Brasil ha vuelto de entre los muertos – Política exterior y de seguridad

Brasil ha vuelto de entre los muertos – Política exterior y de seguridad

Con el lema «Brasil ha vuelto», el presidente Lula da Silva ha pasado la mayor parte de su tiempo desde su tercera victoria electoral en octubre de 2022 viajando por el mundo. Lula no solo quería terminar rápidamente con el aislamiento de Brasil causado por su predecesor Jair Bolsonaro, sino que también quería restaurar el papel de su país como una potencia importante en el Sur global. Por eso partió para Estados Unidos y China desde el inicio de su mandato, ya que hace muchas décadas que Brasil figura en la imagen de sí mismo figurar entre las grandes potencias mundiales y enfatizar su neutralidad entre los bloques.

Como afirma un miembro fundador de BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), la organización que representa el creciente peso geopolítico del Sur global, Brasil también está tratando de lanzar una iniciativa de paz para Ucrania. Sin embargo, Ucrania y sus aliados occidentales ven esto con bastante crítica y tiene pocas perspectivas de éxito. Para no poner en peligro su posible papel como mediador, Lula ha declinado hasta ahora todas las invitaciones a Kiev y Moscú.

El llamado de Lula a todos los presidentes sudamericanos a una cumbre sin agenda formal a fines de mayo debe verse en el contexto de sus esfuerzos por revitalizar el papel internacional de Brasil. En la última reunión presidencial en 2014 en el marco de la UNASUR (Unión de Estados Suramericanos) organismo regional multilateral iniciado por Brasilia, el peso internacional del país –no solo en la región– aún era claramente visible. Sin embargo, desde entonces, la importancia económica del país ha disminuido, ya que su participación en el valor agregado mundial se ha reducido casi a la mitad durante la última década.

Trabajando juntos más allá de cualquier ideología

Incluso entre los 11 presidentes participantes -a la peruana no se le permitió salir de su parlamento- la falta de peso político fue muy evidente dadas sus respectivas situaciones políticas internas; en Argentina y Ecuador es probable que próximamente nuevas elecciones lleven al reemplazo de los respectivos presidentes. Los jefes de Estado de Chile y Colombia, así como el propio Brasil, están bajo una fuerte presión de la oposición debido a los planes de reforma de la política interna. La situación política, económica y social actual, bastante frágil, ensombreció la reunión presidencial, pero al mismo tiempo también reflejó el declive de los mecanismos de cooperación regional que ha sido evidente desde 2017.

READ  El curioso caso de Alex Saab

Sobre todo, las críticas de los gobiernos conservadores a la orientación ‘ideológica’ de UNASUR entre 2017 y 2019 habían provocado la retirada de numerosos países (Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay). Precisamente por eso, Lula subrayó en su discurso de apertura la necesidad de trabajar juntos más allá de cualquier ideología, ya que ningún país de la región tiene la fuerza para enfrentar solo los desafíos de la geopolítica y la economía mundial globalizada. Esto marcó el tono pragmático de las conversaciones, ya que sin el apoyo de los países vecinos, difícilmente Brasil puede asumir el deseado papel de vocero de la región.

Hasta que se vea un progreso democrático en Venezuela, es probable que esto continúe ejerciendo presión sobre la cooperación regional.

Si bien el presidente Lula había planificado la reunión presidencial como un primer detonante para la reanudación de la cooperación de UNASUR, debido a la presencia del presidente venezolano Nicolás Maduro, las conversaciones inicialmente se centraron principalmente en las diferencias ideológicas entre los presentes. Sin embargo, según varios de sus colegas, Lula fue personalmente responsable de esto, ya que no había enfatizado lo suficiente las violaciones de derechos humanos y las políticas autoritarias en el país vecino, lo que facilitó el regreso de Maduro a la comunidad regional. El apoyo de Brasil a Venezuela y la membresía BRICS de Argentina fortalecieron aún más esta impresión. Venezuela está muy ligada a la mayor crisis migratoria regional con más de cinco millones de refugiados y sus repercusiones en las políticas internas y de vecindad de los distintos estados. Hasta que se vea un progreso democrático en Venezuela, es probable que esto continúe ejerciendo presión sobre la cooperación regional.

Cooperación en UNASUR y más allá

Sin embargo, las discusiones sobre la multitud de problemas comunes estuvieron marcadas por muchos puntos de acuerdo, que luego encontraron expresión en el Consenso de Brasilia. En el futuro, es probable que la cooperación regional se centre principalmente en cuestiones individuales. Curiosamente, entre los seis temas prioritarios, tres (infraestructura, salud y seguridad) han sido adoptados por los grupos de trabajo regionales más exitosos de UNASUR. Esto es particularmente comprensible a la luz de las experiencias recientes con la desintegración de las cadenas de suministro, el impacto de la pandemia y el aumento del crimen organizado. En las tres áreas, la necesidad de continuar la colaboración lograda a través de UNASUR ha sido señalada reiteradamente incluso en los últimos años por las instituciones nacionales competentes.

Los tres nuevos temas prioritarios (cambio climático, energía y comercio) revelan su creciente relevancia regional, especialmente a la luz de subtemas de gran actualidad. En cuanto al cambio climático, Brasil, pero también los países vecinos, se sienten responsables de tomar medidas frente a la cuestión amazónica, especialmente después de la expansión de la deforestación bajo el expresidente Bolsonaro. En temas energéticos, la región se ve bien equipada para sus ventajas ‘naturales’ en los sectores de energías renovables a través de la energía solar e hidroeléctrica, aunque todavía faltan mecanismos de distribución eficientes debido a la falta de cooperación. Los países del triángulo del litio -compuesto por Argentina, Bolivia y Chile- están especialmente satisfechos con la carrera entre China, Estados Unidos y Alemania por participar en la extracción del elemento, ya que poseen más de la mitad de las reservas mundiales de litio. .

La creación de una moneda regional, la Sur («Sur»), fue el foco de estas discusiones.

En materia comercial, el foco principal en Brasilia fue facilitar el comercio regional. El objetivo declarado es trabajar hacia la creación de una zona de libre comercio en América del Sur. La creación de una moneda regional, la Sur («Sur»), fue el foco de estas discusiones. La razón de esto no es solo la reducción de los costos de transacción entre países individuales al no usar el dólar estadounidense, sino también una posible evitación del efecto económico significativo de las sanciones estadounidenses, especialmente contra Rusia.

READ  El peso invierte el alza, pero el dólar se vende a 21,29 en los bancos. Baja el registro de IPC: baja un 0,41%

En este contexto, no se debe subestimar el significado regional del debate sobre una necesaria desdolarización dentro de los países BRICS, ni la creciente compensación en yuanes en el comercio con China en Brasil y Argentina. No había duda entre los presidentes de que el camino hacia una moneda regional sería muy largo, ya que probablemente encontraría una fuerte resistencia no solo en la región misma, sino especialmente en los Estados Unidos. Por lo tanto, la posibilidad de crear una unidad regional de cuenta -como la ECU estaba en la UE – debe explorarse primero, en cooperación con los bancos centrales.

El consenso alcanzado en Brasilia demuestra que, frente a los graves problemas de cada uno de los estados, definitivamente existe la voluntad de retomar la cooperación regional, a pesar de las diferencias ideológicas ya pesar de que el nombre de UNASUR no aparece en el documento final. El mandato a los respectivos cancilleres de presentar en un plazo de cuatro meses un informe de avance sobre los anteriores mecanismos de integración sudamericanos y de trazar una hoja de ruta para la futura cooperación en América del Sur, debe allanar el camino para nuevos enfoques de política multilateral en la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *