Encuestas recientes muestran la luz al final del túnel a Venezuela

En las elecciones regionales y sindicales en Venezuela celebradas el 21 de noviembre, la coalición socialista del presidente Nicolás Maduro obtuvo 20 de los 23 escaños como gobernador y cerca de 200 de los 335 escaños como alcalde. La oposición ganó tres gobernaciones, incluido el estado rico en petróleo de Zulia. En las elecciones municipales, la oposición ganó alrededor de un centenar de escaños para la alcaldía.

Las elecciones fueron relativamente justas y libres, aunque el gobierno abusó de sus poderes hasta cierto punto. La Unión Europea y el Centro Carter, que había supervisado las elecciones, no informaron de ningún fraude flagrante u otras irregularidades graves. La participación fue del 42 por ciento.

Esta es la primera vez que los partidos de la oposición participan en elecciones desde 2017. Habían boicoteado las anteriores elecciones presidenciales (2018) y parlamentarias (2020).

La oposición podría haber ganado más lugares si los diferentes partidos hubieran estado unidos. Ha habido numerosos casos de reparto de votos entre las principales coaliciones opositoras, la MUD (Mesa Redonda de Unidad Democrática) y la Alianza Democrática. La MUD ganó 59 de las contiendas por la alcaldía, mientras que la Alianza Democrática ganó 37.

Juan Guaidó, el llamado presidente interino reconocido por Estados Unidos, había boicoteado las elecciones y no había votado. Sigue estando aún más aislado y desacreditado. El grupo de Lima, que estaba junto a Guaidó, también perdió su credibilidad después de que el nuevo gobierno de izquierda de Perú volviera a reconocer al presidente Maduro. La Unión Europea, que estuvo de acuerdo con Estados Unidos en apoyar a Guaidó, prácticamente retiró el reconocimiento de Guaidó. Comenzó a tratar con el gobierno de Maduro y envió una misión de observación para monitorear las elecciones del 21 de noviembre. Esto es un golpe para Guaidó. Al darse cuenta de su impotencia, Guaidó ahora ha pedido la unidad de la oposición y la continuación del compromiso con el régimen de Maduro.

READ  Sanciones de Estados Unidos contra Cuba y Venezuela obstaculizan la lucha contra Covid-19 - Prensa Latina

El presidente Maduro ha descartado la continuación de las negociaciones con la oposición hasta que finalice el «secuestro» de un importante enviado del gobierno, Alex Saab, extraditado a Estados Unidos. El mes pasado, el gobierno venezolano se retiró de las negociaciones en México, que comenzaron en agosto después de la extradición de Saab en octubre. Saab, un empresario colombiano, es acusado por fiscales estadounidenses en Miami de lavado de dinero para el régimen de Maduro.

Los resultados electorales fortalecieron el régimen del presidente Maduro, exponiendo la debilidad de la oposición dividida. El presidente Maduro ahora tiene la ventaja en el trato con la oposición y Estados Unidos, que busca un «cambio de régimen» en Venezuela. Parece que la oposición tiene que convivir con la realidad de Maduro como presidente hasta el 2024. Esto significa el fin temporal de la crisis política interna.

Es hora de que los líderes de la oposición hagan una seria introspección y formen estrategias efectivas para acabar con el régimen autoritario chavista y restaurar la democracia adecuada. Tienen que hacerlo interna y constitucionalmente sin apresurarse al Tío Sam para una intervención externa.

Por otro lado, la economía dejó de sangrar y comenzó a sanar. Después de experimentar contracciones consecutivas del PIB desde 2014, el país verá un crecimiento positivo del PIB del 1% en 2022. La inflación, que había aumentado a 1,32,060% en 2019, ahora ha caído a 2,719% en junio de 2021. .

Aprendiendo de sus errores, el gobierno cambió su estrategia. Abrió la puerta para que el sector privado hiciera negocios y ganara dinero. Levantó los controles de precios de los productos básicos y permitió las importaciones libres de derechos. Prácticamente no hay impuestos a las empresas ni a las personas. Más importante aún, el dólar estadounidense, que durante mucho tiempo ha sido despreciado por el régimen gobernante como un instrumento de control imperialista, ahora se considera la moneda nacional de facto. Las remesas de inmigrantes venezolanos se agregan a las reservas de divisas.

READ  La gaita venezolana agoniza bajo la censura chavista

Al mismo tiempo, los ricos, que habían retenido dólares en el extranjero, los están trayendo de regreso al país para aprovechar las nuevas y lucrativas oportunidades comerciales. El gobierno ya no subsidia alimentos, combustibles o servicios, y las empresas privadas tienen la oportunidad de cerrar la brecha. La escasez de alimentos y medicinas se ha aliviado porque los vendedores, que en el pasado tenían que imponer límites estrictos a los precios establecidos por el estado, ahora pueden imponer precios elevados por sus bienes y servicios. Las tiendas están llenas de productos importados para aquellos que pueden pagar en dólares. El gobierno también ha permitido que se abran los casinos.

Por ahora, los días oscuros de Venezuela han terminado, tanto en el frente económico como político. La situación solo puede mejorar en los próximos años.

El autor es un experto en asuntos latinoamericanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *