Aplicación de tránsito de Venezuela ofrece una alternativa al caos de autobuses de Caracas

Una aplicación de transporte venezolana ofrece a los residentes de la capital Caracas la oportunidad de encontrar seguridad y tranquilidad donde menos esperan encontrarla: en un autobús.

Los autobuses urbanos han sido famosos durante décadas por los carteristas, el combustible diesel y los asientos apretados, condiciones que han empeorado en los últimos años debido a la escasez crónica de combustible que han hecho que el tránsito sea cada vez más errático. Una aplicación recientemente lanzada llamada La Wawa permite a los usuarios reservar un asiento en un autobús con aire acondicionado y Wi-Fi que cubre tres rutas diferentes con paradas programadas, una rareza para cualquier servicio de tránsito urbano de 3,5 millones.

«Antes de que fuera un caos total, llegaba sudoroso y cansado», dijo Graciano Guzmán, de 50 años, quien viaja por la ciudad por su trabajo como conductor de una familia en el este de Caracas. «Ahora estoy tranquilo, no me quitan la billetera». El Wawa fue creado para abordar las malas condiciones de transporte y la creciente molestia de pagar tarifas en una economía hiperinflacionaria donde las facturas locales son escasas y el intercambio por transacciones en dólares es casi imposible, dijo el gerente Alejandro Ávila.

El servicio actualmente está operando con un solo autobús, pero espera tener 100 unidades que cubran 20 rutas para febrero de 2022. El nombre del servicio proviene de un término utilizado en las Islas Canarias españolas para describir los vehículos de transporte público, dijo Ávila.

Los usuarios pueden pagar $ 7,99 por cinco viajes al mes o $ 28,99 por 28 viajes al mes. Esto lo convierte en un servicio de alta gama en un país donde el salario mínimo es de alrededor de $ 3 por mes. La tarifa de un autobús típico de Caracas es de aproximadamente $ 0.13.

READ  Índice de libertad humana: 2020 | Instituto Cato

Judith Zorrilla, de 61 años, secretaria de una clínica de Caracas, dijo que el premio valía cada centavo. «Sé que mi transporte está garantizado», dijo Zorrilla, mientras conducía hacia La Wawa.

(Esta historia no ha sido editada por el personal de Devdiscourse y se genera automáticamente a partir de un feed sindicado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *