Venezuela concluye acuerdo de gas natural con Trinidad y plantea reclamo de Esequibo contra Guyana

Venezuela concluye acuerdo de gas natural con Trinidad y plantea reclamo de Esequibo contra Guyana

El proyecto será operado por Shell para extraer y exportar gas de depósitos costa afuera de Venezuela. (Prensa presidencial)

Caracas, 24 de septiembre de 2023 (venezuelanalysis.com) – Los gobiernos de Venezuela y Trinidad y Tobago llegaron a un acuerdo para llevar a cabo un proyecto energético conjunto.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, recibió el miércoles en el Palacio de Miraflores al ministro de Energía de Trinidad, Stuart Richard Young. Young firmó conjuntamente el acuerdo con el ministro de Petróleo de Venezuela, Pedro Tellechea, en una conferencia de prensa televisada.

Las dos naciones, a través de sus respectivas empresas estatales Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Compañía Nacional de Gas (NGC), explorarán gas natural costa afuera en el campo Dragón, ubicado en aguas venezolanas.

“El acuerdo de hoy y el proyecto de producción y venta conjunta de gas son un mensaje de cooperación, solidaridad y soberanía compartida”, dijo Maduro. “Es un mensaje de paz para todo el Caribe”.

Con 4,2 billones de pies cúbicos (tcf) de reservas de gas Dragón, el proyecto compartido que será operado por Shell podría ayudar a Venezuela a apuntalar su propio suministro interno. Por su parte, Trinidad estaría bien posicionada para aumentar las exportaciones a otros mercados del Caribe.

En enero, el gobierno de Keith Rowley recibió una licencia de dos años del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para negociar iniciativas de gas natural con su homólogo venezolano. Aunque ninguna entidad estadounidense está involucrada en el proyecto, empresas y gobiernos piden luz verde a Washington para evitar verse afectados por sanciones secundarias.

Las negociaciones entre Caracas y Puerto España se han estancado debido a las demandas de Estados Unidos de que Venezuela no reciba dinero del acuerdo. Maduro ha calificado las imposiciones de naturaleza «colonial».

READ  Copa América: el portero venezolano critica a los medios tras sorpresiva victoria sobre México

Los detalles del acuerdo firmado no se hicieron públicos, aunque varios medios informaron que Rowley había presionado a funcionarios estadounidenses para que bajaran el tono de la demanda y que PDVSA estaba dispuesta a recibir parte del pago en efectivo y parte en especie, por ejemplo mediante envíos de alimentos.

Las conversaciones continuaron incluso después de que Shell y NGC acordaron acreditar a PDVSA una inversión de mil millones de dólares en un oleoducto que conectaría el campo con la costa venezolana.

El presidente venezolano elogió a Trinidad por su «solidaridad» y prometió seguir profundizando la cooperación. Maduro mencionó la reactivación del proyecto conjunto Loran-Manatee como el siguiente paso a evaluar. El campo marino Loran-Manatee contiene aproximadamente 10 billones de pies cúbicos de gas natural. Venezuela posee el 73,75% de las reservas y Trinidad el 26,25% restante.

Maduro continuó reiterando la apertura de Venezuela a la inversión extranjera en proyectos de gas natural en lo que llamó «acuerdos en los que todos ganan». La nación sudamericana posee actualmente la octava reserva más grande del mundo, que ha permanecido en gran medida inexplorada. La ley venezolana exige que PDVSA sea el accionista mayoritario en proyectos petroleros, pero no existe tal restricción en el caso del gas natural, lo que brinda a las multinacionales mejores perspectivas y una menor exposición a las sanciones estadounidenses.

Después de una visita de alto perfil a China, el presidente venezolano dijo que las empresas chinas estaban trayendo «importantes inversiones y tecnologías» para producir gas natural en Venezuela.

En contraste con los vínculos más estrechos con la isla caribeña, Venezuela ha denunciado a su vecino oriental, Guyana, por lanzar una subasta de bloques petroleros marinos en las aguas territoriales de la disputada Franja de Esequibo.

“El Gobierno de Guyana no es soberano sobre esta zona marítima y, por lo tanto, sus acciones violan el derecho internacional”, se lee en un artículo del 19 de septiembre. declaración emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela.

en un separado comunicadoCaracas acusó a Georgetown de actuar como “un empleado de ExxonMobil”, en referencia al gigante petrolero estadounidense que encabeza proyectos de perforación petrolera en Guyana.

En respuesta, el presidente de Guyana, Irfaan Ali, emitió una declaración escrita rechazando los reclamos de Venezuela y enfatizando que su país tiene derecho a «realizar actividades de desarrollo económico en cualquier parte de su territorio soberano».

Ali también recibió apoyo inmediato del gobierno de Estados Unidos, entre ellos el subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols. indicando que Washington apoyaba el “derecho soberano de Guyana a desarrollar sus recursos naturales”. Venezuela respondió rápidamente con otro presione soltarcriticando la “posición oportunista e injerencista” de Estados Unidos.

El último tema en torno a la controversia del Esequibo ha sido noticia en Venezuela, con figuras de alto perfil de todo el espectro político apoyando la supuesta soberanía del país sobre la franja de 160.000 kilómetros cuadrados. La Asamblea Nacional venezolana aprobado una moción urgente para proponer un referéndum no vinculante para consultar a la opinión pública sobre la defensa de las reivindicaciones territoriales del país.

La Franja de Esequibo, escasamente poblada y rica en recursos, es una de las disputas fronterizas más antiguas del mundo. Guyana ha pedido a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que confirme la validez del fallo emitido por un tribunal arbitral de París en 1899 que adjudicaba el territorio al Reino Unido, entonces colonizador de Guyana.

READ  Alarma ante plan colombiano para excluir a migrantes de la vacuna contra el coronavirus | Desarrollo global

Por su parte, Venezuela rechaza el acuerdo de 1899 por considerarlo fraudulento debido a la ausencia de representantes venezolanos. En cambio, se argumenta que la zona pertenecía a España en el momento de la independencia del país. De manera similar, Caracas se refiere al Acuerdo de Ginebra de 1966 en el que ambos países se comprometieron a encontrar una solución amistosa para reemplazar el fallo de 1899.

La CIJ rechazó las objeciones de Venezuela y dictaminó que tiene competencia para evaluar la disputa. Pese a haber rechazado la autoridad de la Corte de La Haya, el gobierno de Maduro presentará su “Contramemoria” para sustentar su posición.

El sábado, el presidente Maduro invitó a su homólogo guyanés a realizar una reunión para restablecer el Acuerdo de Ginebra, mediada por la Comunidad del Caribe (CARICOM).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *