Venezuela y Cuba protestan tras rechazo a cumbre de Los Ángeles

Líderes de izquierda de Cuba, Venezuela y Bolivia arremetieron contra Estados Unidos el viernes en La Habana, días antes de la Cumbre de las Américas en Los Ángeles, cuya lista de invitados eclipsó la agenda.

El presidente estadounidense, Joe Biden, calificó la cumbre del 6 al 10 de junio, que se realizará en EE. UU. por segunda vez, como una oportunidad para defender la democracia sobre el autoritarismo y no invitó a los líderes cubanos, venezolanos o nicaragüenses.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien dijo que «bajo ninguna circunstancia» irá a Los Ángeles, realizó en La Habana una especie de cumbre alternativa.

Al ingresar al Palacio de la Revolución, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó el encuentro como «un rechazo firme, fuerte y absoluto a la visión imperial que busca excluir a los pueblos de las Américas».

El presidente boliviano, Luis Arce, dijo sobre el mitin de Los Ángeles: «Si quieren tener una reunión con amigos, que lo hagan, pero no la llamen Cumbre de las Américas».

Las conversaciones en La Habana fueron parte del grupo ALBA, creado en 2004 por el difunto predecesor de Maduro, Hugo Chávez, y el líder revolucionario cubano Fidel Castro para contrarrestar una propuesta estadounidense de un área de libre comercio panamericana.

Las quejas sobre el bloqueo recibieron un impulso del líder de la segunda nación más poblada de América Latina, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que no viajaría a Los Ángeles a menos que todas las naciones fueran invitadas.

En una visita a La Habana el 8 de mayo, el líder izquierdista mexicano dijo que debe ser «de cada país decidir libremente si participar».

READ  La restricción del espacio cívico en Venezuela es preocupante, dice el jefe de derechos humanos de la ONU World News

En La Habana, Maduro elogió a López Obrador por «defender la verdad, la moral y la dignidad de todo el continente».

México aún puede enviar a su canciller a Los Ángeles, pero los líderes de Argentina, Bolivia, Honduras y el bloque de 14 naciones del Caribe también han cuestionado su presencia.

– ¿Compromiso o aislamiento? –

Al testificar ante un comité del Senado de EE. UU. el jueves, el coordinador de la cumbre, Kevin O’Reilly, dijo que EE. UU. «absolutamente no invitaría» a representantes del gobierno de Maduro, que Washington considera ilegítimo luego de las elecciones de 2018.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega -que no viajó a La Habana- también fue acusado de autoritarismo creciente, con su principal rival en las elecciones del año pasado arrestado y posteriormente condenado a ocho años de prisión por presuntos delitos financieros.

La administración Biden recientemente suavizó las restricciones de visas y remesas familiares para Cuba, una pesadilla de Washington desde la revolución de 1959.

Pero la administración, al enfatizar las preocupaciones de derechos humanos, se detuvo mucho antes de revivir el deshielo del expresidente Barack Obama y revertir las tácticas de presión del predecesor de Biden, Donald Trump, quien se abrió paso entre los votantes hispanos anticomunistas en las elecciones de 2020.

El senador republicano Marco Rubio, cubanoamericano y acérrimo crítico de la izquierda latinoamericana, instó al gobierno de Biden durante la audiencia del jueves a no ser «autoritario» desde México al pedir una «trifecta de tiranía».

«Si tenemos una cumbre donde no invitamos a los dictadores y las personas que querían que vinieran los dictadores deciden boicotearla, entonces solo sabremos quiénes son nuestros verdaderos amigos en la región», dijo.

READ  Memphis Depay se convierte en fichaje prioritario para el Barcelona

Pero tres destacados legisladores del Partido Demócrata de Biden, incluido el representante Gregory Meeks, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, advirtieron que las exclusiones “podrían socavar la posición de Estados Unidos en la región” al obligar a otras naciones a elegir.

En una carta a Biden, Meeks y los representantes Jim McGovern y Barbara Lee dijeron que invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela no «respaldaría» sus ideologías, sino que demostraría que Estados Unidos es un «negociador de buena fe» en el hemisferio.

“Creemos que una política de compromiso producirá resultados más fructíferos que una política de aislamiento continuo”, escribieron.

La administración Biden espera que la cumbre llegue a un acuerdo para coordinar la migración, una prioridad interna clave para Washington.

Otros puntos de la agenda incluyen la promoción de la energía verde y la mejora de la infraestructura de salud a raíz de la pandemia de Covid-19.

cb-rd-sct / sst

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.