Empresarios cubanos en problemas miran a Biden con esperanza

LA HABANA (AP) – El negocio estaba en auge para una pequeña tienda de ropa de moda llamada Clandestina en el corazón de La Habana Vieja, una de las miles de nuevas empresas privadas que han surgido en lo que alguna vez fue un estado de economía casi totalmente socialista.

Un torrente de turistas entró por las puertas para recoger bolsos, sudaderas, camisolas y gorras, al menos hasta que la administración Trump cerró los grifos que habían sido abiertos unos años antes por el entonces presidente Barack Obama.

Hoy, esas puertas de vidrio y madera se abren con menos frecuencia, con el turismo asfixiado por las sanciones de Estados Unidos destinadas a castigar al gobierno cubano y una pandemia que ha aplastado al turismo en casi todas partes.

Con su negocio tambaleante, los dueños de Clandestina, Idania Del Río y Leire Fernández, sobreviven con la esperanza de que el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, levante al menos algunas de las restricciones implementadas por su predecesor.

“Si Biden te permite viajar a Cuba, te da una imagen de Cuba como un país amigo … esto en sí mismo es un cambio radical para las cajas registradoras de los empresarios”, dijo Fernández, de 44 años, a The Associated Press.

En 2010, en un esfuerzo por estimular la economía de arriba hacia abajo de la isla, el entonces presidente Raúl Castro promovió una apertura sin precedentes al sector privado, permitiendo cientos de tipos de pequeñas empresas: restaurantes, zapateros, pequeños talleres de ropa y más. que han crecido hasta dar empleo a unas 600.000 personas.

Algunos de los más exitosos se han dirigido a un número creciente de turistas, como parte de otra apertura gubernamental destinada a salvar la economía.

READ  El LEGO Jeep Wrangler Rubicon es un 4x4 a escala perfecta, más pequeño y más barato que el Land Rover Defender

El turismo recibió un gran impulso a fines de 2014, cuando Obama anunció un deshielo histórico en las relaciones con Cuba, argumentando que cinco décadas de sanciones estadounidenses contra los gobiernos comunistas habían fracasado y que lazos más vibrantes harían más para ayudar a la gente de la nación caribeña.

Clandestina se lanzó en 2015 a unas cinco cuadras del edificio del Capitolio del país, inspirado en el de Washington, justo a tiempo para llenar las velas con la brisa de la apertura de Estados Unidos.

“La tienda era pequeña, apenas teníamos nada y empezó a llegar mucha gente”, dijo a AP Del Río, de 39 años. “Vinieron muchos estadounidenses, se firmaron acuerdos”.

Pronto la tienda se estaba quedando sin camisas de gran tamaño compradas a extraños fornidos.

Con el gran interés de Estados Unidos en Cuba, los vestidos de Clandestina se convirtieron rápidamente en un éxito, incluso apareciendo en los desfiles de moda de Nueva York.

Incluso ha comenzado a vender en línea, algo sin precedentes para un país donde la conectividad a Internet es limitada incluso hoy en día.

“Fue algo muy radical: de repente una marca 100% cubana en Nueva York, vendida a ciudadanos norteamericanos, turistas, todo el mundo”, dijo Del Río.

En noviembre de 2018, la estadounidense Google dio a conocer la empresa en un desfile de moda al aire libre, “Country Under Construction”, mostrando camisas rústicas, botas de cuero y monos con el símbolo “Wi-Fi” en el patio del Museo de La Habana. Bellas Artes.

Pero la fiesta se estaba acabando. La administración Trump había comenzado a promulgar una serie de medidas que prohíben la mayoría de los viajes estadounidenses y limitan el dinero enviado a la isla. También redujo el número de diplomáticos estadounidenses, prohibió los cruceros y castigó a las empresas que envían petróleo venezolano de las que ha dependido la economía cubana.

READ  La moneda de 5 nuevos pesos "Proof" de 1995 que se vende por 3.400 pesos

Las restricciones, impuestas pieza por pieza, no han aflojado el control del gobierno, pero han comprimido sus presupuestos, y también los de los cubanos de a pie. El gobierno culpa a las sanciones estadounidenses por la escasez generalizada de alimentos y combustible y dice que le cuestan a Cuba alrededor de $ 5.5 mil millones.

“Han sido cuatro años muy difíciles desde la época de Obama”, dijo Fernández, español y socio de Del Río. Dijo que Clandestina perdió el 50% de sus ingresos después de las restricciones de viaje iniciales de Trump.

Y ellos no están solos. Una encuesta de 2019 de 126 propietarios de empresas publicada por Auge, un consultor empresarial local, encontró que el 80% dijo que se vieron afectados por las medidas de Trump.

Biden ha dicho durante mucho tiempo que restauraría al menos algunas de las políticas de Obama hacia Cuba. Sus asesores han hablado sobre el levantamiento de las restricciones de la era Trump sobre las remesas enviadas por cubanos a Estados Unidos en el país y en los viajes.

Sin embargo, hasta ahora no está claro cuándo podrían ocurrir tales acciones.

También da esperanzas Reymel Delgado, de 44 años, quien trabajó en producciones estadounidenses como “Rápido y Furioso” y “Transformers” que se les permitió filmar en Cuba en 2016 antes de que Trump las cerrara.

“Nos hemos visto afectados muy directamente”, dijo sobre la llegada de Trump. “Había muchos proyectos que estaban en marcha y otros que estaban planificados, y eso se detuvo. Algunos han sido eliminados y otros estaban en espera y veremos qué pasa ahora “.

Las autoridades cubanas dicen que Trump ha impuesto más de 200 medidas contra Cuba, acusando al gobierno de la isla de violar los derechos humanos, pisotear la democracia y ser responsable de una serie de enfermedades aún inexplicables que han afectado a diplomáticos estadounidenses y canadienses.

READ  Sanofi y GSK sufrirían un retraso en su vacuna; estaría listo a finales de 2021

“Biden representa la esperanza para todos”, Rigoberto Romero, dueño de un carruaje y nueve caballos que se ganaba la vida sirviendo a los viajeros. Ahora espera en casa cuidando a sus animales.

El liderazgo cubano ha experimentado una serie de aperturas y cierres impuestos por los líderes estadounidenses desde que se promulgaron las sanciones por primera vez hace unos 60 años y se endurecieron cuando Fidel Castro se alió con el bloque soviético. Los líderes cubanos quieren que el Congreso de los Estados Unidos derogue las leyes subyacentes que otorgan a los presidentes amplios poderes para imponer tales sanciones, aunque los analistas dicen que es muy poco probable bajo Biden.

Para el economista cubano Omar Everleny Pérez, quien suele ser crítico con el gobierno, las políticas que permiten vínculos entre las empresas locales y Estados Unidos “solo pueden protegerse con una mayor interrelación económica, es decir, más comercio e inversión”.

De vuelta en la tienda de Clandestina en La Habana Vieja, los socios intentan mantener la moral alta.

“Sobrevivimos al asedio”, dijo Fernández.

“La energía es un poco baja, pero regresa”, dijo. La pequeña empresa ya planea este mes presentar una colección de camisetas en Nueva York, un evento coordinado casi en su totalidad por WhatsApp, que comenzó a expandirse luego de que el gobierno mejorara los servicios de internet en 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *