Venezolanos no aceptan visas

Venezolanos no aceptan visas

Víctor Rojas, violinista venezolano, en su casa de Bogotá, Colombia, el 25 de enero. foto: Nathalia Angarita/nyt

La escasez de alimentos provocada por el colapso económico de Venezuela empujó a Víctor Rojas a un autobús y cruzó la frontera con Colombia. Pero poco después de su llegada, estaba en estado de shock.

Rápidamente había pasado de estudiar música en una universidad en Caracas, Venezuela, y actuar en orquestas a tocar el violín por propinas en las calles de Bogotá.

Pero unos meses después de su llegada, había recibido un permiso de residencia especial destinado a hacer frente a una ola de inmigrantes venezolanos. Eventualmente, sus actuaciones callejeras dieron lugar a conciertos regulares en bodas y graduaciones, y el permiso le permitió formalizar el negocio en crecimiento y obtener un punto de apoyo económico.

El programa de licencia, creado por Colombia en 2021 y apoyado por Estados Unidos, ha sido aclamado como innovador y generoso, particularmente para un país con poca experiencia con flujos migratorios masivos, y ha sido visto como un modelo potencial para el desplazamiento a gran escala. en otras regiones.

El Sr. Rojas cuelga una chaqueta con la bandera venezolana en su habitación en Bogotá. Nathalia Angarita/The New York Times

En Estados Unidos, que ha contribuido con más de $12 millones (420,5 millones de baht) al programa, los políticos vieron el esfuerzo como una forma de abordar la crisis migratoria en la frontera estadounidense.

Durante una visita a Colombia hace dos años, el Secretario de Estado Antony Blinken llamó al programa «un modelo para la región y, en muchos sentidos, un modelo para el mundo».

El programa, anunciado por el entonces presidente colombiano Iván Duque, un aliado conservador de los Estados Unidos, otorga un estatus de protección temporal a casi todos los venezolanos en Colombia, permitiéndoles vivir y trabajar legalmente durante 10 años, incluidos muchos sin identidad de identificación. .

Rojas, de 26 años, dijo que su condición de residente «cambió absolutamente todo».

«Tenía acceso a la atención médica, tenía acceso a los bancos», agregó.

Según una medida, el programa ha sido un gran éxito: más de 2 millones de venezolanos se han registrado para la residencia colombiana.

Pero con otras medidas, la política está resultando contraproducente y muchos venezolanos han salido de Colombia camino a Estados Unidos, lo que contribuyó a que el año pasado llegara a la frontera con un número récord de venezolanos.

Si bien no hay datos disponibles sobre cuántos venezolanos con permisos colombianos han emigrado, muchos venezolanos que se dirigen al norte dicen que decidieron huir de Colombia porque no podían ganar lo suficiente para mantener a sus familias.

Aunque el Sr. Rojas ha encontrado estabilidad financiera en Colombia, dijo que no tiene planes de hacer del país su hogar permanente.

Al crecer estudiando música clásica, dijo, siempre soñó con ir a París y Nueva York, ciudades «de donde viene todo lo que mueve mi alma».

Desde 2016, los venezolanos que huyen de la ruina económica bajo la dictadura socialista del presidente Nicolás Maduro se han asentado principalmente en Colombia, Perú y Ecuador.

Pero cuando se supo que la falta de lazos diplomáticos de Washington con Venezuela dificultaba hacer retroceder a los migrantes, muchos decidieron arriesgarse a emprender un peligroso viaje a través del Tapón de Darién, una jungla que conecta América del Sur y Central, creando una crisis humanitaria y política para Presidente Joe Biden.

La migración venezolana a la frontera de EE. UU. se ha disparado en los últimos años, a más de 189,000 cruces el año pasado, frente a los 4,500 en 2020. Esto convirtió a los venezolanos en el segundo grupo más grande de migrantes, después de los mexicanos, en ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

Para Estados Unidos, el programa de visas temporales de Colombia se ha convertido en una forma de lidiar con el aumento, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria en Washington.

“Con el tiempo, ha ganado más visibilidad como un medio para gestionar la migración en todo el hemisferio”, dijo.

De izquierda a derecha Gerardo Díaz, Harold González y Michael Flores, repartidores venezolanos trabajando en Bogotá. Nathalia Angarita/The New York Times

Pero en octubre, la administración de Biden cambió abruptamente de marcha y comenzó a expulsar a la mayoría de los venezolanos, utilizando una regla de salud pública de la era de la pandemia. Al mismo tiempo, la administración creó una nueva vía que permite a los venezolanos fuera de los Estados Unidos solicitar la libertad condicional humanitaria, aunque los críticos dicen que el proceso es complicado.

READ  Venezuela: Amnistía Internacional llama a Argentina a 'reaccionar con fuerza'

Desde que Estados Unidos comenzó a detener a los venezolanos que intentaban ingresar al país, la cantidad de venezolanos encontrados en la frontera se redujo a menos de 100 por día en enero desde aproximadamente 1,100 por día la semana anterior al anuncio de la administración Biden en octubre, según la Aduana de EE. UU. y Protección de Fronteras.

Más de 7 millones de venezolanos, una cuarta parte de la población del país, han partido desde 2015 -la segunda migración más grande del mundo después de Ucrania- y alrededor de un tercio han terminado en Colombia.

Las dos naciones comparten profundos lazos lingüísticos, culturales y familiares y el enfoque hacia la creciente población migrante ha sido rápidamente de inclusión.

A medida que los venezolanos comenzaron a llegar en grandes cantidades, los funcionarios adoptaron una política de puertas abiertas mediante la entrega de varios tipos de visas, antes de establecer el programa más amplio de permisos temporales.

Rojas, por ejemplo, recibió por primera vez un permiso de residencia en 2018, antes de recibir el estatus de protección temporal en 2021.

Un asentamiento informal de migrantes venezolanos en Uribia, península de la Guajira, Colombia, el 20 de junio de 2019. ADRIANA LOUREIRO FERNANDEZ/nyt

No fue sin problemas. Llegar a los solicitantes en áreas rurales sin acceso a Internet o documentación ha sido difícil, dijo Ronal Rodríguez, investigador de la Universidad del Rosario en Bogotá que ha estudiado el programa de permisos. Muchos empleadores, empleados bancarios y profesionales de la salud no reconocen el permiso, agregó.

También hubo largas demoras. Si bien 2,5 millones de migrantes venezolanos se han registrado para obtener permisos, menos de 1,6 millones realmente han recibido uno.

Los expertos citan estas deficiencias como factores que contribuyen a que los venezolanos decidan irse de Colombia.

Pero muchos venezolanos sugieren una razón mayor: que incluso una política migratoria aparentemente generosa no puede arreglar los bajos salarios, la falta de movilidad ascendente y la alta inflación que aquejan a Colombia y gran parte de América Latina.

READ  Lordstown, Ohio, le da a Michigan una pista de cómo la planta de baterías EV cambia la economía

“No se van por la política de inmigración”, dijo Ligia Bolívar, socióloga venezolana radicada en Bogotá. «Todavía creen en el sueño americano».

En una esquina de una hamburguesería en Cedritos, un barrio del norte de Bogotá apodado «Cedrizuela» por su gran concentración de venezolanos, se reunió un grupo de repartidores, todos de la ciudad venezolana de Maracaibo.

Una familia venezolana cruza el Tapón del Darién, una peligrosa jungla que conecta América Central y del Sur entre Colombia y Panamá, el 7 de octubre de 2022. FEDERICO RIOS ESCOBAR/nyt

Todos tenían historias similares. Dijeron que habían obtenido permisos temporales, pero soñaban con vivir en otro lugar. Habían trabajado en lavados de autos, restaurantes de comida rápida y bares. Nadie pagó más de lo necesario para salirse con la suya.

En los últimos años, los venezolanos se han convertido en la fuerza impulsora detrás de lo que muchos trabajadores llaman una economía de entrega mal pagada y con exceso de trabajo en las ciudades colombianas, donde entregan alimentos y otros bienes en motocicleta o bicicleta a las personas más ricas.

Víctor en su casa de Bogotá. Nathalia Angarita/The New York Times

José Tapia, un repartidor de 24 años, usó su teléfono para revisar los pagos, todos los cuales eran de menos de $1. En un día promedio, dijo, ganaba alrededor de $10, aproximadamente el equivalente al salario mínimo diario de Colombia.

Otro repartidor, Santiago Romero, de 39 años, ha vivido en seis países latinoamericanos durante los últimos cuatro años. Pero su objetivo final es Estados Unidos; ha comenzado el proceso de solicitud bajo el nuevo programa de libertad condicional y espera unirse a su hermano en Las Vegas. «Él me dice, ‘las cosas están mejor aquí'», dijo Romero. “Que hay que trabajar duro, pero es mejor”.

Un repartidor venezolano presume las ganancias que obtuvo en un día de trabajo en Bogotá. Nathalia Angarita/The New York Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *