Horarios de Buenos Aires | Catar: ¿catarsis o al revés?

La Copa del Mundo que comienza mañana en Qatar es vista casi universalmente como una gran distracción de todo lo demás, pero también podría verse como un reflejo de los problemas de este país tanto como para desviar la atención de ellos. Si la corrupción es un problema importante aquí, ya que el juicio por soborno de la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la carretera de Santa Cruz se dirige a su punto culminante en medio de todas sus maniobras en un frente judicial más amplio, la improbable sede de la Copa Mundial de Qatar debería servir como un recordatorio constante de la fuerza de la corrupción: ¿qué explicación sino la asignación estratégica de petrodólares podría explicar la elección de un emirato sin tradiciones futbolísticas con un clima adverso que distorsiona el calendario deportivo mundial y limitaciones geográficas (la primera Copa del Mundo que se celebra en una sola ciudad desde 1930 en Uruguay donde empezó este torneo)?

Qatar también ha dado su nombre al más alto de los innumerables tipos de cambio que proliferan últimamente y eso nos lleva a los problemas monetarios y económicos en una semana cuando la Oficina Nacional de Estadísticas del INDEC anunció su peor cifra de inflación de octubre por continente de 6,3 por ciento (mínimo a continuación). de Venezuela en un 6,2%), acompañado del tipo de cambio paralelo «blue» que se dispara hacia el umbral de los 300 pesos, nivel que ya superaba con creces el llamado «dólar qatarí» para el turismo en el exterior cuando se introdujo hace poco más de hace un mes.

READ  Venezuela: principal exportador de petróleo en graves dificultades

La cifra de octubre confirmó la inflación en una nueva meseta de 6 a 7 por ciento, duplicándose a 3 a 4 por ciento en la primera mitad del año (magnitud a la que el gobierno pretende volver a través de restricciones de precios «Precios Justos» en los próximos cuatro meses). ). meses en lugar de reducir la inflación a los niveles del resto del mundo). La nueva ministra de Trabajo, Kelly Olmos, ha sido ampliamente criticada por decir que la lucha contra la inflación tendrá que esperar algunas semanas, ya que todos estarán absortos en la Copa del Mundo, pero si fuera así de simple, si el gobierno controlara la inflación justo en Navidad. tiempo en lugar de ahora porque la población está tan fascinada con los dos Lionels, ¿quién podría quejarse? Pero el problema es mucho más complejo.

El repunte del dólar «blue» efectivamente pone fin a más de tres meses de relativa calma monetaria mantenida por el ministro de Economía, Sergio Massa, a pesar de que aparentemente no ha tenido éxito contra la inflación. Las razones de este aumento pueden describirse como ‘multicausales’, un término que el equipo económico de este gobierno usa mucho para referirse a la inflación. A pesar de que un presidente enfermo, Alberto Fernández, dio máxima prioridad a reunirse con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, durante su estadía en el G20 en Bali en medio de una agenda limitada por la gastritis, los principales riesgos de Argentina actualmente residen en la deuda en pesos en lugar de dólares. desde que el FMI parece estar empujando hacia una puerta abierta. Por el contrario, los bonos en pesos y el déficit cuasifiscal resultante no pueden subestimarse como las principales causas de la mayor demanda de pesos por dólares. Instado por su viceministro, el secretario de Planificación Económica Gabriel Rubinstein, Massa tenía toda la intención de imponer una política monetaria estricta al asumir el cargo, pero el gran volumen de bonos necesarios para mantener a flote el Tesoro lo obliga a expandirse, solo el último lote de Leliqs. obligó al Banco Central a imprimir casi un cuarto de billón de pesos, tamaño en la escala de la “piso planode los exámenes parciales del año pasado que tanto contribuyeron a la inflación anual esperada de tres dígitos para este año.

READ  5 trucos para gestionar notificaciones en la One UI de Samsung

Los efectos de este exceso de pesos serían menos dramáticos si el gobierno no limitara al mismo tiempo las importaciones para alimentar las escasas reservas del Banco Central: los pesos antes destinados a comprar los dólares oficiales necesarios para insumos ahora van en busca de las versiones no oficiales . Además, el flujo impedido de insumos inevitablemente reducirá la oferta de bienes para satisfacer la demanda inflada de pesos, incluso si la próxima cosecha aún no estará libre de la sombra de la sequía.

Con las políticas fiscal, monetaria, comercial e industrial desincronizadas, una crisis (o incluso una hiperinflación, como insinuó recientemente Rubinstein) podría estar a la vuelta de la esquina, pero ¡ups!, casi nos olvidamos: la Copa del Mundo en Qatar está aún más cerca. esquina entonces, ¿qué más importa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.