Venezuela y Cuba critican la política exterior estadounidense

TEHERÁN – El presidente venezolano Nicolás Maduro dice que su país ha sido víctima de una “feroz campaña” de agresión permanente y sistemática a través de sanciones económicas y financieras por parte de Estados Unidos y sus aliados.

El año pasado, se cree que las sanciones de Estados Unidos mataron a unos 40.000 venezolanos, ya que las medidas unilaterales impidieron que Caracas importara suministros médicos vitales, especialmente durante una pandemia.

Maduro hizo las declaraciones durante un discurso que pronunció en la sesión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Él dijo, “[the assembly] deben ser liberados de cualquier hegemonía o intento de dominación económica, financiera, militar o política por parte de los imperios; liberados por quienes durante siglos saquearon, dominaron, explotaron y oprimieron a las poblaciones de todo el mundo con su antiguo y rapaz colonialismo ».

Dice: “hay quienes hoy intentan imponer nuevas formas de colonialismo a nuestro pueblo, nuevas formas de dominación, pillaje, opresión y explotación de los pueblos en todo el mundo … Por eso en esta Asamblea General … Venezuela pide un mundo nuevo libre de colonialismo, un mundo nuevo sin imperialismo, un mundo nuevo sin hegemonía dominante ”.

“Es una persecución financiera, monetaria, comercial, económica, energética. Es sistemática, cruel y criminal”. Maduro dijo en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.
El discurso del líder venezolano había sido pregrabado y se produjo cuando su gobierno estaba en conversaciones con la oposición respaldada por Estados Unidos para tratar de resolver los problemas políticos en el país sudamericano. También sigue su participación en la reciente cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe.

Maduro dijo: “Se están persiguiendo cuentas financieras, se ha incautado y bloqueado oro de las reservas legales internacionales del Banco Central de Venezuela en Londres, y se han incautado y bloqueado miles de millones de dólares en cuentas bancarias en Estados Unidos, Europa y Di más”.

READ  ¿Podría el renminbi digital de China representar un desafío para el dólar estadounidense?

Según Maduro, a las petroleras venezolanas se les impide comercializar sus productos y abrir cuentas bancarias para realizar transacciones comerciales.

“Es una persecución financiera, monetaria, comercial, económica, energética. Es sistemática, cruel y criminal. Venezuela alza la voz para denunciarla ante los pueblos del mundo”.

Al pedir el fin de todas las sanciones contra su país, Maduro dijo que estaba agradecido por el apoyo y el esfuerzo de los estados miembros de la ONU que están trabajando para lograrlo. Maduro dijo que su país pasó de una fase dolorosa a una fase de recuperación en 2021, con un crecimiento sostenido en ciencia, innovación, tecnología y “capacidad espiritual”.

“Hemos emprendido la senda de la recuperación y el crecimiento integral de nuestra nación. Nos hemos embarcado en la senda del despliegue de las fuerzas productivas de un país sometido a un bloqueo infernal, persecuciones criminales y la cruel tortura de su organismo económico y social. Y se puede decir a los pueblos del mundo con valentía, determinación, inteligencia y sabiduría: “Sí”, podemos enfrentar la agresión imperial y seguir adelante “, enfatizó.

El presidente agregó que este año Venezuela también avanzó hacia un diálogo de paz inclusivo y la celebración de elecciones regionales y locales en noviembre.
“Hemos iniciado varios diálogos con los sectores empresarial, social, político y sindical. Hemos ratificado la vía del diálogo … recientemente tuvimos un diálogo nacional sobre paz y soberanía el 13 de agosto”, dijo a la Asamblea.

Asimismo, anunció que, con el apoyo del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y la ayuda diplomática especial de Noruega, la Federación de Rusia y Holanda, su país enfrenta un plan integral para avanzar en la recuperación social y económica.

Maduro pidió la “construcción de un mundo nuevo”, libre de hegemonía y basado en el multilateralismo y los principios del derecho internacional. Dijo: “Un mundo nuevo que emerge de África, Asia, América Latina y el Caribe, y los pueblos originarios de los Estados Unidos de América. Un mundo nuevo que renace para acabar con las viejas hegemonías, para acabar con la pretensión de algunos de convertirse en policías y jueces de todos los pueblos del mundo ”. El mandatario venezolano agregó que este nuevo mundo también requiere reformas de Naciones Unidas. “Venezuela se pone de pie con su propia voz para ese nuevo mundo”.

READ  Los colombianos agradecen los elogios del Papa a los esfuerzos para proteger a los migrantes venezolanos

Maduro también acogió con satisfacción las conversaciones en curso entre el gobierno y la oposición para resolver sus diferencias sin injerencias externas y dijo: “Estoy agradecido por el apoyo del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en el proceso de diálogo mexicano y pido el total apoyo de la Naciones Unidas para que el proceso de diálogo en México avance hacia nuevos acuerdos parciales y hacia un acuerdo global para fortalecer la paz, soberanía y prosperidad integral de Venezuela ”.

La tercera ronda de este proceso de diálogo tendrá lugar a finales de este mes. Washington ha intentado en varias ocasiones derrocar al gobierno venezolano mediante sanciones, intervenciones militares y reconociendo a la figura opositora Guan Guido como presidente del país. Esto a pesar de que Guido no participó en una elección en su vida.

En tanto, el presidente cubano Miguel Marion Díaz-Canel destacó la importancia del multilateralismo en su discurso ante el Debate General de alto nivel en la Asamblea General. Denunció enérgicamente la política exterior de Estados Unidos.

Díaz-Canel, quien pronunció un discurso a través de un video pregrabado, dijo que las secuelas de la pandemia de COVID-19 hicieron que las Naciones Unidas fueran aún más críticas. Cuando la cooperación internacional ha sido insuficiente y las “fórmulas neoliberales” han reducido la capacidad de los Estados para satisfacer las necesidades de sus poblaciones.

Díaz-Canel también dice que los ataques de Estados Unidos a Cuba han “traspasado todos los límites, refiriéndose a que el gobierno de Estados Unidos mantiene a su país en una lista de países que patrocinan el terrorismo”.

Estados Unidos, dijo Díaz-Canel, proyecta una imagen falsa de Cuba y ha hecho todo lo posible para “borrar a la Revolución Cubana del mapa político del mundo”. Dijo que el país seguirá resistiendo.

READ  Pusieron a la venta un Volkswagen con dos elementos curiosos: el velocímetro y el tacómetro son 'manejados' por Hitler (FOTO)

Continuó denunciando la política exterior de Estados Unidos, que, dijo, está promoviendo un “peligroso cisma internacional … mediante el uso pernicioso y el abuso de medidas económicas coercitivas”.

Según el presidente cubano, Estados Unidos presiona a los países para que se pronuncien y actúen contra los opositores, derrocar gobiernos legítimos y violar acuerdos comerciales. “Este es un comportamiento asociado a la intolerancia ideológica y cultural, con considerable influencia racista y objetivos de ambición hegemónica”, dijo.

Reiteró el compromiso de Cuba con la paz en Colombia, el fin de la injerencia extranjera en Siria y una solución justa al conflicto en Asia Occidental. El presidente condenó el “unilateral” [U.S.] medidas coercitivas “impuestas contra Irán y sanciones” unilaterales e injustas “contra Corea del Norte y reafirmó la solidaridad con el pueblo saharaui.

También denunció que “los más vulnerables quedaron desprotegidos, mientras las naciones ricas, las élites y las multinacionales farmacéuticas seguían beneficiándose”.

También señaló que durante la pandemia de COVID-19, Cuba se solidarizó con otros países, enviando más de 4.900 trabajadores de la salud a 40 países y territorios afectados por la pandemia de COVID-19. Los describió como “el orgullo de nuestra nación y un símbolo de su llamado a la justicia”.

Díaz-Canel sugirió que una respuesta podría ser transformar lo que llamó “el orden internacional desigual y antidemocrático”. Los países desarrollados, continuó, son los principales responsables de la situación actual y tienen la obligación moral de responsabilizarse de ella.

Declaró que el pueblo cubano tiene derecho a vivir en paz y seguridad, desarrollo, bienestar y justicia social, y agregó que “una ONU revitalizada, democratizada y fortalecida está llamada a jugar un papel clave en este esfuerzo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *