar caminar hasta sus fronteras.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dice que los centros de procesamiento de migración –llamados sitios de “Movilidad Segura” o “Movilidad Segura” en español- harán que el proceso de solicitud de refugio sea rápido y accesible.

Pero los críticos temen que los centros puedan dejar a los solicitantes de asilo esperando en condiciones inseguras en el extranjero, vulnerables a los mismos peligros de los que huyeron.

Juan, quien pidió mantener en secreto su nombre completo por su seguridad, explicó que huyó de Venezuela tras recibir amenazas [Austin Landis/Al Jazeera]

Desde que llegó a Medellín, Juan dijo que ha tenido que mudarse cinco veces por temor a ser rastreado por quienes querían hacerle daño.

«Tengo que irme de aquí con mi familia debido a la inseguridad», dijo Juan a Al Jazeera. «No duermo por la noche».

Las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas. «No sabía que la situación sería tan mala».

READ  El nuevo coche eléctrico de Opel se agotará para 2021 poco después de su lanzamiento y antes de las primeras entregas

El primer centro de mecanizado colombiano abrió sus puertas el pasado 1 de agosto en Medellín. Desde entonces se ha abierto otro en Cali y se prevé que un tercero se abra fuera de Bogotá.

Pero a principios de este año, el sitio web de los centros comenzó a aceptar solicitudes de nominación de venezolanos, haitianos y cubanos. El portal de solicitudes se abrió brevemente en junio y nuevamente durante un día y medio más en agosto.

Juan dijo que revisó el sitio todos los días pero se perdió la ventana de agosto. Y cuando llegó a la oficina de Movilidad Segura en Medellín para pedir información sobre asilo político, lo rechazaron porque no tenía cita.

Un funcionario del Departamento de Estado en Washington, DC, que pidió no ser identificado, dijo a Al Jazeera que los Centros de Movilidad Segura están adoptando un enfoque «paso a paso» para procesar a las personas de manera «ordenada».

Según el funcionario, hasta el 28 de agosto, sólo en Colombia unas 28.000 personas habían solicitado nombramiento.

El presidente estadounidense Joe Biden, izquierda, se reúne con el entonces presidente colombiano, Iván Duque, en junio de 2022, durante una reunión sobre migración en Los Ángeles, California. [File: Kevin Lamarque/Reuters]

Del pequeño número de inmigrantes considerados aptos para ingresar a Estados Unidos hasta el momento, la mayoría han sido remitidos al Programa de Admisión de Refugiados de Estados Unidos (USRAP), incluidos 260 de Colombia.

Otros 1.300 fueron enviados desde Guatemala, donde los centros abrieron en junio. Y 570 eran de Costa Rica, donde los funcionarios abrieron recientemente el registro en línea para venezolanos y nicaragüenses.

Pero procesar las solicitudes de asilo ha sido históricamente un proceso lento para Estados Unidos. Los solicitantes deben someterse a múltiples controles y controles de seguridad exhaustivos. También tienen que pasar por una entrevista con funcionarios de inmigración de EE. UU., lo que puede retrasar el proceso dependiendo del país desde el que presente la solicitud el solicitante.

El Centro de Coordinación de Refugiados estimó que, en marzo, el plazo medio para las solicitudes de indemnización era de cuatro años.

READ  Comienzan conversaciones con talibanes en Noruega

«Para el [Safe Mobility offices] y las vías legales para las personas desplazadas por la fuerza tienen que ser rápidas para ser efectivas”, dijo Sunil Varghese, director de políticas del Proyecto Internacional de Asistencia a Refugiados.

«Cuando alguien huye para salvar su vida… a menudo no puede quedarse en un solo lugar».

El funcionario del Departamento de Estado dijo a Al Jazeera que estaban buscando acelerar significativamente el procesamiento, con el objetivo de reducirlo a unos pocos meses. Las personas examinadas en los centros ya serían consideradas elegibles para el estatus de refugiado, lo que podría acelerar su aprobación.

El número de venezolanos reasentados en Estados Unidos como refugiados ha sido en general bajo. Estadísticas gubernamentales recientes muestran que Estados Unidos admitió aproximadamente 850 venezolanos como refugiados desde octubre de 2022 hasta julio de 2023 (PDF), a pesar del aumento constante de personas desplazadas en la región.

Pero las oficinas de Movilidad Segura podrían incrementar estas cifras.

«Hará una gran contribución al número total de reasentamientos en Estados Unidos», dijo el funcionario del Departamento de Estado.

La administración del presidente estadounidense Joe Biden se ha comprometido a hacerlo reasentar a 20.000 refugiados de Centro y Sudamérica en los años fiscales 2023 y 2024, lo que triplicaría la cantidad anual permitida.

El funcionario del Departamento de Estado señaló que las Oficinas de Movilidad Segura no reemplazarán otras formas en que las personas son remitidas al programa de refugiados de Estados Unidos, como a través de organizaciones no gubernamentales.

También se espera que los centros conecten a migrantes calificados con otras rutas para llegar a Estados Unidos: visas de trabajo, programas de reunificación familiar o la nueva opción de permiso humanitario para venezolanos, cubanos, haitianos y nicaragüenses.

Los solicitantes primero son evaluados de forma remota y luego se les dice si son aptos para entrevistas limitadas en persona.

READ  Coppel lanza Fashion Market, una nueva marca para sobrevivir
Yesica Córdoba sentada con su hijo Donovan afuera del centro de procesamiento de migrantes en Medellín, Colombia [Austin Landis/Al Jazeera]

Sentada afuera de la oficina de Movilidad Segura en el centro de Medellín la semana pasada, Yesica Córdoba habló con Al Jazeera mientras su esposo, Irvin, estaba adentro para su cita.

La pareja huyó de Caracas, Venezuela debido a la inestabilidad económica y política. Irvin había sido arrestado brevemente por participar en grandes protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro en 2017. Después de escapar, un amigo los ayudó a reubicarse en Medellín unos meses después.

Con su hijo Donovan, de dos años y medio, en su regazo, Córdoba explicó que la inflación en Colombia está pasando factura a sus ingresos. Trabaja en un restaurante, pero su alquiler ahora es el doble de lo que ella e Irvin pagaron cuando se mudaron a Colombia, instalándose en una pequeña casa en un barrio de clase baja.

«Tener un hijo y dos salarios no es suficiente», dijo Córdoba a Al Jazeera.

Ella e Irvin no han recibido respuesta de la oficina de Safe Mobility, pero dijo que esperan oportunidades laborales. Habían considerado mudarse a otros países, pero Córdoba explicó que sus recursos eran demasiado escasos para costear la mudanza.

«Estas opciones requieren dinero, que no tenemos ahora y no sabemos si algún día lo tendremos», afirmó. “Apostamos todo por la Movilidad Segura”.

Pero Varghese advirtió que si bien los Centros de Movilidad Segura tienen el potencial de ayudar en los procedimientos de inmigración, no sustituyen el acceso al asilo en la frontera entre Estados Unidos y México, donde algunas personas huyen para recibir asistencia inmediata.

«Habrá personas que no podrán esperar de forma segura ni siquiera por un corto tiempo», afirmó. «Por eso el derecho internacional exige que las personas también puedan buscar protección en las fronteras».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *