Un juez español niega a Venezuela el acceso a 25 millones de euros de CVG, la filial controlada ilegalmente por Guaidó

En medio de las negociaciones entre el gobierno y la oposición venezolana para recuperar el control de los bienes decomisados ​​al país en el exterior, un tribunal español desestimó el recurso interpuesto por la administración del presidente Nicolás Maduro para vender 25 millones de euros pertenecientes a la Corporación Venezolana de Guayana ( CVG).

Según el diario El mundo, La jueza María Teresa Vázquez, del Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid, España, negó el acceso a los fondos congelados de la subsidiaria, que actualmente se encuentra bajo el control de un consejo ad hoc designado ilegalmente por el exdiputado opositor Juan Guaidó.

El ejecutivo venezolano habría pedido ante la justicia española la suspensión de Enrique Castells, designado por Guaidó a mediados de 2019 como director único del GCV en Europa, nombramiento que fue considerado nula y sin efecto por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en marzo del año pasado. Caracas también pidió medidas cautelares.

Sin embargo, Vázquez no solo desestimó la apelación, sino que también culpó al gobierno venezolano por utilizar medios legales como “medición de presión“Para recuperar los recursos que han sido bloqueados, según información recopilada por el diario español. Ese dinero, que pertenece al país sudamericano, permanece en al menos tres bancos de España, mientras se resuelve una demanda entre el gobierno de Maduro y los representantes de Guaidó.

¿Por qué hay una tarjeta “ad hoc”?

CVG es un conglomerado clave para Venezuela, ya que es la matriz de un grupo de empresas básicas y estratégicas en el estado. La administración y el nombramiento de sus órganos, por tanto, son competencia exclusiva del Ejecutivo nacional y deben constar en el Boletín Oficial, lo que no se produjo con el nombramiento de Castells ni de los demás miembros del consejo ‘ad hoc’.

READ  ¡Adiós final feliz y Black Friday! Ahora Cybermonday se abre paso con OFERTAS

El problema con ese consejo surge porque España, como parte de la Unión Europea, reconoció a Guaidó como “presidente interino” de Venezuela en 2019, tras su autoproclamación en las calles. Por ello, en enero del año pasado, Castells fue admitido como el único representante ante la CVG ante el registro mercantil español y se hizo con el control de las oficinas de Madrid, tras haber despedido a los funcionarios que allí trabajaban.

Sin embargo, a principios de este año, el bloque europeo dejó de tratar a Guaidó como presidente y, en cambio, ahora lo reconoce como un mero “actor político”. En este contexto, la administración de Maduro supuestamente apeló al Registro Mercantil para prohibir el registro de Castells, lo que también fue rechazado.

El objetivo de estos esfuerzos emprendidos por el ejecutivo venezolano es recuperar los fondos millonarios del país para hacer frente a la actual crisis económica y sanitaria, agravada por la pandemia y las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos y la UE.

Descargo de responsabilidad: este artículo se genera a partir del feed y no lo edita nuestro equipo.

Categorías Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *