La devaluación de la moneda de Maduro es una estafa, dicen analistas

Se espera que una importante revisión de la moneda en Venezuela entre en vigencia el lunes, y los críticos de la medida temen que exacerbe la hiperinflación en el país afectado por la crisis.

En un intento radical de poner fin a un período prolongado de agitación económica en la nación rica en petróleo pero pobre en efectivo, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció el viernes que su administración socialista emitiría nuevos billetes después de cortar cinco ceros al Bolívar sitiado.

La medida efectivamente devalúa la moneda de Venezuela en alrededor de un 96 por ciento, y el bolívar aumentará de alrededor de 285.000 por dólar a 6 millones. Otras medidas anunciadas en el discurso de Maduro a la nación la semana pasada incluyeron precios de la gasolina altamente subsidiados, una tasa impositiva corporativa más alta y un aumento masivo del salario mínimo.

Los economistas dicen que al introducir las medidas propuestas, la administración de Maduro solo corre el riesgo de empeorar las cosas. El gobierno de Caracas, con problemas de liquidez, recientemente incumplió con sus tenedores de bonos y actualmente enfrenta la perspectiva de nuevas sanciones estadounidenses.

Luis Vicente León, presidente de la encuestadora con sede en Caracas Datanálisis, dijo que el último paquete de medidas económicas de Venezuela podría causar grandes problemas a las empresas nacionales.

“La transición para aplicar los elementos concretos de la propuesta: aumento exponencial de los salarios, reclamos masivos para adelantar beneficios y aumentar y variar la frecuencia de los pagos de impuestos coloca a las empresas en una situación catastrófica de flujo de caja”, dijo León en un comunicado. Viernes.

READ  "¿Quién es la máscara?": Itatí Cantoral no se olvida de Eduardo Santamarina y esta es la prueba

‘Créeme’

La moneda renovada de Venezuela, que se llamará bolívar soberano para distinguirla del bolívar fuerte, también estará vinculada a la criptomoneda petro ampliamente desacreditada del país.

“Quiero que el país se recupere y tengo la fórmula. Créanme”, dijo Maduro en un discurso transmitido por la televisión estatal la noche del viernes.

“Han dolarizado nuestros precios. Estoy engrasando salarios y precios del petróleo … Vamos a convertir el petróleo en el referente que marca los movimientos de toda la economía”, agregó.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, habla con los medios de comunicación luego de una reunión para firmar un acuerdo sobre garantías de voto en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas, Venezuela, el 2 de marzo de 2018.

Marco Bello | Reuters

‘En realidad, nada cambia’

Steve Hanke, profesor de economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins, dijo que en ausencia de un cambio radical en la política económica del país, la devaluación de la moneda de Maduro no tiene sentido.

“Conectar (el) nuevo bolívar al petro es una estafa … Las apariencias cambian, pero, en realidad, nada cambia. Esto es lo que le espera al bolívar: un lavado de cara”, dijo Hanke en Twitter el domingo.

El régimen de Nicolás Maduro, quien reemplazó a Hugo Chávez en 2013, optó por mantener el tipo de cambio oficial sobrevaluado y reforzó el control del gobierno sobre el acceso a dólares estadounidenses, lo que significa que se ha vuelto más difícil para los venezolanos cambiar sus bolívares, la moneda nacional , por el dólar.

Esto aumentó aún más la cantidad de bolívares disponibles y resultó en una disminución en los bienes importados. La reducción de las importaciones elevó los precios internos, lo que llevó la inflación a niveles récord.

Dada la magnitud de los crecientes problemas en Venezuela, muchos ciudadanos están optando por huir del país. Según datos de las Naciones Unidas, publicados en mayo pasado, más de 1,5 millones de personas se han ido desde 2014.

El elevado número de personas que abandonan Venezuela trae consigo más problemas económicos. El país no solo se está convirtiendo en víctima de la llamada fuga de cerebros, sino que también comienza a carecer de mano de obra.

– Silvia Amaro de CNBC contribuyó a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *