Reflexiones de Venezuela sobre el Carabobo

Doscientos años después de una “campaña geopolítica”, los estados sudamericanos aún luchan por ser independientes.

El 24 de junio de 1821 Simón Bolívar, el gran Libertador, encabezó sus fuerzas contra el ejército español en la Batalla de Carabobo. Cinco días después, Bolívar entró triunfalmente en Caracas. Los españoles aún no habían sido derrotados en toda América del Sur, pero la monarquía española ya no tenía voluntad de contraatacar. El resto de las batallas, incluida la Batalla de Pinchincha el 24 de mayo de 1822, sólo terminó con lo que Carabobo había establecido, es decir, que las muchas repúblicas de América del Sur querían ser soberanas. Los compañeros de Bolívar se reunieron en Cúcuta para redactar una nueva constitución y elegirlo presidente. Pero Bolívar no se dio la paz. Montó en su caballo, se dirigió al sur para asegurarse de que la soberanía sudamericana fuera permanente.

La historia de Bolívar y Carabobo se siente profundamente entre los venezolanos de todas las clases. Cuando le pregunté al canciller venezolano Jorge Arreaza el significado de esta batalla, profundizó en los libros de historia para explicar que el Carabobo “fue más que una batalla. Fue una campaña geopolítica ”. Después de que los ejércitos de Bolívar derrotaran a los españoles en esos campos de batalla al oeste de Caracas, los nuevos estados que emergieron de la Gran Colombia (Colombia y Venezuela) a Bolivia (1825) produjeron un sentido dinámico de su propia soberanía. Carabobo fue “un paso importante hacia la total independencia de América del Sur”.

Hace diez años, recuerdo haber escuchado a Hugo Chávez sobre Carabobo, su voz emotiva, su sentido de las posibilidades abiertas por el Bolívar total. No es de extrañar que Chávez calificara el proceso que se abrió desde su elección en 1998 como la Revolución Bolivariana y que llamó al proceso regional Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Venezuela también celebró la batalla con un Congreso Bicentenario de los Pueblos del Mundo. El tema no es solo la independencia de América del Sur. Es la soberanía del mundo.

Los problemas de los estados

Doscientos años después de Carabobo, los estados sudamericanos luchan por ser independientes. La propia Venezuela permanece atrapada en un peligroso conflicto con Estados Unidos, cuyo gobierno continúa fortaleciendo el régimen de sanciones que inflige daño al pueblo venezolano. Recientemente, las sanciones secundarias del gobierno de EE. UU. Llevaron a UBS a negarse a completar las transacciones del gobierno venezolano a la alianza COVAX para garantizar la entrega de las vacunas COVID-19. Las sanciones de Estados Unidos bloquean cada vez más la capacidad de Venezuela para llevar a cabo relaciones comerciales normales con otros países. Estados Unidos ha podido ejercer este poder abrumador sobre Venezuela, y muchos otros países bajo sanciones unilaterales estadounidenses, debido al dominio estadounidense sobre el comercio y la inversión, los sistemas financieros internacionales y los flujos de información global.

Doctrina Monroe

Justo cuando los ejércitos de Bolívar derrotaron a los españoles, el presidente de Estados Unidos, James Monroe, el 2 de diciembre de 1823 elaboró ​​la Doctrina Monroe. Esta política sugería que ahora que las potencias europeas habían perdido su control sobre las Américas, los Estados Unidos de América serían los garantes de la estabilidad continental. En ese momento, Estados Unidos no contaba con los medios tecnológicos o militares para subordinar a todo el hemisferio. En 1898, cuando Estados Unidos intervino para eliminar los últimos vestigios del colonialismo español en Cuba y Puerto Rico, conquistaron ambas islas. Posteriormente, el presidente estadounidense Theodore Roosevelt en su corolario de la doctrina Monroe en 1904 dijo que Estados Unidos ejercería su influencia sobre las Américas. Las invasiones militares de Nicaragua a Panamá (1989) y los golpes de Estado de Guatemala (1954) a Bolivia (2019) llevaron al mundo el discurso de Monroe.

La posición de los Estados Unidos

Significó poco lo que dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en 2013: “La era de la Doctrina Monroe ha terminado”. Esta declaración se produjo cuatro años después del golpe de Estado respaldado por Estados Unidos en Honduras e incluso antes del golpe de Estados Unidos en Bolivia. El Sr. Kerry hizo esta observación mientras se desempeñaba bajo la presidencia de Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden. Biden, ahora presidente de los Estados Unidos, no tiene intención de renunciar a la doctrina Monroe. Su secretario de Estado, Antony Blinken, interfirió en los procesos legales en Bolivia, nombró a una exagente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Lisa Kenna, como embajadora en Perú, y profundizó las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela. Para estos hombres, no hay evidencia de un cambio de política.

En febrero de 2021, la relatora especial de la ONU sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales, Alena Douhan, escribió que debido a las sanciones unilaterales de Estados Unidos, los ingresos del gobierno venezolano se han reducido en un 99% y el país está viviendo con el 1% de sus pre-sanciones. ingreso. Venezuela, escribió, “enfrenta una falta de maquinaria necesaria, repuestos, electricidad, agua, combustible, gas, alimentos y medicinas”. En los últimos seis años, 2,5 millones de venezolanos han caído en la inseguridad alimentaria, mientras que los niveles de producción de electricidad han caído al 20%. Los activos venezolanos congelados en los bancos estadounidenses, británicos y portugueses ascienden a 6.000 millones de dólares.

Pero los venezolanos siguen siendo rebeldes. “Estamos detenidos”, dice Arreaza, quien acaba de regresar a Caracas desde Moscú. Monroe es otro nombre para la unipolaridad. A pesar del poder residual de Estados Unidos, Monroe es cosa del pasado. Carabobo, para los venezolanos, es señal de multipolaridad. Creen que es el camino a seguir.

Vijay Prashad es el director de Tricontinental: Institute for Social Research, corresponsal en jefe de Globetrotter y editor en jefe de LeftWord Books.

READ  "Se necesitan hasta 10 años" para vacunar a Venezuela al ritmo actual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *