Migrantes cubanos llegan a Estados Unidos en cifras récord, a pie, no en barco

Las cifras son las más altas desde Ascensor del Mariel en 1980, cuando emigraron 125.000 cubanos en los Estados Unidos después de que la nación isleña abriera sus puertos marítimos a los barcos estadounidenses para evacuar a cualquiera que quisiera irse.

El descontento público en Cuba ha estado en ebullición desde que estallaron protestas masivas el verano pasado en todo el país por el aumento de la inflación, la escasez crónica de alimentos y medicamentos y los continuos cortes de energía. Durante la administración de Obama, Estados Unidos suavizó significativamente las restricciones a los viajes y las remesas a Cuba, pero resucitó bajo el expresidente Donald J. Trump, lo que asestó un duro golpe económico.

Las manifestaciones tomaron por sorpresa al gobierno comunista, que respondió imponiendo una de las mayores represiones de las últimas décadas. Había más de 700 cubanos acusado de participar en protestasincluyendo algunos adolescentes que recibieron 30 años de prisión.

El deterioro de las condiciones políticas y económicas está alimentando el creciente éxodo.

El gobierno de Nicaragua ha retirado el requisito de visa para Cuba en noviembre, abriendo una ruta terrestre para que los inmigrantes reacios se embarquen en el peligroso viaje por mar a las costas estadounidenses. Desde entonces, se ha disparado el número de vuelos a Managua desde La Habana.

“Creo que estamos viendo gobiernos tratando de armar la migración porque saben que causa perturbaciones políticas en los países de destino”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria, un instituto de investigación en Washington.

Selee y otros analistas dijeron que es probable que Nicaragua esté utilizando a inmigrantes cubanos para presionar a Estados Unidos para que levante las sanciones contra Ortega y su círculo íntimo. El movimiento ha sido comparado con Bielorrusia elimina los requisitos de visa para los iraquíes el año pasado para facilitar su entrada en la Unión Europea, en represalia por las sanciones que el bloqueo había impuesto a Bielorrusia por su disputada elección.

READ  Venezolanos elegibles para TPS y autorización de empleo

«No son tontos», dijo el Sr. Selee. «El gobierno de Managua sabía que esto obligaría a Estados Unidos a sentarse a la mesa de negociaciones en algún momento». Sin embargo, no está claro si las reglas migratorias más flexibles conducirían a cambios en la política estadounidense.

El gobierno de Nicaragua no respondió a las preguntas enviadas por el Times. El gobierno cubano no respondió a las solicitudes de comentarios.

Muchos cubanos están desesperados por irse, aunque eso signifique endeudarse para emprender un viaje peligroso. Los cubanos describen haber vendido todo lo que tienen -casas, ropa y muebles- y sacar préstamos con intereses altos para reunir los miles de dólares que necesitan para llegar a Estados Unidos, aunque el salario promedio en la isla es de unos 46 dólares mensuales. =

Zenen Hernández, de 35 años, fue uno de los 414 cubanos que cruzaron el Río Grande hacia Estados Unidos el 5 de abril, de un total de 1.488 inmigrantes indocumentados que cruzaron ese tramo de la frontera de Texas (aproximadamente 245 millas) ese día.

«Escasean los alimentos y las medicinas”, dijo Hernández al describir las condiciones en Cuba. «Es solo pobreza”.

El gobierno cubano culpa al embargo de décadas de EE.UU. sobre la nación por sus problemas económicos.

La economía estaba sombría antes de que llegara la pandemia, pero Hernández siguió vendiendo pan y papas fritas. Para el verano de 2020, la situación se había vuelto insostenible. Cuando Nicaragua abrió sus fronteras a los cubanos, decidió que era hora de irse.

«Tuve que vender mi casa», dijo.

El costo fue alto: 16.000 dólares por el vuelo a Nicaragua y el posterior viaje de 1.800 millas a Estados Unidos, muchas veces a pie, a través de las selvas, montañas y ríos de Centroamérica y México. En el camino, los migrantes son amenazados y extorsionados regularmente por la policía y perseguidos por organizaciones criminales que los secuestran y golpean para pedir rescate.

READ  Una mujer ve a los ladrones que se llevaron su Tesla con su celular y se vengan sin piedad

Cuando se le pidió al Sr. Hernández que describiera su viaje, se atragantó al recordar el miserable viaje.

«No tengo palabras», dijo. “Te roban, la policía, los contrabandistas. Te roban».

La demanda acumulada de cruces legales es otro factor que aumenta la migración. En 2017, la administración Trump redujo drásticamente el personal de la Embajada de Estados Unidos en Cuba tras una serie de problemas de salud inexplicables que se han dado a conocer como «síndrome de la habana“Golpea al personal estadounidense allí.

El gravamen obligó a los cubanos a solicitar una visa en la embajada de Estados Unidos en Guyana, un viaje demasiado costoso para muchos. La medida también impidió que Estados Unidos cumpliera su promesa de proporcionar 20.000 visas de inmigración a cubanos por año, parte de un acuerdo de 1994 entre los países para proporcionar una ruta legal y desalentar la inmigración ilegal.

Esta semana, la Embajada de Estados Unidos en La Habana realizará las primeras charlas para solicitantes de visa de inmigrante desde 2017, dijo uno de los altos funcionarios estadounidenses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.